Proximidad entre el Guía y la persona protegida

Desde el más allá hasta las puertas de la materia cuando llega el momento de la reencarnación, estamos acompañados por nuestro guía.

Algunos podrían creer que al reencarnar el contacto con este último se interrumpe hasta el final de nuestras vidas. En realidad no lo es.

Aunque nuestra condición material es un obstáculo para la comunicación con nuestro protector, este último no obstante está presente y es amoroso en todas las circunstancias para acompañarnos mejor a lo largo de nuestra vida encarnada.

Entonces,

  • ¿qué es realmente?
  • ¿Cómo nos apoya?
  • ¿Por qué pensar en él y qué impacto puede tener esto para él y para su protegido?

¿POR QUÉ PENSAR EN TU GUÍA? ESTABLECER PROXIMIDAD ENTRE EL GUÍA Y EL PROTEGIDO

Presente en todas las circunstancias, el guía intenta por todos los medios llegar a su protegido.

A través de sus pensamientos amorosos, intenta desafiar, acompañar y recordarle al que protege el camino elegido antes de su reencarnación.

Consciente de nuestra verdadera naturaleza, nuestras experiencias previas y nuestras elecciones preestablecidas, el guía infunde la fuerza de su amor, tranquiliza y alienta a su protegido a superarse a sí mismo para progresar siempre en la dirección de su encarnación.

Frente a las pruebas de la vida, aconseja y apoya a pesar de las fronteras que separan los dos mundos.

En este sentido, aquí hay un extracto del mensaje de un guía a su protegido: «Siempre soy el que alienta las palabras de lo absoluto en tus noches, el que nunca dejó de proteger y alentar tus reflexiones sobre el verdadero significado de tu vida».

«Desde el cielo hasta la Tierra, estamos presentes y nos acercamos a nuestros protegidos.

Desde la Tierra hasta el cielo, los hombres nos rezan, esperan por nosotros y pocos comparten la oportunidad que tienen de conocernos y recibirnos.

Me conoces, me recibes, tomas la mano que te doy y juntos, siempre, avanzamos.

Estoy aquí porque te amo, soy tu guía y tuve que decirte: adelante, porque nunca estás solo».

Conocer la presencia de su guía y pensar en él es establecer y fortalecer el vínculo de proximidad que nos une.

Esto es posible gracias a la telepatía, el lenguaje universal del astral.

Por lo tanto, cuanto más se piensa en el guía, más se refina y fortalece el vínculo telepático y romántico establecido con él, lo que le permite llegar a su protegido por completo:

«El guía es aquel que, independientemente de las circunstancias, vela constantemente por el que protege.

Conocer esta presencia como esta función nos empuja a una ventaja definitiva, tanto para el protector como para el protegido, porque este conocimiento crea con más facilidad el vínculo telepático y favorece el encuentro astral».

«Gracias por tus pensamientos habituales. Gracias por esta conexión que pudiste establecer entre tú y yo, y deseo con todo mi corazón que sea igual para todos los guías porque sin tu pensamiento, sin tu acercamiento, no podemos contactarte por completo. Te amo mi amigo».

¿CUÁNDO Y CÓMO PENSAR EN TU GUÍA?

Como el pensamiento viaja instantáneamente al espacio, el guía percibe, escucha y conoce las llamadas de su protegido.

Sus pensamientos vibran al ritmo de los nuestros y su apoyo es indudable.

Por lo tanto, es posible pensar en tu guía en todas las circunstancias, durante el tiempo de meditación, para pedir ayuda, fuerza o consejo; pero también a través de pensamientos regulares para él que solo fortalecerán el vínculo telepático existente.

Por supuesto, el guía no es el que ayudará a ganar la lotería o encontrar un lugar para estacionar, pero él es el que estará constantemente presente para el bienestar de su protegido:

«Nunca lo olviden, queridos amigos comunicándose con el mundo espiritual, que sus guías están ahí en todo momento y que nunca, nunca, nunca los molestan».

Además, pensar en nuestro guía para agradecerle durante los momentos felices también es mostrar nuestro amor por quien decidió dedicar una parte de su vida más allá de acompañarnos.

REUNIONES DIARIAS CON EL GUÍA, LA SALIDA DEL CUERPO NOCTURNA

Más allá de los pensamientos voluntarios y conscientes que podemos tener con respecto a nuestro protector astral, existe otro fenómeno natural durante el cual nos ponemos en contacto: es la salida del cuerpo nocturna de la que aquí tenemos una definición obtenida por mensaje:

«Dormir es una pequeña muerte diaria que permite a todos aprovechar las energías espirituales para comprender mejor su vida física.

No hay vida sin espíritu, por lo tanto, el hombre necesita alimentarse del fluido cósmico para equilibrar su encarnación.

Un hombre cuyo espíritu y periespíritu nunca escapase del sobre carnal, sería llevado a la muerte por falta de fluido o, lo que es peor, a un coma prolongado.

Entonces, todas las noches, los espíritus humanos parten hacia el más allá para encontrarse con su guía y muchos incorpóreos.

Aunque el recuerdo de este «viaje» está oscurecido por las barreras del inconsciente, el conocimiento y los estados espirituales adquiridos durante la salida astral tienen una influencia definitiva en el comportamiento del individuo».

Durante esta emancipación del espíritu, encontramos nuestros guías con los que interactuamos para tomar decisiones y obtener asesoramiento.

Sin recuerdos precisos de este viaje nocturno, sin embargo, pueden quedar impresiones e intuiciones al despertar.

Algunos guías se presentaron para dar testimonio, entre otras cosas, de estos encuentros astrales:

«Cuando me rezas, al pie de tu cama, estoy presente y te doy la bienvenida con los brazos abiertos para guiarte en esta segunda vida de emancipación nocturna. A veces te llevo a los que amas y quieres encontrar…»

«Vivo contigo, durante los días, durante las noches que nos unen para encuentros reales, escapadas espirituales que nutren el alma también encerrada en la densidad material experimentada por tu condición de espíritu encarnado en una esfera de menor evolución pero sin embargo en mutación».

«Estoy feliz en este día de poder decir mi propia presencia infinita a tu lado, contigo que visité durante las noches para tranquilizarte».

«Te amo y te veo todas las noches en tu llamada».

Por lo tanto, también es posible pensar en su guía antes de quedarse dormido para programar esta cita romántica porque si la noche es un consejo, sin duda es porque es el fruto de estos encuentros de amor plurales.

Por Charlotte Bongiraud

Traducción del francés al español publicada en la edición castellana de Le Journal Spirite. La Revue du Centre Spirite Allan Kardec de Nancy. Julio – Agosto – Septiembre de 2020 http://www.spiritisme.com/le-journal-spirite/

Escrito por Colaboraciones

Colaboraciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.