No basta con ser racionalistas; hay que saber gestionar este concepto para no romper con el equilibrio mente/corazón (o caer en el prejuicio cientificista).

Convengamos en que hay una porción de espíritas, opositores sin saberlo, que bajo el pretexto de la revisión o actualización, se sienten cómodos en la “oposición”… y así, algunos, desperdician su preparación y experiencia (incluso su valía) en proyecciones y argumentos repletos de giros y sobreexcitación científico-intelectual, muchas veces del todo innecesaria. 

El Espiritismo verdadero no puede existir sin la razón,… pero si esta se construye sobre los preconceptos, la exhibición del ego o la inclinación polémica, nos estaremos equivocando tanto o más que aquellos que aún permanecen en el comodismo evangélico.

Por equilibrio, prudencia/humildad (y, a la postre, coherencia doctrinaria), estemos atentos para que el mensaje espírita sea adogmático y actual… pero también, para que la razón mal gestionada no nos aparte de la esencia del Espiritismo, y de paso, comprometa la divulgación y nos conduzca a la desunión.

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Related Posts

Deja un comentario

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Esta es nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error:
A %d blogueros les gusta esto: