William T. Stead, un espírita en el “Titanic”

William Thomas Stead (periodista, escritor y empresario) nació en Embleton, Inglaterra, en 1849, y desencarnó durante la catástrofe del “Titanic”, en la madrugada del 14 de abril de 1912.

En el periodismo del inicio del siglo XX, no existía aún el recurso de hacer reportajes que cubrieran los grandes acontecimientos, hasta que el famoso periodista, William T. Stead, tuvo la feliz idea de iniciar ese género de publicidad que encontró en Inglaterra una especial repercusión.

W. Stead fue un personaje realmente admirable, pues -además del periodismo- se destacó por su intensa lucha a favor del pacifismo mundial (que defendió con entusiasmo a través de la palabra escrita y hablada).

Además se pronunció expresivamente contra la prostitución infantil y los derechos de la mujer, así como a la difusión del esperanto.

En 1903 fue propuesto para el premio Nobel de la Paz, además de corresponsal en La Haya durante la primera y en la segunda Conferencia de la Paz (1907). Cuatro meses antes de esta fecha, Stead recibió por el diario ‘Le Cri de París’ el título de “Rey de los Periodistas”…

Por ocasión del lanzamiento del “Titanic”, (el mayor navío de mundo, proclamado como insumergible), y ante las innovaciones introducidas en su diseño y construcción, Stead, toda una reconocida figura de la prensa, fue convidado para cubrir el reportaje de su viaje inaugural, dando cobertura de todo cuanto de interés ocurriese a bordo…

El 10 de abril de 1912, Stead, junto al resto de pasajeros, partió del puerto inglés de Southampton, y fue una de las 1503 almas que desencarnaron en las frías aguas del Atlantico, apenas cuatro días después de haber embarcado.

  • Stead y el Espiritismo

W. Estead se mostraba muy inclinado al espiritualismo, tanto que fundó la publicación espiritualista “Borderland”, y cuando estaba en el apogeo de su carrera de escritor y periodista, sorprendió a Inglaterra y el mundo científico en general, al declararse abiertamente partidario del Espiritismo (confesaba con rigor que estaba plenamente convencido de la existencia del mundo de los espíritus).

Estaba vivamente empeñado en divulgar las grandes verdades metafísicas que él mismo (como investigador y como médium), había constatado en sus trabajos de pesquisa en el campo de la fenomenología mediúmnica. De hecho, una serie de mensajes de un espíritu que firmaba como Julia, fueron dictados a través de su mediumnidad y publicados más tarde en forma de libro: “Cartas de Julia”, que tuvo una gran acogida.

  • W. Stead y R. Barbosa

Stead era amigo de Rui Barbosa (1849 – 1923), uno de los más eminentes intelectuales brasileiros: jurisconsulto, estadista, políglota y periodista, (su famosa biblioteca poseía cerca de cincuenta mil libros). En La Haya, los dos formaron parte de la segunda Conferencia de la Paz.

Uno o dos días después del sonado naufragio del Titanic, en una sesión mediúmnica conducida por el historiador Dr. Antônio Batista Pereira (yerno de Rui Barbosa), la señorita, que iba anotando las palabras que el vaso iba apuntando, declaró no entender nada de lo que estaba siendo escrito, pero que el nombre de Rui Barbosa aparecía varias veces…

Terminada la transmisión, se verificó que el mensaje había sido dictado en inglés, y que la entidad espiritual que lo firmaba lo dirigía al cuñado de Batista Pereira. Cuando este entregó el mensaje a Rui Barbosa (que se había retirado temprano a su habitación), se incorporó sobresaltado al leer el mensaje, y después de terminarlo exclamó emocionado: “¡Es perfecto, su mismo estilo! ¡Hasta la firma! Es lo mismo que hablamos en nuestra despedida en La Haya. Pero, como es posible… Se trata de William Stead, mi amigo y gran periodista inglés, cuya muerte los periódicos anuncian hoy por el hundimiento del “Titanic”. Él creía en estas historias del Espiritismo”.

  • Profecías y presentimientos

No sabemos si Stead era consciente de que además de la psicografía, su mediumnidad tenía un fuerte exponente profético (mediumnidad de presentimiento o de ‘profecía’), pero 26 años antes de la tragedia del Titanic, este escribió y publicó un relato (en forma de artículo de ficción), donde se describía como un crucero a vapor se hundía en la mitad del Atlántico (¡con más de 916 pasajeros!)…Aprovechó la difusión del escrito para denunciar la escasez de botes salvavidas en este tipo de embarcaciones, y terminaba diciendo: “Esto es lo que podía pasar, y pasará si los cruceros zarpan sin botes suficientes”.

Pero aún hay más; pues, seis años antes de este artículo novelado, publicó una obra de ficción llamada “Del viejo mundo al nuevo”, esta vez sobre un crucero de la compañía White Star (sí, la misma del “Titanic”), en la que un vidente a bordo del crucero “Majestic” presiente el hundimiento de este tras su choque con un iceberg, avisando al capitán para que prestase atención a los hielos.

Por Juan Manuel Ruiz González. Publicado originalmente en la web de la Asociación Espírita José Grosso (Córdoba – España) cuya dirección web es Córdoba Espírita (cordobaespirita.blogspot.com))

Más información sobre este tema, en este interesantísimo artículo publicado en CursoEspirita.com El otro lado del Titanic | Curso Espírita (cursoespirita.com)

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.