Palabras de Allan Kardec sobre su papel en el Espiritismo

Convencido de la verdad de esta Doctrina y del bien que está llamada a producir, he tratado de coordinar sus elementos.

Me he esforzado con el fin de volverla clara e inteligible para todos.

Es ésta toda la parte que me corresponde.

Por eso, jamás me he presentado como el creador de esa Doctrina: todo el honor es para los Espíritus.

Es, pues, solamente a ellos a quienes se deben reportar los testimonios de vuestra gratitud, y acepto los elogios que queréis darme únicamente como un estímulo para proseguir en mi tarea con perseverancia.

En los trabajos que he hecho para alcanzar el objetivo que me he propuesto, he sido ayudado, sin duda, por los Espíritus –eso me ha sido dicho por ellos varias veces– pero sin ninguna señal exterior de mediumnidad.

No soy, pues, médium en el sentido común de la palabra y, hoy en día, comprendo que es bueno para mí que así lo sea.

Con una mediumnidad efectiva, yo sólo habría escrito bajo una misma influencia.

Habría sido llevado a aceptar como verdadero sólo lo que me hubiera sido dado, y eso tal vez sin razón; mientras que, en mi posición, ha sido conveniente que yo haya tenido una libertad absoluta de tomar lo bueno en todos los lugares donde se encuentra y de cualquier lado de donde haya venido.

Por lo tanto, he podido hacer una selección de las diversas enseñanzas, sin prejuicio, y con una entera imparcialidad.

He visto mucho, estudiado mucho, observado mucho, pero siempre con un ojo impasible, y nada más ambiciono sino ver la experiencia que he adquirido puesta a beneficio de otros, a los que estoy feliz de poder evitarles los escollos inseparables de todo noviciado.

Si he trabajado mucho, y si trabajo todos los días, soy muy generosamente recompensado por la marcha tan rápida de la Doctrina, cuyo progreso sobrepasa todo lo que era posible esperar, por los resultados morales que produce. (…)

Por Allan Kardec

Texto extraído del artículo titulado “Reunión general de los Espíritas bordeleses, el 14 de octubre de 1861: Discurso del señor Allan Kardec” Publicado en la Revista Espírita – Periódico de Estudios Psicológicos, noviembre de 1861

Escrito por Allan Kardec

Allan Kardec

Allan Kardec. (1804-1869) es el seudónimo utilizado por el pedagogo y escritor Hippolyte Léon Denizard Rivail, considerado el codificador de la doctrina llamada Espiritismo. Nota de ZonaEspirita.com : En este perfil se publican contenidos escritos por él. Las partes subrayadas y resaltadas han sido editadas por la web.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.