Transformación

Queridos lectores:

No temas a pensar, sentir y actuar diferente…

Nuestro propio cuerpo nos recuerda que el cambio es parte de la vida.

La historia de la humanidad refleja el cambio, la transformación de los pueblos.

El tiempo pasa tocando a cada uno de nosotros.

No somos los mismos de ayer, ni seremos los mismos de mañana.

Las experiencias, las vivencias y con ello el conocimiento adquirido, a través del paso por la vida, indiscutiblemente nos transforma.

Se redefinen sentimientos, convicciones, estilos de vida, en fin, nuestra persona.

El descubrir nuevas pasiones, el desear vivir en otros lugares y de otra manera, finalizar o comenzar una relación, no nos hacen necesariamente inestables, inconsistentes o egoístas.

Por el contrario, puede ser la resultante de un proceso de maduración.

Tenemos el deber de procurar el bienestar físico y emocional y, sobre todo, aspirar a una consciencia tranquila.

Es nuestra responsabilidad primaria.

Recordemos que la historia de la humanidad está llena de errores producto de la ignorancia, el egoísmo y el orgullo.

Por tanto, la transformación es inevitable para convertirnos en mejores personas, aunque ésta requiera de cambios que puedan resultar difíciles y dolorosos, tanto para nosotros como para aquellos que nos rodean.

La transformación es una constante en la vida…

Constante que nos lleva al progreso.

¡Abraza todo cambio que sea para bien!

Por Gennette Rodríguez

Publicado en la revista A la Luz del Espiritismo. Publicación Oficial de la Escuela Espírita Allan Kardec. Puerto Rico. Año 1. Nº4. Julio 2015 https://www.educacionespirita.com/

Escrito por Colaboraciones

Colaboraciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.