Seguid al Espiritismo …A los espíritas, no siempre

Siguiendo el ejemplo del codificador, nunca está demás recurrir al buen sentido como señal indicadora de los mensajes de los buenos espíritus, pero claro; una comunicación o una idea no es detentora de buen sentido sólo porque halague nuestro ego… o porque nos sea más cómodo para no tener que tocar aquello que debe ser revisado (por coherencia doctrinaria y sentido del progreso) o por no contradecir la opinión venerada de tal o cual «doctor» de la ley espírita

Tenemos que tener la autoconciencia necesaria para servir al Espiritismo tal como fue codificado (y adaptarlo naturalmente a los nuevos tiempos), y no servirnos del mismo para dar vehículo y expresión a los atavismos y condicionamientos que no le pertenecen, y que tan mala impresión causan en el neófito… 

Dale que hay más ...

Mediumnidad y dogma

Encumbrado las comunicaciones de A. Luiz, Emmanuel y otros por encima del mensaje espírita (¿por qué A. Luiz es considerado infalible y Ramatís, por ejemplo, y otros autores no? ¿Quién otorga ese calibraje?), atentamos sin percibirlo contra el buen sentido y la coherencia doctrinaria…

Tomando todo mensaje de Luiz, Emmanuel, Joanna de Angelis (etc), como inamovible palabra de Dios, nos acercamos peligrosamente al pensamiento único… y este, es vecino del sectarismo.

Por mas que detenten más luz que nosotros, a pesar de ello, Emmanuel, A.…

Dale que hay más ...

Espíritas (con o sin Centro Espírita)

En la excesiva focalización del centro espírita como eje más importante de la actividad doctrinaria subyace una cuestión que muy pocos se han parado a dimensionar: centrar todo el esfuerzo espiritizante en los centros puede no ser malo, pero quizá tampoco lo mejor… pues el Espiritismo es mucho más que eso.

De hecho, por (mal) condicionamiento, muchos pueden llegar a pensar que si no tienen centro espírita donde operar son una especie de vaca sin cencerro…

Que duda cabe que la pertenencia a un centro aporta valores de compromiso y relacionamiento, pero también puede ocurrir en determinados casos que sea necesario la retirada (temporal o definitiva) de ciertos agrupamientos; ya sea por falta de afinidad en las ideas, porque las relaciones han tomado mal cariz o porque toca crecer (esto puede ser complicado sin romper la crisálida dogmática y adoctrinante de ciertos centros).…

Dale que hay más ...

Cuando la razón no construye

No basta con ser racionalistas; hay que saber gestionar este concepto para no romper con el equilibrio mente/corazón (o caer en el prejuicio cientificista).

Convengamos en que hay una porción de espíritas, opositores sin saberlo, que bajo el pretexto de la revisión o actualización, se sienten cómodos en la «oposición»… y así, algunos, desperdician su preparación y experiencia (incluso su valía) en proyecciones y argumentos repletos de giros y sobreexcitación científico-intelectual, muchas veces del todo innecesaria. 

Dale que hay más ...

Ni «Quietistas» ni «Reformistas»

El Espiritismo nunca fue ni será una nueva teología ni un nuevo «evangelismo», pero tampoco es una nueva ciencia cargada de prejuicios residuales del pasado positivista-materialista, ni una idea doctrinaria divorciada de la fe (racional) o lo espiritual.

Abogar por una renovación de los textos sería un sinsentido y un error mayúsculo; lo que sí debiéramos revisar y renovar son los patrones de pensamiento de los propios espíritas (en este sentido, la Codificación no debe ser «actualizada» sino explicada y esmeradamente contextualizada).…

Dale que hay más ...