Límites de la encarnación: ¿Cuáles son los límites de la encarnación?

Para hablar con propiedad, si nos referimos a la envoltura que constituye el cuerpo del Espíritu, la encarnación no tiene límites marcados con precisión, puesto que la materialidad de esa envoltura disminuye a medida que el Espíritu se purifica.

En algunos mundos, más adelantados que la Tierra, ese cuerpo es menos compacto, menos pesado y menos denso y, por consiguiente, se halla menos sujeto a vicisitudes.

En un grado de mayor elevación, es diáfano y casi fluídico.

De grado en grado se desmaterializa y concluye por confundirse con el periespíritu.

Según el mundo en que debe vivir, el Espíritu toma la envoltura apropiada a la naturaleza de ese mundo.

Incluso el periespíritu sufre transformaciones sucesivas. Se vuelve cada vez más etéreo, hasta la purificación completa que caracteriza a los Espíritus puros.

Si bien hay mundos especiales destinados a la estadía de los Espíritus muy adelantados, estos no se encuentran sujetos a aquellos, como sucede en los mundos inferiores.

El estado de desprendimiento en que se encuentran les permite trasladarse a todos los lugares a donde los convoquen las misiones que se les confían.

Si se considera la encarnación desde el punto de vista material, tal como tiene lugar en la Tierra, se puede decir que está limitada a los mundos inferiores.

Por consiguiente, depende del Espíritu liberarse de ella con mayor o menor celeridad, mediante el trabajo destinado a su purificación.

También es preciso considerar que en el estado errante, es decir, en el intervalo de las existencias corporales, la situación del Espíritu guarda relación con la naturaleza del mundo al que lo liga su grado de adelanto.

De modo que, en la erraticidad, el Espíritu es más o menos feliz, libre e ilustrado, según se halle más o menos desmaterializado.

(Espíritu San Luis. París, 1859.)

Instrucción de los Espíritus publicada en el libro “El Evangelio según el Espiritismo” por Allan Kardec. Puedes descargarte una copia gratis desde este enlace de la Confederación Espírita Argentina Obras de Allan Kardec – Espiritismo Confederación Espiritista Argentina (ceanet.com.ar)

Escrito por Allan Kardec

Allan Kardec

Allan Kardec. (1804-1869) es el seudónimo utilizado por el pedagogo y escritor Hippolyte Léon Denizard Rivail, considerado el codificador de la doctrina llamada Espiritismo. Nota de ZonaEspirita.com : En este perfil se publican contenidos escritos por él. Las partes subrayadas y resaltadas han sido editadas por la web.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.