Cuando la razón no construye

No basta con ser racionalistas; hay que saber gestionar este concepto para no romper con el equilibrio mente/corazón (o caer en el prejuicio cientificista).

Convengamos en que hay una porción de espíritas, opositores sin saberlo, que bajo el pretexto de la revisión o actualización, se sienten cómodos en la «oposición»… y así, algunos, desperdician su preparación y experiencia (incluso su valía) en proyecciones y argumentos repletos de giros y sobreexcitación científico-intelectual, muchas veces del todo innecesaria. 

El Espiritismo verdadero no puede existir sin la razón,… pero si esta se construye sobre los preconceptos, la exhibición del ego o la inclinación polémica, nos estaremos equivocando tanto o más que aquellos que aún permanecen en el comodismo evangélico.

Por equilibrio, prudencia/humildad (y, a la postre, coherencia doctrinaria), estemos atentos para que el mensaje espírita sea adogmático y actual… pero también, para que la razón mal gestionada no nos aparte de la esencia del Espiritismo, y de paso, comprometa la divulgación y nos conduzca a la desunión.

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook «Doctrina Espiritista». También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño «El Ángel del Bien» y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.