Un familiar desencarnado también puede comunicarse

Nuestros seres amados, aunque que se hayan adelantado al mundo espiritual antes que nosotros, no siempre pierden comunicación con los seres queridos.

Los fuertes lazos de amor que nos unen los mantienen siempre interesados y pendiente de nuestros pasos y decisiones más importantes en nuestro andar por la vida terrenal.

Por merecimiento a sus acciones, muchas veces se les es permitido acercarse para aconsejarnos, inspirarnos, consolarnos y apoyarnos en momentos claves de nuestras vidas.

Por esa razón, si estamos atentos a las sutiles señales, podremos darnos cuenta de que esa comunicación es íntima, es viva, es real y mucho más común de lo que nos podamos imaginar.

En los capítulos 8 y 9 de El libro de los Espíritus de Allan Kardec nos expone cómo se pueden percibir muchas de estas manifestaciones.

El capítulo 8 nos explica los principios básicos de la “Emancipación del alma” para entonces poder comprender en el capítulo 9 la “Interacción de los espíritus en el mundo corporal”.

De esta exposición, podemos comprender que la comunicación entre nosotros, los encarnados y el mundo espiritual, es un proceso que se da contínuo y mucho más común a lo que sospechamos.

Te invito a reflexionar en ambos capítulos y a reevaluar algunos de esos momentos sutiles donde probablemente hayas tenido una comunicación.

A continuación desgloso a manera de referencia, algunos momentos donde el amor se confabula para prevenirnos, cuidarnos de un mal momento, inspirarnos, aconsejarnos ante las situaciones; entre otras cosas.

Puedes marcar con las que te sientas identificado, así podrás darte cuenta cuán sensible eres a esos acercamiento y cuán frecuentemente suelen suceder.

  • Sueños
  • Haz soñado que te encuentras conversando con un amigo o familiar ya fallecido.
  • En la mañana despiertas con una inmensa felicidad porque soñaste con él.
  • Haz recibido instrucciones o consejos de alguien que no recuerdas conocer pero con quien te sentías cómodo durante la conversación.
  • Haz soñado que estás conversando en una ciudad diferente a las que recuerdas haber visitado alguna vez.
  • Despertaste con la sensación que te encontrabas ayudando a otras personas o estabas tomando alguna charla o curso.
  • Soñaste alguna vez que un ser querido fallecido te expresó que estaba muy bien durante tu proceso de duelo.

Quizás sueñas haberlo visto más joven y con su rostro sereno.

Al despertar, sientes una sensación de tranquilidad y paz.

  • Recuerdas haber visto a tu hijo, nieto o sobrino en un sueño mucho antes de este haber nacido.

O por el contrario, escuchar decir ingenuamente a un niño de la familia que está jugando con un supuesto amigo imaginario que, resulta llevar el mismo nombre de un niño u otro familiar fallecido que el infante nunca conoció.

  • Escuchaste alguna vez dentro de ti mismo alguna frase, palabra particular, alguien llamándote por tu nombre, precisamente cuando te encontrabas próximo a entrar o salir del sueño profundo; a esto se le llama estado de ensueño o estado ALFA.
  • Quizás despertaste con una nueva y fabulosa idea que te ayudó a resolver una situación particular o te ayudó a desarrollar algún proyecto.
  • Un familiar ya desencarnado te puso sobre aviso sobre la proximidad de la muerte de algún otro familiar.
  • Penetración en nuestros pensamientos y acciones.
  • Estuviste alguna vez en un lugar particular donde te sentías muy bien y de pronto algo en tu interior te hizo salir o moverte de allí; luego te enteras que hubo un acontecimiento peligroso en ese mismo lugar.
  • Te encuentras trabajando con dificultad alguna tarea o intentando solucionar un problema y, de pronto, te sentiste inspirado y llega al pensamiento la idea para solucionarlo.
  • Acercamientos espirituales con sensaciones físicas.
  • Sientes su presencia cerca de ti en algunos periodos cortos de tiempo, pero no lo puedes ver.
  • Reconoces la presencia de un aroma particular en tu entorno que te recuerda a ese amigo o familiar ya fallecido.
  • Sientes que te observan.
  • Ves sombras de reojo, celajes o simplemente, puedes verle y reconocerle estando tu despierto y lúcido.
  • Sin ninguna razón particular llega a tu pensamiento el recuerdo de alguno de ellos y casi al instante, sientes escalofríos, hormigueo o electricidad en tu cuerpo.
  • En un estado de relajación o periodo corto de descanso, sientes que alguien se posa a tu lado, te toca o te murmulla al oído y luego, te percatas que no hubo nadie en la habitación; al menos alguien de carne y hueso.
  • Haz escuchado pasos, sonidos, objetos que se movieron de lugar en la habitación sabiendo que te encuentras solo.
  • Interferencias con equipos electrónicos.
  • Equipos electrónicos que se encienden y apagan; o interferencias en la señal, suelen ser comunes.
  • Objetos que se mueven de lugar
  • Luces que centellean
  • Halos de luz que quedan registrados al lado nuestro en fotografías.
  • Luces que se mueven alrededor nuestro
  • Situaciones extraordinarias donde hemos estado a punto de fallecer.
  • Durante procedimientos bajo anestesia donde hemos estado en estados inconscientes o quizás, temporeramente muertos, reconocemos su presencia dando instrucciones para cuando regresemos al cuerpo físico.

Recordamos la conversación y el recuerdo se nos hace muy real.

  • Accidentes donde hemos sentido que alguien nos amortiguó el golpe o algún espíritu te protegió para salir prácticamente vivo del lugar; luego te queda la sensación de saber cuál de ellos pudo haber sido.
  • Cuando esperamos la muerte de un familiar que está enfermo o en agonía y de pronto comienza a mencionarte los familiares y amigos fallecidos que han venido a verle.

Por Ivelisse Montijo Román

Publicado en la revista A la Luz del Espiritismo. Publicación Oficial de la Escuela Espírita Allan Kardec. Puerto Rico. Año 2. Nº7. Julio 2016 https://www.educacionespirita.com/

Escrito por Colaboraciones

Colaboraciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.