Polemistas y cientifistas

IMG_20160327_165958¿Es la religiosidad un problema? Puede serlo, o en absoluto… Aunque siempre seré partidario de lo espiritual más que de lo religioso, no veo (de entrada) ningún obstáculo (y mucho menos un tabú) en el hecho de que los espiritistas vivan el mensaje de los Espíritus de manera religiosa. Si un hermano de ideal es humilde, estudioso y fraterno, el que viva su convicción de una manera más religiosa o más científica, es algo que a nadie le importa. ¿Dónde está escrito cómo debemos sentir el Espiritismo?

Estemos atentos, para no filtrar comportamientos de censura e intransigencia a los que nos entregamos en pasadas existencias… la doctrina que hoy llena nuestro corazón repudia todo aquello que devenga en intrigas y fanatismo.

Amalia Domingo Soler, paladín (a su pesar) de aquellos que defienden con vehemencia un cientifismo antirreligioso que nada tiene que ver con el mensaje espírita; más de una vez expresó lo religioso en sus escritos… porque la crítica de la querida y siempre presente Amalia no es contra lo religioso en sí, sino contra el clericalismo absolutista de su época (que es muy distinto).

La cantora del Espiritismo, la poetisa de las violetas y de los pobres, en artículos como “La misión del Espiritismo”, “Los muertos viven”, etc; defiende la existencia de una religión natural: «Los espiritistas aman a Jesús, porque ven en Él la reencarnación de un Espíritu elevadísimo, luz de la verdadera religión…»

Meditemos con atención en el siguiente comentario de Amalia:

«Léanse las obras de Allan kardec, léanse los volúmenes escritos por Flammarion, Lombroso o León Denis; tantas y tantas obras que se han escrito sobre Espiritismo, estudiese bien su tendencia sin prevención, sin encono, y será todo el que quiera ver, que el Espiritismo es el racionalismo religioso que busca el por qué…»

Compañeros, apartémonos de los polemistas, sus preocupaciones no son las nuestras, no perdamos el tiempo con aquellos más amantes de la disputa, la pedantez y la controversia que del mensaje de los Inmortales. Hay tanto, tanto por hacer… dejemosles con sus asuntos (ya sea construyendo una nueva “ciencia” o predicando un Espiritismo “al gusto” de sus pretensiones y afanes particulares).

Creed que estas palabras no son fruto de una falta de discreción, sino del deseo de ser prácticos y no desperdiciar las horas que se nos han prestado, Tenemos la obligación moral de ser comprensivos y respetuosos si nos decimos de la escuela de Kardec, pero no de participar en “justas” que no tienen nada que ver con nuestros intereses legítimos de amor y luz, de unión y conocimiento.

Que cada cual obre según lo que considere correcto, pero nunca nos apartemos (da igual cual sea el motivo) de la coherencia y la fraternidad.

La religiosidad de determinados centros quizá no sea lo mejor (sobre todo en cuento a divulgación) pero el cientifismo de otros nos conduce casi irremediablemente a tierra de nadie… Sepamos escrutar nuestro interior para que determinadas inclinaciones del pasado no se “empasten” en el hoy, y sobre todo, no se trasfieran a una filosofía y una revelación como la espírita (que no por ser Universal deja de tener definidas sus bases y sus fines).

Estudiemos las obras de Kardec y hagamos obras incesantes de amor y caridad… y entonces sí habremos comprendido lo que significa por encima de todo ser espiritista.

En la mañana del Lunes 2 de Mayo de 2016

Escrito por Lumen para ZonaEspirita.com

Escrito por Lumen

Lumen

Lumen. Usuario registrado en Zona Espírita.

Deja un comentario