Identidad y Vivencia del Espiritismo (I)

El propósito del Espiritismo es ayudar a ampliar perspectiva existencial y consolar (sí, “caridad” o “consolar” pueden ser conceptos algo ‘demodé’ para algunos “progresistas”, pero los Espíritus los eligieron muy bien).

En el proceso de la comunicación es mucho más relevante nuestra actitud que nuestra aptitud (preparación o acumulación de saberes), porque lo realmente importante es el mensaje y… la (buena) voluntad con la que se hace. Así pues, cuando llame a nuestra puerta la oportunidad de dialogar, tranquilizar y/o esclarecer: deja fluir las ideas, libérate de cualquier guión…

En este sentido más de una vez ocurre que, lo más práctico y natural, no es la precisión técnica en cuanto al uso específico de determinada terminología espírita, sino adaptar el contenido del mensaje a las circunstancias precisas del momento

Ya habrá tiempo para ampliar conceptos y desarrollar/exponer temas doctrinarios; hay circunstancias en que lo primordial (y lo más espírita) no es ser rigurosos, sino abrir una ventana a la esperanza y/o dejar una reflexión de contenido espiritual (genérica) que, más tarde, podemos desarrollar o conceptuar de manera más categórica según el enfoque espírita (claro que esto sólo puede lograrse si superamos el rol adoctrinador que desde el último cuarto de siglo -desafortunadamente- muchos espíritas, adoptamos como modus operandi).

Apoyémonos en el diálogo, facilitemos el mensaje y simplifiquemos conceptos… Se trata de ayudar e inspirar, no de abrumar con un aluvión retórico o exceso de información.

A veces da la incómoda sensación de que a los espíritas les motiva más el convencer/hacer acólitos (o lo que es aún peor: aleccionar),que aquello que realmente es lo que lleva el auténtico sello del Espiritismo: el diálogo esclarecedor sobre la ciencia del espíritu, así como el apoyo incondicional y esperanzador a las personas afectadas por ciertos desafíos de la vida (muertes, problemas laborales/económicos, enfermedad, etc).

El Espiritismo está llamado a ampliar el horizonte del ser y la existencia, amén de esclarecer y consolar a la criatura humana.

➡ El proselitismo y los adoctrinamientos trasnochados y moralistas que se observan en centros, federaciones, incluso entre oradores de prestigio, nunca formaron parte del programa original (por más que la popularidad o la costumbre los normalicen). ⬅

Los buenos Espíritus siempre optarán más por inspirar a aquel que desea ayudar, que a aquel otro que se mueve más por proyección personal o por mero deseo de convencer/aleccionar.

Sólo la autenticidad y coherencia doctrinaria por un lado, y la sensibilidad hacía el prójimo (espírita o no) marcarán el destino final del Espiritismo en cuanto a movimiento humano.

Por Juan Manuel Ruiz González para ZonaEspirita.com

Viernes, 19 de Marzo de 2021

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.