enero 5 2022

La síntesis del espiritismo religioso brasileño

Marcio Sales Saraiva ha escrito:

El libro “O Consolador”, psicografiado por Chico Xavier y dictado por el espíritu Emmanuel, fue publicado en 1940. Representa un hito importante en la hibridez religiosa que es el espiritismo brasileño. En él, Emmanuel reforzará algunos aspectos centrales de la mística religiosa y traducirá, aunque sea de forma indirecta, algunas tesis explicitadas en la obra “Los cuatro evangelios” de J.B. Roustaing, tan criticada y tan poco leída.

“El Consolador” no es un libro superventas, pero es bien conocido por el público espírita brasileño y es un material muy utilizado por conferenciantes y dirigentes de grupos espíritas. En ese sentido, no sería exagerado decir que este libro de 1940 ayudó a formatear la cosmovisión espírita brasileña después de su período de fundación nacional (siglos XIX y principios del XX), con Bezerra de Menezes al frente del proceso.

Uno de los aspectos más relevantes del libro es la tesis del triángulo, que algunos juran que es de Allan Kardec, pero es de Emmanuel. Para el sabio jesuita, el espiritismo sería un triángulo donde en la base estarían los aspectos científicos y filosóficos y en la cima el aspecto religioso, el más importante de todos. Lo expresa claramente:

“En su aspecto científico y filosófico, la Doctrina (espírita) será siempre un noble campo de investigaciones humanas, al igual que otros movimientos colectivos, de carácter intelectual, que apuntan al mejoramiento de la humanidad. En el aspecto religioso, sin embargo, reside su grandeza divina, pues constituye la restauración del Evangelio de Jesucristo, estableciendo la renovación definitiva del hombre, para la grandeza de su inmenso futuro espiritual.”

Este énfasis en el aspecto religioso, en la transformación moral del creyente, es algo que marcará al espiritismo brasileño, distanciándolo del espiritismo francés kardeciano, más preocupado por la investigación científica de la época y sus desdoblamientos filosóficos, especialmente el sentido de la existencia.

Además, los que estudian el espiritismo saben hasta qué punto Allan Kardec tenía problemas con la palabra religión aplicada al espiritismo y, no por casualidad, negó su uso en varias ocasiones.

Es necesario ponerlo en contexto, porque la religión es cultura. La pregunta que siempre me hago es si el espiritismo brasileño no fuera este híbrido religioso (católico en algunos sentidos, protestante en otros), ¿tendría la fuerza que tiene en la sociedad brasileña?

¿Habría prosperado en esta Tierra de la Santa Cruz un “espiritismo puro”, kardeciano, con énfasis científico y filosófico?

Son preguntas para reflexionar, pero volvamos al libro “O Consolador”, un título que ya traduce una filiación cristiana, bíblica y profética.

El libro se ha dividido en tres bloques principales con preguntas y respuestas.

El primer bloque trata de la Ciencia, el segundo de la Filosofía (¡en un sentido muy amplio!) y por último el aspecto Religioso.

En él encontramos los elementos fundamentales de la cosmovisión religiosa del espiritismo brasileño. Veamos en el bloque “Ciencia”. Dice Emmanuel:

“(…) la ciencia del mundo, si no quiere continuar en el papel de cómplice de la tiranía y de la destrucción, tiene absoluta necesidad del Espiritismo, cuya finalidad divina es la iluminación de los sentimientos, en el sagrado perfeccionamiento de las características morales del hombre.”

¿Percibe usted aquí una inversión?

Si en el espiritismo kardeciano hay que seguir a la ciencia siempre que ésta demuestre que el espiritismo está equivocado, en el espiritismo brasileño es la ciencia la que debe seguir al espiritismo, es la ciencia la que “necesita” del espiritismo como una especie de “marca moral” si no quiere ser “socia de la tiranía y la destrucción”.

En el siglo XX, Emmanuel ya mostró su decepción con los avances tecnológicos y científicos al servicio del lucro, la guerra y la destrucción masiva, algo que Kardec no había visto con sus ojos en vida. Kardec es un iluminado optimista con el progreso científico, Emmanuel es escéptico y más crítico. El guía de Chico Xavier dice:

“Todas las teorías evolucionistas sobre el orbe terrestre avanzan hacia la aproximación con las verdades del Espiritismo, en el abrazo final con la Verdad suprema”.

Emmanuel vincula el evolucionismo con el espiritismo entendiendo que se acerca a las verdades que el espiritismo aporta al mundo físico. Kardec, en mi lectura, no fue tan lejos, pero estamos hablando de siglos diferentes. Por otra parte, los elogios al socialismo en 1940 son audaces en Emmanuel. Dice:

“El socialismo es una hermosa expresión de la cultura humana, siempre que no se deslice hacia los polos del extremismo”.

Podemos entender este “extremismo” como los movimientos revolucionarios de izquierda, pero aun así, Emmanuel considera la idea del socialismo “una bella expresión de la cultura humana” lo cual no es poca cosa en tiempos del Estado Novo de Varguista (Brasil) y del ascenso nazi-fascista en el mundo que, por cierto, será condenado indirectamente por Emmanuel:

“(…) la política del racismo debe ser considerada como un grave error, que ningún pretexto justifica, porque no puede presentar ninguna base seria en sus alegaciones, que apenas encubren el nefasto propósito de la tiranía y el separatismo”.

Es probable que este pasaje sea una referencia indirecta a los nazi-fascistas que estaban llegando al poder, aunque es importante delimitar un campo político en Brasil: el espiritismo debe ser antirracista.

No es de extrañar que Emmanuel haga una defensa radical del pacifismo, aunque con un tono gradualista, condenando cualquier acción violenta como los grupos de exterminio, las milicias, los linchamientos, la tortura e incluso el asesinato de animales. Veamos lo que dice:

“A medida que evoluciones en el sentimiento evangélico, comprenderás que todos los asesinos se oponen al texto sagrado. En el grado de tu conocimiento actual entiendes que sólo los asesinos que matan por perversidad están en contra de la Ley divina. Cuando avancéis más en el camino, perfeccionando el aparato social, no toleraréis al verdugo, y cuando estéis más espiritualizados, viendo en los animales a los hermanos inferiores de vuestra vida, la clase de los cazadores no tendrá razón de ser.”

Si por un lado Emmanuel alaba el socialismo, la lucha antirracista y el pacifismo, en 1940, por otro lado, nuestro jesuita sucumbe al machismo más reaccionario, diciendo que:

“La ideología feminista de los tiempos modernos, sin embargo, con sus diversas banderas políticas y sociales, puede ser un veneno para la mujer inconsciente de sus grandes deberes espirituales sobre la faz de la tierra. Si hay un feminismo legítimo, debería ser el de reeducar a las mujeres para el hogar, nunca para una acción contraproducente fuera de él.”

El lugar de la mujer está en casa, cuidando del hogar y, como mucho, en la casa espírita, ya que Emmanuel elogia a la mujer como médium.

La visión de la salud es avanzada para la época:

“Para el hombre de la tierra, la salud puede significar el perfecto equilibrio de los órganos materiales; para el plano espiritual, sin embargo, la salud es la perfecta armonía del alma, para cuya obtención, muchas veces, se necesita la preciosa contribución de las enfermedades y deficiencias transitorias de la tierra.”

En otras palabras, el espiritismo emmanuelino nos dice que la salud no es la ausencia de enfermedad, sino la armonía interior, la paz en el alma. ¿Hay elementos claramente estoicos en esta concepción? Creo que sí. El estoicismo y el espiritualismo religioso brasileño están en absoluta armonía en varios puntos que, en este espacio, no voy a explorar.

Volviendo al tema de la salud, Emmanuel dirá que “la asistencia farmacéutica del mundo no puede eliminar las causas trascendentales del carácter mórbido de los individuos. El remedio eficaz está en la acción del propio espíritu enfermo”, es decir, hay cosas que los remedios más avanzados no pueden hacer: la transformación moral y vibratoria del enfermo. Y este último aspecto es fundamental para la salud.

Hay investigaciones en el campo de la psicología transpersonal que apuntan en esta dirección, pero el hecho interesante es notar que el espiritismo religioso brasileño, desde el siglo XIX con la homeopatía, buscará formas alternativas de tratamiento que no se limiten a reproducir la alopatía y las fórmulas tradicionales de la medicina. No por casualidad, Emmanuel hablará bien de las benzedeiras (curanderas), algo que sería impensable para el severo y escéptico Kardec.

“Las llamadas “bendiciones”, tan comunes en el ambiente popular, siempre que se emplean en la caridad, son humildes expresiones del paso regenerador, vulgarizadas en las instituciones espíritas de ayuda y asistencia. Jesús nos dio la primera lección en este sentido, imponiendo las manos divinas sobre los enfermos y los que sufren, en lo que fue seguido por los apóstoles del cristianismo primitivo. “Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto” – dijo el apóstol, en la profundidad de sus explicaciones. La práctica del bien puede asumir las más diversas fórmulas. Su esencia, sin embargo, es siempre la misma ante el Señor”.

Las fórmulas del bien son diversas, lo importante es su esencia: curación y bienestar. Este pragmatismo de Emmanuel es interesante, pero eso no significa que sus opiniones sean siempre progresistas o abiertas a la contemporaneidad.

Hay dimensiones “conservadoras” en Emmanuel y no sólo en el tema de las mujeres: está en contra de la eutanasia en cualquiera de sus formas y de la educación sexual en las escuelas donde hay niños.

Dice nuestro jesuita:

“El hombre no tiene derecho a practicar la eutanasia en ningún caso, aunque la misma sea la demostración aparente de una medida benigna”.

“La mejor escuela sigue siendo el hogar, donde la criatura debe recibir las bases del sentimiento y del carácter. Los centros educativos, propiamente del mundo, pueden instruir, pero sólo el instituto de la familia puede educar. (Y) dadas las circunstancias de las posiciones evolutivas, consideramos que los padres son los dueños de la educación sexual de sus hijos, naturalmente indicados para esta tarea, hasta que el orbe posea, en todas partes, las verdaderas escuelas de Jesús”.

Hay muchas otras preguntas en este primer bloque (“Ciencia”), pero he destacado algunas para que luego podamos entrar en el segundo bloque del libro.

Filosofía. En él, Emmanuel reconoce las “poderosas influencias” de las estructuras socioeconómicas sobre la personalidad humana, por lo que la lucha espírita debe implicar la mejora de las “condiciones materiales y morales” de la sociedad. Dicho esto en 1940, es un avance importante contra las concepciones alienantes de una religiosidad íntima, omisa y cerrada en sí misma. Dice Emmanuel:

“El ambiente en el que el alma ha renacido constituye a menudo la prueba expiatoria; con poderosas influencias sobre la personalidad, se hace indispensable que el corazón iluminado coopere en su transformación para el bien, mejorando y elevando las condiciones materiales y morales de todos los que viven en su zona de influencia.”

También es interesante la crítica a la “inmediatez puritana” de quienes quieren llegar al cielo en una sola encarnación. Herculano Pires dirá más tarde algo parecido sobre los que quieren convertirse en ángeles de la noche a la mañana. Emmanuel dice aquí:

“El creyente debe esforzarse al máximo, pero en ningún caso debe alimentar la pretensión de alcanzar una superioridad espiritual completa, de una vez, porque la vida humana es un aprendizaje de luchas purificadoras.”

Hoy en día, ser vegetariano o vegano es chic, pero piensa en 1940, en el siglo pasado, en Brasil, el mentor espiritual de Chico Xavier diciendo que aquí:

“La ingestión de vísceras animales es un error de enormes consecuencias, del que se han derivado numerosos vicios en la alimentación humana. Tal situación es deplorable, incluso porque, si el estado de materialidad de la criatura exige la cooperación de ciertas vitaminas, estos valores nutritivos pueden encontrarse en productos de origen vegetal, sin necesidad absoluta de mataderos y frigoríficos.”

Es, cuando menos, atrevido enfrentarse a la poderosísima industria alimentaria, en pleno régimen del Estado Novo Vargas, y defender el fin de la matanza de animales para el consumo humano.

Pero Emmanuel sorprende aún más al defender la astrología como algo razonable. Ver en la pregunta 140 de “El Consolador”:

¿Influyen igualmente los astros en la vida del hombre?

– Las antiguas afirmaciones astrológicas tienen su razón de ser. El campo magnético y las conjunciones de los planetas influyen en el complejo celular del hombre físico, en su formación orgánica y en su nacimiento en la Tierra; sin embargo, la existencia planetaria es sinónimo de lucha. Si las influencias astrales no favorecen a ciertas criaturas, es urgente que éstas luchen contra los elementos perturbadores, porque, por encima de todas las verdades astrológicas, tenemos el Evangelio, y éste nos enseña que cada uno recibirá por sus obras, estando cada hombre bajo las influencias que merece”.

El Evangelio está por encima de todas las “verdades astrológicas”, pero es una afirmación bastante “moderna” para Emmanuel en 1940. Por otro lado, veta la cartomancia dentro del espiritismo brasileño, tomado como “espiritismo evangélico”.

“La cartomancia puede encajar en los fenómenos psíquicos, pero no en el espiritismo evangélico, donde el cristiano debe cultivar los valores de su mundo íntimo viviendo la fe y el amor en su corazón, procurando servir a Jesús en el santuario de su alma, no teniendo otra voluntad que la de elevarse a su amor por el trabajo y la iluminación de sí mismo, sin preocuparse por los hechos nocivos que han pasado, ni por los hechos que están por venir, en la sugerencia no siempre sincera de los que devastan el mundo oculto.”

En otros momentos, Emmanuel se muestra muy predestinacionalista, algo que recuerda mucho a San Agustín y a Calvino. Por ejemplo, en el instante de la muerte. Dice: “a excepción del suicidio, todos los casos de desencarnación están previamente determinados por las fuerzas espirituales que guían la actividad del hombre en la Tierra.” ¡Todos los casos! Porque “la casualidad, debidamente considerada, no puede entrar en las cogitaciones del discípulo sincero de la verdad evangélica”.

Si todas las muertes no son por azar, sino fruto de una predestinación de las leyes divinas, el suicidio será una afrenta, una afirmación de la libertad contra el destino, una rebelión. Emmanuel dirá:

“De todas las desviaciones de la vida humana el suicidio es, tal vez, la mayor de ellas por su característica de falso heroísmo, de negación absoluta de la ley del amor y de rebelión suprema a la voluntad de Dios, cuya Justicia nunca se ha hecho sentir, con los hombres, sin la Luz de la Misericordia.”

Este cargo hará del espiritismo brasileño un baluarte en la lucha contra el suicidio, participando en programas y campañas de esclarecimiento, haciendo voluntariado en los Centros de Valoración de la Vida (CVV), etc.

Reafirmando su énfasis religioso y místico, Emmanuel dirá que la evolución de todos los espíritus está marcada por dos mecanismos:

  • Por un lado, los sentimientos, los afectos, las cuestiones morales.
  • Por otro, la sabiduría, el conocimiento, la ciencia de las cosas.

¿Cuál de ellos es el principal mecanismo de la evolución?

“El sentimiento y la sabiduría son las dos alas con las que el alma se elevará hacia la perfección infinita. (…) ambos son indispensables para el progreso, siendo justo, sin embargo, considerar la superioridad del primero sobre el segundo, porque la parte intelectual sin la moral puede ofrecer numerosas perspectivas de caída, en la repetición de las experiencias, mientras que el avance moral nunca será excesivo, representando el núcleo más importante de las energías evolutivas.”

En otras palabras, para Emmanuel, vale más un burro moralmente elevado que un gran devasto intelectual y sin ningún sentimiento de compasión o caridad. Esta concepción será fundamental para entender la entrada gradual del espiritismo en las capas populares de las grandes ciudades, aunque esta relación sea siempre tensa a causa del “jerarquismo del asistencialismo”, pero este es un tema para otro momento.

Siendo predestinatario en muchos aspectos, Emmanuel no dará importancia a la propaganda y al marketing en la difusión del espiritismo. Sabe que la “verdad” del espiritismo triunfará natural y espontáneamente. Es una cuestión de tiempo. Dice el mentor:

“La verdad triunfa por sí misma, sin la concurrencia de las frágiles posibilidades humanas. Ningún alma debe buscarla suponiendo que es un elemento indispensable para su victoria. Como su órgano en el planeta, el Espiritismo no necesita de ciertos hombres para consolar e instruir a las criaturas, se entiende que los propios intelectuales del mundo deben buscar espontáneamente, en la fuente del conocimiento doctrinal, el beneficio de su iluminación”.

De forma similar a lo que dijo sobre la ciencia, Emmanuel dice que son los intelectuales los que dependen del espiritismo para “su iluminación” y no el espiritismo necesita de intelectuales y gente famosa para hacer más prosélitos en este mundo.

Es en este segundo bloque del libro que Emmanuel formula la gran inversión del espiritismo brasileño sobre el “filosofismo” de los franceses, diciendo que “la obra definitiva del espiritismo es la edificación de la conciencia profunda en el Evangelio de Jesucristo”, es decir, “sólo la obra de auto-evangelización es firme e imperecedera”. Sólo el esfuerzo individual en el Evangelio de Jesús puede iluminar, engrandecer y redimir el Espíritu, porque, “tras tu edificación con el ejemplo del Maestro, alcanzarás esa verdad que te hará libre.”

Frente a los que defendían una posición laica para el espiritismo en 1940, Emmanuel dirá con toda la fuerza:

“El Espiritismo, sin Evangelio, puede alcanzar las mejores expresiones de nobleza, pero no será más que una actividad destinada a modificarse o a desaparecer, como todos los elementos transitorios del mundo. Y el espírita que no haya cogido su iluminación con Jesucristo podrá ser un científico y un filósofo, con las más altas adquisiciones intelectuales, pero estará sin timón y sin guión en el instante de la inevitable tormenta de la prueba y de la experiencia, porque sólo el sentimiento divino de la fe puede arrancar al hombre de las preocupaciones inferiores de la Tierra a los caminos supremos de los páramos espirituales.”

El jesuita está convencido de que el espiritismo es de matriz evangélica, es la realización de la promesa del Consolador, más aún, está convencido de que sin “el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo” -expresión común al routerismo de la época- no habrá espiritismo, desaparecerá, porque sólo la fe puede “arrebatar” al ser humano a las esferas superiores de la espiritualidad. La fe, y no la razón, es el centro del espiritismo popular brasileño. Y el trabajo evolutivo es siempre personal:

“La palabra del guía es agradable y amistosa, pero el trabajo de iluminación pertenece a cada uno. (…) El alma, aquí o en otro lugar, recibirá siempre según el trabajo de construcción de sí misma. Es el propio Espíritu el que inventa su infierno o crea las bellezas de su cielo”.

Cerrando este segundo bloque, Emmanuel aporta uno de los puntos más polémicos. Jesús como espíritu inmaculado, sin pecado, gobernador del planeta Tierra – ¡Kardec nunca dijo eso! – y un Espíritu puro que no trae en sí las “caídas pasadas” que caracterizan a la especie humana.

Esta teoría de la caída es bíblica, pero también sería defendida por J.B. Roustaing y Pietro Ubaldi. Emmanuel lo canjea, diciendo lo siguiente:

Todas las entidades espirituales encarnadas en el orbe terrestre son Espíritus que se redimen o aprenden en las experiencias humanas, después de las caídas del pasado, con excepción de Jesucristo, fundamento de toda la verdad en este mundo, cuya evolución se produjo en línea recta hacia Dios, y en cuyas manos angélicas descansa el gobierno espiritual del planeta, desde sus comienzos.”

Obsérvese que las tesis centrales del espiritismo religioso brasileño están todas sintetizadas en este libro, “O Consolador”.

Para terminar, el tercer y último bloque del libro, que trata de lo esencial en la visión emmanuelina: la religión. Afirma:

“La religión es el sentimiento divino, cuyas exteriorizaciones son siempre el Amor, en las expresiones más sublimes. Mientras que la Ciencia y la Filosofía operan el trabajo de experimentación y razonamiento, la Religión construye e ilumina los sentimientos. Los primeros están unidos en la sabiduría, el segundo personifica el amor, las dos alas divinas con las que el alma humana penetrará un día en los pórticos sagrados de la espiritualidad.”

No pocas veces Emmanuel critica el catolicismo romano y el literalismo bíblico de los protestantes.

“Los nuevos discípulos del Evangelio deben entender que los dogmas han pasado. Y las religiones literalistas, que las construyeron, siempre lo hicieron simplemente en obediencia a disposiciones políticas, en el gobierno de las masas. Dentro de las nuevas expresiones evolutivas, sin embargo, los espíritas deben evitar las expresiones dogmáticas, entendiendo que la Doctrina es progresiva, rehuyendo cualquier pretensión de infalibilidad, en vista de la insuperable grandeza del Evangelio”.

En otro pasaje, dice que “el catolicismo se ha reducido a una fuerza respetable pero puramente humana, lejos del reino de Jesús” y que corresponde al espiritismo rescatar a este Jesús olvidado. Dice el mentor:

“Moisés trajo la misión de la Justicia; el Evangelio, la insuperable revelación del Amor, y el Espiritismo, en su característica de cristianismo redivivo, trae, a su vez, la sublime tarea de la Verdad. En el centro de las tres revelaciones está Jesucristo, como fundamento de toda luz y toda sabiduría”.

Emmanuel refuerza la concepción kardeciana de que el espiritismo es un eslabón más en la cadena de revelaciones divinas que comienza con los diez mandamientos traídos por el Moisés judío, la buena nueva de Jesús y el Consolador que sería la falange de los Espíritus Santos para dar testimonio de la verdad de las revelaciones judeo-cristianas y ampliar su comprensión, corrigiendo caminos hermenéuticos equivocados.

“El Espiritismo Evangélico es el Consolador prometido por Jesús, que, a través de la voz de los seres redimidos, difunde las luces divinas por toda la Tierra, restableciendo la verdad y levantando el velo que cubre las enseñanzas en su característica de cristianismo redivivo, para que los hombres despierten a la era grandiosa del entendimiento espiritual con Cristo.”

Esto no quiere decir que Emmanuel no reconozca que, fuera de la tradición judeocristiana, la Divinidad ha enviado espíritus luminosos para guiar e iluminar a la humanidad, pero su cristo-centrismo es evidente. Dice:

“Además de las enseñanzas legadas por un Elías o un Jeremías, debemos convenir en que numerosos misioneros del plano superior precedieron a la venida del Cristo, distribuyendo en el mundo el pan espiritual de sus verdades eternas. Un Shakyamuni (Buda), un Confucio, un Sócrates fueron igualmente profetas del Señor, en la gloriosa preparación de sus caminos”.

Como jesuita ejemplar, Emmanuel no podía dejar de recomendar la lectura de la Biblia en familia como un ejercicio espiritual fundamental. Kardec, de hecho, reconoció que el espiritismo nos da una “clave para entender” las Sagradas Escrituras, pero no habría llegado tan lejos. Dice Emmanuel:

“Esta lectura (de la Biblia) es siempre útil, y cuando no produce la paz inmediata, en vista de la heterogeneidad de las condiciones espirituales de los que la escuchan juntos, constituye siempre una fructífera siembra evangélica, extensiva a las entidades del plano invisible, que la asisten, y es lícito esperar más tarde su florecimiento y fructificación.”

Es en este último bloque del libro que Emmanuel tiene una “pelea” con la Federación Espírita Brasileña al insistir en la tesis de que hay “almas gemelas”.

“En el sagrado misterio de la vida, cada corazón posee en el Infinito el alma gemela de la suya, compañera divina para el viaje hacia la gloriosa inmortalidad. Creadas la una para la otra, las almas gemelas se buscan siempre que están separadas. La unión perenne es su aspiración suprema e indefinible. (…) El amor de las almas gemelas, en definitiva, es el que el Espíritu sentirá un día por toda la humanidad”.

Hay una nota a pie de página donde la FEB presenta el argumento contrario de Allan Kardec, pero deja al lector la libertad de aceptar o no esta tesis emmanuelina en el espiritismo.

No es de extrañar que Emmanuel, siguiendo el ejemplo de su médium, defienda el celibato sexual, pero no como una obligación eclesiástica, sino como una libre elección del alma. Afirma:

“Casi siempre, los que en la tierra se hacen eunucos para los reinos del cielo, actúan según los sagrados dispositivos de las misiones redentoras, en las que, mediante el sacrificio y la entrega, redimen a los seres queridos o al alma gemela de los suyos, exiliada en los caminos expiatorios. Numerosos Espíritus reciben permiso de Jesús para este tipo de esfuerzos santificadores, porque, en esta tarea, los que se hacen eunucos, para los reinos del cielo, precipitan los procesos de redención del o de los seres queridos, sumergidos en las pruebas y, a la vez, por su condición de evolucionados, pueden ser más fácilmente transformados, en la Tierra, en instrumentos de la verdad y del bien, resultando de su trabajo en beneficios inestimables para los seres queridos, para la colectividad y para ellos mismos”.

Para terminar esta breve reseña, porque el libro es largo en cuestiones, Emmanuel hace otra inversión en el pensamiento kardeciano al defender el fin de las evocaciones de los espíritus. Las manifestaciones mediúmnicas deben ser espontáneas, siempre. Haciendo coro con lo que dirá su médium: “el teléfono suena de allá para acá”, lo que significa, que no podemos hacer llamadas de acá para allá (el otro mundo). Dice Emmanuel:

De ninguna manera se deben provocar las manifestaciones mediúmnicas, cuya legitimidad reside en sus características de espontaneidad, aún porque el programa espiritual de las sesiones es con los mentores que las guían desde el plano invisible, exigiendo de cada estudioso el mayor porcentaje de su propio esfuerzo en la adquisición del conocimiento, ya que el plano espiritual siempre distribuirá, según las necesidades y méritos de cada uno. Forzar el fenómeno mediúmnico es manchar una fuente de agua pura con el jarrón de las pasiones egoístas de la Tierra, o con su injustificable inquietud. (…) Se puede objetar que Allan Kardec se interesó por la evocación directa, procediendo a realizaciones de esta naturaleza, pero hay que ponderar, en su esfuerzo, la tarea excepcional del Codificador, aliada a necesidades y méritos aún distantes de la esfera de actividad de los aprendices comunes“.

El espiritismo brasileño, en general, adoptará la tesis emmanuelina y abandonará las evocaciones propias del espiritismo kardeciano.

El libro termina hablando de los médiums y de la mediumnidad, reafirmando la relación entre la mediumnidad y la caridad, punto central de diferenciación entre el espiritismo y otras religiones donde se acepta el dinero. Emmanuel afirma.

¿Sería justo aceptar una remuneración económica en el ejercicio de la mediumnidad?

– Cuando un médium decide transformar sus facultades en una fuente de ingresos materiales, sería mejor olvidar sus posibilidades psíquicas y no aventurarse en el delicado terreno de los estudios espirituales. La remuneración económica, al tratar las cuestiones profundas del alma, establece un oficio criminal, del que el médium debe esperar los más dolorosos rescates en el futuro. La mediación no es un oficio del mundo, y los Espíritus que están iluminados en la verdad y la bondad conocen, más que sus hermanos de carne, las necesidades de sus intermediarios.”

En otras palabras, ya que la mediumnidad es un regalo de lo Alto, debemos dar gratis lo que recibimos gratis. Este será un punto neurálgico del espiritismo brasileño.


Intenté hacer aquí los destaques que consideré relevantes en esta obra fundamental de Emmanuel / Chico Xavier para la comprensión del carácter del espiritismo híbrido brasileño.

A la hora de escribir, he intentado mantenerme alejado de los dos extremos: La (1) crítica frívola y sin respeto al contexto y (2) la subordinación ciega y fanática a los contenidos psicográficos.

Espero que mi tarea haya sido satisfactoria.

Por Marcio Sales Saraiva (Brasil). 9 de Diciembre de 2021. Traducido del artículo original publicado en A síntese do espiritismo religioso brasileiro | by Marcio Sales Saraiva | Dec, 2021 | Medium (link)

Traducción de Miguel Ponce para ZonaEspirita.com

Descargas:

Para descargar el libro traducido al español

Escrito por Reproducciones

Reproducciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.


NOTA DE ZONAESPIRITA.COM - Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por sí mismo.

Desde ZonaEspirita.com fomentamos el espíritu crítico con nuestras publicaciones, tanto mediúmnicas como de autores encarnados. No porque esté firmado por “X” espíritu, del médium “Y”, o de cualquier otro autor debe de darse más o menos validez al mensaje. Que en esencia, es ese mensaje / artículo el que debemos de analizar.

También aprovechamos para aclarar que nuestro objetivo no es una mera divulgación de esta filosofía en el sentido de considerarnos o basarnos en fuentes absolutamente fiables, “seguras” o corrientes que deban ser aceptados con una fe ciega (independientemente de su fuerza organizativa o fuente); sino facilitar información que pueda ser de utilidad para su posterior análisis en referencia a esta filosofía.

Apelamos a la sana lectura, análisis y reflexiones del lector, que en último caso es quien debe de tener en cuenta o no el contenido expuesto.

Te anímanos, así mismo, a que compartas con nosotros y los demás lectores de este contenido tu análisis, opinión o reflexiones, que puedes hacer abajo de todo en “Deja un comentario”. Será de utilidad para todos los visitantes que accedan a este contenido poder leer tu comentario al respecto. Gracias!!

Publicado 5 enero, 2022 por Reproducciones en la/s categoría/s "Análisis y comentarios", "Crítica literaria", "Debate", "Opinión personal", "Pensamiento crítico", "Punto de Vista

Deja un comentario