¿Espiritismo Laico y Espiritismo Cristiano-Religioso?

Los espiritistas mayormente están identificados con dos sectores: los espiritistas laicos y los espiritistas cristiano-religiosos.

Es razonable preguntarnos cuántos tipos de espiritismos existen. La contestación es una, existe solo un ESPIRITISMO, sin palabra acompañante, sin apellido.

En la actualidad Brasil es el país donde la filosofía espiritista ha tenido mayor acogida, siendo también el país donde hay más seguidores de la religión católica y donde predomina el enfoque religioso de la Ciencia del Alma.

Asistí, junto a un grupo de hermanos espíritas de nuestra institución, al 5to Congreso Espírita Mundial del Consejo Espírita Internacional (CEI), celebrado en Cartagena, Colombia en el 2007.

En dicho Congreso me percaté de que existían diferencias fundamentales con la definición de “Espiritismo”.

Comenzaron definiendo tres aspectos del Espiritismo: ciencia, filosofía y religión.

Me llamó la atención que la palabra “moral” fue sustituida por la palabra religión.

En otro congreso al que asistí, 20mo Congreso Espírita Panamericano de la Confederación Espírita Panamericana (CEPA), en Puerto Rico, 2008, se disertó sobre el Espiritismo desde la perspectiva científica, filosófica y moral.

Aunque en ambos congresos confraternizamos con hermanos de diferentes países y diferentes enfoques, prevaleció un ánimo de mutuo respeto.

Concluyo que el CEI representa una visión religiosa del Espiritismo y CEPA destaca una visión laica.

Para atemperar los enfoques al objetivo del Espiritismo, que es moralizar al hombre, es importante definir los términos “laico” y “religión”.

La Real Academia Española (RAE), define “laico” como ser independiente y neutral de confesiones religiosas.

Y define “religión” como conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

Etimológicamente la palabra religión viene del verbo latino “religare”, que significa volver a unir, enlazar, relacionar a los hombres con Dios.

Me pregunto, ¿el hombre ha estado en algún momento no relacionado con Dios, estando todas sus leyes en la naturaleza?

¿ES EL ESPIRITISMO UNA RELIGIÓN?

Dice Allan Kardec en el libro ¿Qué es el Espiritismo?:

“El Espiritismo, mejor vulgarizado, ilumina una multitud de cuestiones hasta hoy irresolubles o mal comprendidas. Su carácter es, pues, el de una ciencia y no el de una religión; y la prueba está en que cuenta entre sus adeptos con hombres de todas las creencias, sin que por eso hayan renunciado a sus convicciones; católicos fervientes, que no dejan de practicar todos los deberes de su culto, cuando no son rechazados por la iglesia; protestantes de todas las sectas, israelitas, musulmanes y hasta budistas y brahmánicos”.

¿SE ESTABLECE EN ESTA CITA EL NO AL SECTARISMO Y SÍ A LA NEUTRALIDAD?

Según Kardec: “El Espiritismo es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los espíritus y de sus relaciones con el mundo corporal”.

“El Espiritismo es a la vez una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en las relaciones que pueden establecerse con los espíritus: como doctrina filosófica, comprende todas las consecuencias morales que se desprenden de semejantes relaciones”.

Hago notar que me he topado con algunos escritos que indican “de consecuencias religiosas” en vez “de consecuencias morales”.

¿Y qué palabra es la usada en la versión original, en francés?

Fui testigo de la definición ofrecida por un prominente conferenciante de Brasil, quien dijo que el Espiritismo es la religión que trata de la naturaleza, origen y destino de los espíritus y su relación con el mundo corporal.

Sustituyó la palabra “ciencia” por “religión”. Sabemos que el Espiritismo no tiene dogmas ni rituales, tampoco tiene cultos, santos, rezos, sacramentos, templos, sacerdotes ni jerarquías.

Nos dice Kardec en su discurso de apertura leído en la sesión anual conmemorativa del Día de los Muertos (extraído parcialmente de la Revue Spirite de diciembre de 1868, texto traducido del francés al español por Gustavo N. Martínez y revisado por Marta H. Gazzaniga) lo siguiente:

¿Por qué, entonces, declaramos que el Espiritismo no es una religión?”

“Por la sencilla razón de que no disponemos de una palabra que pueda expresar dos conceptos diferentes, y porque para la opinión general la palabra religión no puede separarse de la palabra culto, que despierta exclusivamente una idea de forma que el Espiritismo no tiene“.

“Si el Espiritismo dijese que es una religión, el público sólo vería en él una nueva edición, una variante, si se quiere, de los principios absolutos en materia de fe, una casta sacerdotal con su cortejo de jerarquías, de ceremonias y privilegios; no lo distinguiría de las ideas de misticismo y de los abusos contra los cuales la opinión pública se levantó tantas veces”.

“Como el Espiritismo no reúne ninguno de los caracteres propios de una religión, en la acepción usual del término, no podía ni debía engalanarse con un título por cuyo valor sería inevitablemente menospreciado. He aquí la razón por la cual decimos, simplemente, que es una doctrina filosófica y moral”.

Si preguntamos hoy a cualquier persona, ¿podrá ésta desvincular el culto, sacerdotes, ceremonias, principios de fe y jerarquías al concepto religión?

El Espiritismo, dentro de sus características, respeta todas las convicciones.

Es neutral, no es antirreligioso.

El Espiritismo admite entre sus adeptos a personas de diferentes religiones, filosofías y creencias.

Reconoce la libertad de conciencia y el libre pensar como un derecho natural, por lo que el sectarismo no tiene cabida.

Dada que la aspiración del Espiritismo de llegar a todos los confines donde hayan espíritus a ser moralizados, según la definición de “laico”, le convierte en una filosofía universalista, desvinculada de todo dogma que impida el desarrollo moral de todos.

Espiritismo es laico por su naturaleza misma y es racionalista, ya que invita a pasar todo por el crisol de la razón.

¿El Espiritismo vino a cristianizar o a moralizar al hombre?

El Espiritismo ve a la figura de Jesús de Nazaret como un hombre, no divino, modelo a emular por sus enseñanzas de justicia amor y caridad, y por su adelanto moral.

El cristianismo, como religión, ha tomado a Jesús de Nazaret como su divino enviado, como su dios.

Se marcan las diferencias en cuanto a cómo se comprende a la figura de Jesús.

Se han escuchado voces espiritistas refiriéndose al divino Jesús, ¿es esto avalado por la enseñanzas de los espíritus superiores dadas a Kardec?

Confío en que pronto no hablemos más de espiritismo laico, de espiritismo científico, de espiritismo kardeciano, ni de espiritismo cristiano-religioso, y sí de ESPIRITISMO, así, sin apellido.

Mientras tanto, les invito a que nos comportemos como buenos espiritistas y respetemos la diversidad de ideas y convicciones dentro y fuera del movimiento espiritista.

Respetemos el ESPIRITISMO.

Por José Colón

Publicado en la revista A la Luz del Espiritismo. Publicación Oficial de la Escuela Espírita Allan Kardec. Puerto Rico. Año 1. Nº2. Enero 2015 https://www.educacionespirita.com/

Escrito por Colaboraciones

Colaboraciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.