Los Dos Espiritismos (Que no lo son tanto…)

Desafortunadamente aún estamos distantes de controlar nuestro ego, y por esto podemos observar dentro del movimiento espírita a aquellos que en el nombre de la responsabilidad o la divulgación, hacen del Espiritismo una causa personal, y terminan radicalizando sus miras y objetivos hasta el punto de llevar uno o varios aspectos doctrinarios de manera bastante desenfocada.

Los espíritas (llamémosles ‘religiosos’ para entendernos) no lo hacen todo lo bien que cabría esperar, por supuesto, y van por ahí adoctrinando como nuevos evangelistas… Pero también es cierto que los ‘científicos’ no lo hacen mejor, porque (en nombre de una razón no del todo gestionada), van dejando de lado aspectos espirituales que forman parte del ADN espírita y terminan gestando un Espiritismo castrado y modelado según el patrón de sus prejuicios y pretensiones cientifistas….

El Espiritismo no es de nuestra propiedad; seamos sensatos, humildes y respetuosos con una idea que nos trasciende y de la que tendríamos que ser servidores y no nuevos ‘pastores’ (por un lado), o ‘actualizadores’ de un Espiritismo reinventado (por el otro).

***

Los que justifican sus desaciertos y/o pretensiones personalistas tras la desmedida defensa de un Espiritismo con más reforzamiento racional, terminan casi invariablemente convirtiendo el frío análisis en un nuevo culto, y, más tarde, son la crítica por la crítica, la rigidez de pensamiento y la desconfianza, los que terminan haciéndose los grandes controladores de las actividades y programaciones…

Los centros impregnados de este Espiritismo instrumental, que prioriza el análisis científico por encima del esclarecimiento consolador, se van apartando de elementos sin los cuales el Espiritismo no tendría sentido, como; el diálogo fraternal, la elevación mental, el recurso terapéutico del magnetismo, la oración, etc., que pasan a ser considerados (erróneamente) subproductos de lo religioso…

Estos centros y/o sus dirigentes suelen convertirse en paladines del Espiritismo verdadero, cuando, en realidad, sus propuestas, son una mera extensión del campo egótico, y por lo mismo, distanciadas de la humildad y el amor sobre los que irradia el único Espiritismo posible…

Convengo en que los «espiritólicos», incapaces de superar los atavismos del pasado religioso, que hacen de sus centros un innecesario bastión de culto animista y judeocristiano (que el Consolador vino a superar), no son el mejor ejemplo a seguir… pero no olvidemos que en la otra cara de la (falsa) moneda espírita, están los otros anteriormente descritos.

Al margen de lo bueno que en algún momento pueda desprenderse de uno u otro enfoque, el resultado suele quedar muy alejado de las propuestas superiores y luminosas del Espiritismo, cuando no termina convertido en una vaga (o triste) sombra de lo que pudiera haber sido y no fue…

Un lado de esta simbólica moneda que se desprende de las actuaciones espíritas se estanca en el condicionamiento religioso, adoptando un modus operandi de trazado cristianoide (a veces, cargado de moralismo trasnochado). Y el otro, presuntamente progresista, no va más allá de sus pretensiones, porque también ellos conservan fuertes lazos con el pasado que deben superar; concretamente con las etapas de pragmatismo filosófico y materialismo científico…

Si al final todo conduce al comodismo, la presunción o a la crítica excluyente, ¿que importa que uno de las dos corrientes se erija en representante de la verdad? ¿Que importa que sea desde el atavismo religioso o desde el pan-científico?

Los ‘renovadores’ (que se presentan como la solución al despropósito quietista-religioso), libres del autoexámen y la imparcialidad, no perciben que el camino espírita se hace construyendo SOBRE sus bases, pero nunca quitando los elementos de estas que no nos gustan…

Inmovilismo por un lado y falta de humildad por el otro; las dos caras de una moneda que, a poco que rasquemos, comprobamos que no es la del verdadero Espiritismo.

Por Juan Manuel Ruiz González para zonaespirita.com

a Martes 25 de Febrero de 2020

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook «Doctrina Espiritista». También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño «El Ángel del Bien» y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

3 Comentarios en “Los Dos Espiritismos (Que no lo son tanto…)

  1. Conozco ese Espiritismo pseudo religioso, del que huyo, el que no conozco es ese Espiritismo que describe como presunto “cientifista” que convierte el Espiritismo en un nuevo culto alejándose de “el diálogo fraternal, la elevación mental, el recurso terapéutico del magnetismo, la oración, etc., que pasan a ser considerados (erróneamente) subproductos de lo religioso…”

    Pertenezco a ese Espiritismo que se puede denominar como “laico”, pero no me identifico con esa descripción que usted hace, puesto que “el diálogo fraternal, la elevación mental, el recurso terapéutico del magnetismo, la oración la etc.” Son prácticas fundamentales para mí, para nosotros, las practicamos a diario, y aconsejamos la práctica a los demás, espíritas o no. Nos basamos en las enseñanzas de los espíritus que nos trasladó Allan Kardec con sus libros.

    Estamos abiertos a todo, previo análisis, por supuesto, como nos enseñó Kardec, como él hacía, y siempre estamos dispuestos a cambiar de opinión si se demuestra que estamos equivocados.

    Somos conscientes de que nadie tiene la verdad absoluta, ni siquiera el Espiritismo, sea este religioso, o laico, y aunque el Centro espírita en el que colaboro, como yo misma, no nos “casamos” con nadie, es decir, no pertenecemos a ninguna Federación o Asociación, vamos por libre, si que nos identificamos con ese Espiritismo “laico”, aunque colaboremos cuando hace falta con cualquier espírita, o Centro espírita, de cualquier tendencia.

    La humildad es una “entidad” en el Espiritismo, como la caridad o el amor… Entonces ¿quiénes son esos espiritistas que usted menciona y describe? No es una pregunta retórica. De verdad me gustaría saber a quiénes se refiere, porque no los he visto, no los conozco.

    Un fraternal saludo.

  2. Ciertamente el Espiritismo es laico. A los que me refiero son aquéllos que se radicalizan en el proceso racional y científico; pasando a desconfiar de la oración, la elevación mental, el Evangelio según el Espiritismo, etc., empezando a adoptar roles típicos de los pragmáticos y científicos materialistas del pasado.

    Lo de colaborar con otros centros aunque sean de distinta tendencia es un signo positivo y saludable😉👍

  3. Pues no sé si decir que me alegro de no haberme encontrado nunca con un espiritista de esos. Desconozco quiénes son, la verdad.

    Gracias por su amable respuesta, y por los interesantes artículos que publica, con los que suelo estar completamente de acuerdo.

    Buen fin de semana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.