julio 30 2015

La actitud filosófica del espírita

El espiritismo otorga una filosofía a quien lo comprende y asimila. Una filosofía es un cuestionamiento de las cosas básicas que nos suceden en la vida, y una búsqueda incesante de unos principios o valores en donde sustentar nuestro carácter.

Un espírita no es un Locke, ni un Husserl, ni inventa ni descubre nada que no haya sido ya dicho. La moral espírita se basa en las enseñanzas del rabí de Galilea, Jesús de Nazareth, o donde buenamente naciera, pues no es la vida pública o mística de Jesús lo que nos preocupa u ocupa. Ni si realmente existió o fue una fabulación, es un arduo trabajo que dejamos en manos de los historiadores serios, que no tienen interés especial en defender tal o cual postura, sino simplemente basarse en la lógica de los datos que se van descubriendo y en las sensatas comparaciones que los estudios ecdóticos y arqueológicos nos permiten.  Continúa leyendo

julio 28 2015

Contestando a Richard Simonetti (A raiz de su art. del Anuario 2014)

Cita de Richard Simonetti:

«No podemos negar que aquellas disertaciones estén indeleblemente asociados a la religión, de la misma forma que asociamos comentarios sobre textos de los grandes filósofos a la Filosofía o de los grandes científicos a la Ciencia.»

Sr. Simonetti, con todos mis respetos: que esos textos estén asociados a la religión es según su juicio personal y libre asociación (respetables y muy lícitos en cuanto a su derecho de pensar lo que desee, pero no en cuanto que sea la ratificación  de un hecho).  Continúa leyendo

julio 26 2015

Consolar + Talante Racional + Síntesis

11425477_803257129788592_6024615871337386854_nCuando hablemos de Espiritismo, nuestro mensaje llegará mucho mejor si aplicamos tres variables: consolar (aportar algo de positivo, edificante y esperanzador), talante racional (hablar no como místicos o religiosos, que tantos otros hay, sino desde la serenidad y la lógica, la normalidad), síntesis (evitar dar una lección-exprés de Espiritismo).

Una larga parrafada que parezca aprendida (y quizá lo sea), que además es exaltada, hará que la gente “desconecte” o se cierre, aún en el caso de que aparentemente nos estén oyendo educadamente.… Leer el resto ...

julio 19 2015

Hacer Caridad a los Espíritus. 2ª parte.

flammarionPor tercera y última vez, nos ocuparemos de una cuestión que ha levantado una gran marejada entre los espiritistas, los unos nos recriminan duramente llamándonos materialistas, los otros nos llaman desertores de la escuela de Allan Kardec, y los menos nos dicen ¡Adelante! Ha puesto Ud. el dedo en la llaga, ¡Todo por la verdad! Como decía el inolvidable Palet.

No nos gusta las polémicas inútiles, porque no lograremos llevar el convencimiento a la mente de aquellos que buenamente encariñados con dar luz a los ciegos, les parece una verdadera profanación lo que nosotros decimos.

Nunca creímos convencer al que está completamente opuesto a nuestro modo de pensar, lo único que nos ha movido a decir algo sobre este particular es la consideración siguiente: ¿Dijo Allan Kardec la última palabra en las obras fundamentales del Espiritismo? No, porque esto sería detener la marcha majestuosa del progreso.  Continúa leyendo

julio 18 2015

Hacer Caridad a los Espíritus. 1ª parte.

mediumnidad En el numero 20 de La Luz del Porvenir* publicamos un artículo titulado, “Extracto de una comunicación” y en él nos ocupábamos de si era, o no, conveniente hacer caridad a los espíritus.

Expusimos francamente nuestra humilde opinión y aquí fue Troya: de Valencia, de Veracruz, de Alicante, de Buenos Aires y de otros puntos, recibimos cartas y artículos impresos protestando de nuestro modo de pensar, y sea porque no expusimos bien nuestros pensamientos, o porque no nos han entendido, lo cierto es que hemos encendido la tea de la discordia (metafóricamente hablando) entre algunos espiritistas.

En este supuesto, nada más justo que escribamos uno o dos artículos más sobre este asunto, que aunque no pretendemos convencer a nadie, sí queremos dar más explicaciones sobre este particular, que tan interesante es a nuestro parecer y de tanta importancia para la vida racional del EspiritismoContinúa leyendo

julio 17 2015

Extracto de una comunicación

reincarnationCon el uso del libre albedrío que tiene cada individuo, hemos aceptado del Espiritismo todas las manifestaciones y procedimientos de muy buen grado, menos el hacer caridad a los espíritus.

Sin poderlo remediar, cada vez que vemos a un médium hacer visajes y contorsiones, lanzando maldiciones espeluznantes, dominado por un Espíritu en sufrimiento, se apodera de nosotros tal contrariedad que huimos de presenciar tales escenas, de escuchar los diálogos que se entablan entre el presidente del grupo o del centro que se dedica a hacer caridad a los espíritus.  Continúa leyendo

julio 16 2015

Librepensadores

young_happy_peopleEl otro día reflexionábamos un amigo y yo ante la importancia de ser librepensadores. Así se definían a menudo Amalia D. Soler y los grandes pioneros del s. XIX, aunque hoy (nos da la impresión), que los espíritas hemos medio olvidado que lo somos… y esto tiene más trascendencia de lo que pudiera parecer.

Los evangelistas no son librepensadores, los testigos de Jeová tampoco, simplemente no figura en su sistema de creencias. Pero no ocurre igual en el Espiritismo, donde, por más que pertenezcamos a la misma filosofía, cada uno es libre de razonamiento y de sentir.

Ni el Espiritismo es un sistema cerrado, ni los espíritas hablan, sienten y razonan de la misma manera (o no debieran…). Ni todos utilizamos la misma línea de argumentación, ni los mismos giros o los mismos filtros, ni sería edificante que lo hiciésemos.

Una cosa es mantener viva la llama de la unión y otra estar adiestrados, automatizados y sin criterio propio. No es así que funciona el Espiritismo, porque este no es una lección aprendida, sino una vivencia transformadora que se hace particular en cada unoContinúa leyendo

julio 15 2015

Opinar distinto: (Hacia la unión desde lo diverso)

1176204_681080385252814_2076387211_nEl otro día, el comentario de un amigo subido a un site espírita de una red social, suscitó entre otros compañeros un alarmismo -exento de maldad- pero totalmente desproporcionado, pues ni el contenido (ni las intenciones) de ese comentario escrito fueron las de crear malestar ni provocación alguna más allá de compartir una opinión personal.

Al final los comentarios haciendo determinadas observaciones extrapolaron el sentido original, y entre unos y otros provocaron una polémica innecesaria que, encima, no figuraba en el mensaje en cuestión.

Esto, unos días más tarde, me hizo reflexionar en un par de cosas que, finalmente, han terminado por confluir en este artículo-reflexión.  Continúa leyendo

julio 14 2015

Una Nueva Metodología: Superando los “Espiritismos” importados

89_23Este artículo no pretende crear malestar (no es ese el motor que lo mueve, como podrá captar quien se acerque a él con la mente abierta y el corazón en paz), ni siquiera desea ser una crítica. Es, por sobretodo, una llamada de atención al colectivo espírita, en concreto al español, sobre la necesidad de plantearnos cosas nuevas….

Y no en cuanto a contenidos, sino en cuanto a líneas de trabajo diferentes a las que estamos haciendo en los últimos años; no por capricho de quienes esto escriben, sino en aras de ofrecer mayor sensatez, autenticidad y sobre todo, coherencia doctrinaria.

El Espiritismo es intocable (no precisa renovarse), puesto que las verdades esenciales y las leyes espirituales en las que se basa son inmutables… es la metodología y nuestra manera de hacerlo llegar a los demás lo que sí debe cambiar (y cuanto antes mejor). Continúa leyendo

julio 13 2015

El Espírita ante la Homosexualidad

homesexualidadEn las últimas décadas asistimos a un evidente y progresivo proceso de revisión cultural, científica y social sobre el tema de la homosexualidad (hace 24 años que dejó de ser considerada como una anomalía para la OMS). Resulta, cuando menos, razonable que el espírita forme parte también de este proceso de normalización, sobretodo adherido a una filosofía (el espiritismo) progresista, natural y libre de los dogmatismos del pasado.

No se trata de de ser pro gay ni de enarbolar banderas… es una cuestión más de fondo, más universal: la de aceptar la multiplicidad expresiva del alma humana en su trayectoria evolutiva, donde, difícilmente, presentamos una tonalidad blanca o negra, sino que más bien optamos por la variada expresión de grises (y esto no solo en el campo de la sexualidad y la afectividad, sino en lo psicológico, lo moral, lo social, etc). Continúa leyendo