noviembre 12 2021

Psicografía: Obsesión; Flagelo Social

“Los  malos  Espíritus  pululan  en  torno  a  la  Tierra como  consecuencia  de  la  inferioridad  moral  de  sus  habitantes.  La  acción  maléfica  de  esos  Espíritus  es  parte  integrante  de  los  flagelos  con  que  la  Humanidad  se  ve  abrazada  en este  mundo.  La  obsesión,  que  es  uno  de  los  efectos  de semejante  acción,  así  como  las  enfermedades  y  todas  las atribulaciones  de  la  vida,  debe,  pues,  ser  considerada  como probación  o  expiación  y  aceptada  como  tal.”

La  obsesión,  aún  en  los  días  actuales,  constituye  un  tormentoso  delito  social. 

Está  presente  en  todas  partes,  incitando  al  hombre  a  estudios  serios.

Las  grandes  conquistas  modernas  no  consiguieron  aún  erradicarla. 

Ignorada  a  propósito  por  la  llamada  Ciencia  Oficial,  prosigue  atrapando  en  sus  redes,  diariamente,  a  verdaderas  multitudes de  incautos  que  se  dejan  arrastras  a  los  profundos  abismos sombríos  y  truhanescos,  en  los  cuales  padecen  irremisiblemente, hasta  la  desencarnación  lamentable,  continuando,  algunas  veces, incluso  después  de  la  tumba… 

Esto  sucede,  porque  la  muerte continúa  triunfando,  ignorada,  como  un  punto  de  interrogación cruel  para  muchas  mentes e  incontables  corazones.  

Las  Disciplinas  y  Doctrinas  resultantes  de  la  Psicología  Experimental,  en  sus  diversos  sectores,  prefieren  continuar  obstinadamente  recogiendo  teorías  que  no  responden  a  los  resultados  de una  observación  detenida  y  de  constataciones  de  laboratorio,  como  si  la  Inmortalidad  solamente  mereciese  una  irritada  lucha  y  no investigación  imparcial,  capaz  de  proporcionar  al  hombre  esperanzas  y  consuelos,  cuando  todo  parece  conspirar  contra  su  paz  y  su felicidad.

Desde  las  honestísimas  investigaciones  del  Barón  von  de Guldenstubbé,  en  1855,  y  las  del  profesor  Roberto  Hare, fidedigno  catedrático  de  Química,  de  la  Universidad  de  Pensilvania,  en  1856,  que  llegaron  a  la  conclusión  de  la  realidad  del  espíritu  preexistente  a  la  cuna  y  sobreviviente  al  túmulo,  los  científicos conscientes  de  sus  responsabilidades,  se  han  entregado  con  afán a  la  verificación  de  la  Inmortalidad. 

Y  todos  aquellos  que  se  dedicaron  a  la  observación  y  al  estudio,  a  la  experimentación  y  al fenómeno,  concuerdan  en  la  comprobación  de  la  continuidad  de  la vida  después  de  la  muerte…

En  los  EE.UU.  se  hicieron  famosas  las  experiencias  psiquiátricas  realizadas  por  el  Dr.  Carlos Wickland,  que,  valiéndose  de la  argumentación  espírita,  consiguió  desobsesar  a  innumerables pacientes  que  llegaban,  atormentados,  a  su  consultorio. 

Simultáneamente,  en  sus  trabajos  especializados,  se  valía  de  una médium  clarividente,  su  propia  esposa,  que  lo  ayudaba  en  la técnica  de  la  desobsesión.   Ante  Alcina incorporada  por  el  espíritu  de  Galeno,  en plena  sesión  de  la  Salpetrière,  Charcot  respondió,  a  los  interesados  en  el  fenómeno  que  lo  interrogaban,  que  no  les  convenía adelantarse  a  la  época  en  que  vivían… 

Les  sugirió  que  no  se  buscaran  razonamientos  que  aclaran  los  resultados  de  las  investigaciones,  debiendo  contentarse  solamente  con  aquella  “observación experimental”,  que  todos  habían  presenciado. 

Tal  actitud  anticientífica  ha  sido  mantenida  por  respetables  investigadores,  por temor  a  la  realidad  de  la  vida  imperecedera.

Con  Allan  Kardec,  no  obstante,  tuvieron  inicio  los  elocuentes testimonios  de  la  inmortalidad,  de  la  comunicabilidad  de  los  Espíritus,  de  la  reencarnación  y  de  las  obsesiones,  correspondiéndole  al insigne  maestro  de  Lyon  la  honrosa  tarea  de  presentar  conveniente  una  terapéutica  para  ser  aplicada  en  los  obsesados  y  obsesores. 

A  partir  de  la  publicación  de  El  Libro  de  los  Médiums,  en enero  de  1861,  en  París,  se  presenta  todo  un  conjunto  de  normas, con  un  notable  esquema  de  facultades  mediúmnicas,  y  un  seguro estudio  del  Espíritu  en  sus  diversas  facetas,  concluyendo  con  el examen  de  las  manifestaciones  espiríticas,  de  la  organización  de Sociedades  y  conferencias  de  los  Espíritus  Elevados,  que  trazaron rutas  de  seguridad  para  los  que  ingresasen  en  la  investigación racional  de  los  fenómenos  medianímicos. 

A  través  de  esta  obra magistral,  fue  presentada  la  brújula  orientadora  para  el  sano  ejercicio  de  la  mediumnidad.

Mientras  tanto,  ante  los  dolorosos  problemas  de  la  obsesión en  la  actualidad,  se  tiene  la  impresión  de  que  hasta  el  momento, no  se  haya  hecho  nada  con  el  fin  modificar  ese  estado  de  cosas.

¡Sin  embargo,  desde  Kardec  hasta  nuestros  días,  cuántas edificantes  realizaciones  y  preciosos  estudios  acerca  de  los médiums,  de  la  mediumnidad,  de  las  obsesiones  y  de  las  desobsesiones  han  sido  presentados! 

Este  capítulo  de  los  problemas psíquicos  –  “la  obsesión”  –  ha  merecido  de  los nuevos cristianos el más  puro  interés. 

A  pesar  de  eso,  se  mantiene  avasalladoramente en  carácter  epidémico,  cual  morbo  virulento  que  se  esparce  por toda  la  Tierra,  hoy más que  en  cualquier  otra  época…

La  “señal  de  los  tiempos”,  a  la  que  se  refieren  las  Escrituras Evangélicas,  preanuncia  ese  dolor  generalizado,  la  Era  del  Espíritu Inmortal. 

No  obstante,  millones  de  criaturas  duermen  el  sueño  de la  indiferencia,  entregados a  los  anestésicos  del  placer  y  al  opio  de la  ilusión.

Por  todas  partes  se  manifiestan  los  Espíritus  advirtiendo,  esclareciendo  y  despertando…

Entretanto,  el  carro  desenfrenado  de  la  juventud  corre  en  dirección  de  abismos  insondables. 

Los  hombres  alcanzan  la  madurez  vencidos  por  los  desgastes  producidos  en  la  época  juvenil,  y la vejez  sin  sosiego  padece  en  el  abandono. 

Los  elevados  índices  de la  criminalidad  de  todos  los  matices  y  las  calamidades  sociales esparcidas  en  la  Tierra  son,  sin  embargo,  algunos  de  los  factores predisponentes  y  preponderantes  para  las  obsesiones… 

Los crímenes  ocultos,  los  desastres  de  la  emoción,  los  abusos  de  todo orden  de  una  vida,  resurgen  después,  en  otra  vida,  con  carácter coercitivo,  obsesivo. 

Es  lo  que  hoy  ocurre  como  consecuencia  del pasado.  

La  Doctrina  Espírita,  sin  embargo,  posee  los  antídotos,  las  terapias  especiales  para  tan  calamitoso  mal. 

Repitiendo  las  enseñanzas  de  Jesús,  amplía  lecciones  y  rumbos  para  los  que  se aproximan  a  sus fuentes vitales.

FIN DEL CONTENIDO MEDIÚMNICO

Espíritu: Manuel  Filomeno  de  Miranda / Médium: Divaldo Pereira Franco

Publicado en el libro “Entretelones de la Obsesión”. Reproducido de la edición digital en español del libro “La Obsesión: Instalación y Cura – Colección de las Obras de Manuel Filomeno de Miranda psicografiadas por Divaldo Pereira Franco. Organizada por Adilton Pugliese”.

Traductor desconocido. (Se ha utilizado la traducción del PDF digital). Puedes acceder al PDF del libro desde este enlace de AKardec.com http://www.akardec.com/?page_id=9

¡Muy Importante leer este Anexo!
Información preliminar sobre el tema “Obsesión”

RECUERDA que puedes dejar tus comentarios sobre esta psicografía, abajo en “Dejar un comentario”

Escrito por Reproducciones

Reproducciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.


NOTA DE ZONAESPIRITA.COM - Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por sí mismo.

Publicado 12 noviembre, 2021 por Reproducciones en la/s categoría/s "Literatura", "Monográfico", "Monográfico sobre LA OBSESIÓN", "Psicografía

Deja un comentario