mayo 19 2021

Cuando Divulgar es Confundir (Parte 1)

Uno de los mayores problemas que ha afectado (negativamente) al deseo de un mayor alcance, divulgación y calado del Espiritismo, es que los espíritas no hemos sabido hacerlo llegar de manera adecuada; ya sea por los personalismos, por los atavismos culturales y religiosos (de los que, es obvio, no hemos podido desprendernos suficientemente) o por la mitificación/devoción (anestesiante) a determinados lideres…

Todo esto ha contribuido a que, por desidia o comodismo, el maravilloso mensaje espiritual haya quedado entumecido, mermado en su potencial.

▶ En líneas generales, debemos reconocer que no hemos sabido muy bien gestionar el conocimiento espirita ni su legado; y esto se ha visto reflejado en como hemos realizado el proceso de asimilación e información. ◀

Según nuestro parecer y percepción, el mensaje superior ha quedado diluido en sus posibilidades y potencialidad, reducido a la interpretación sincretista residual brasilera (André Luiz y cia) o a la mera arqueología de los científicos y pensadores decimonónicos, por ilustres que merecidamente sean.

No cabe duda de que los espíritas hemos suspendido en epistemología espírita (Epistemología: Parte de la filosofía que estudia los principios, fundamentos, extensión y métodos del conocimiento), o como mucho, hemos aprobado por los pelos…

Ni el neocatolicismo popular exportado de Brasil, ni el cientificismo elitista de otros lugares ha permitido que el mensaje espírita se extienda más allá de determinados (y cerrados) focos culturales.

Así tenemos un Espiritismo, en cuanto a movimiento organizativo, absolutamente autocomplaciente y ‘masturbatorio’, poco empático y escasamente natural… y, por supuesto, totalmente desconectado de la realidad y los desafíos del hombre del siglo XXI.

▶ El molde religioso tuvo su tiempo; pero, ojo, el prejuicio positivista también…(y aún hay mucho de uno y otro dentro del movimiento). ◀ Por esto, el mensaje no conecta con el hombre nuevo ni con la espiritualidad latente del paradigma diferente al que el Espiritismo apunta.

Esto es así, no hay mucho más que decir; sólo reaccionar, salir de nuestra zona de confort y marchar con pasos nuevos. Si nos importa el Espiritismo y somos sensibles a su destino (y a la parte de responsabilidad que nos cabe), debemos hacer las cosas de otra manera.

Para que el Espiritismo sea una referencia expresiva en el mundo y adquiera el papel para el que está destinado, no hay que cambiar las mentes de los neófitos sino de los propios espíritas e instituciones que lo representan…

Por Juan  Manuel Ruiz González para ZonaEspirita.com

Domingo, 16 de Mayo de 2021

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.


NOTA DE ZONAESPIRITA.COM - Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por sí mismo.

Publicado 19 mayo, 2021 por Juanma en la/s categoría/s "Actualidad", "Blog de Juanma", "Opinión personal

Deja un comentario