2ª Entrevista a José Manuel Fernandez del blog EntreEspíritus – 2017

Hace un par de años, le hicimos una primera entrevista a José Manuel Fernandez del blog EntreEspiritus.Community.

Podéis leerla desde este enlace: https://www.zonaespirita.com/cafe-tertulia-de-charla-con-jose-manuel-fernandez/

Acaba de publicar recientemente su nueva novela espírita titulada “¿Quieres ser Médium?” y hemos aprovechamos para hacerle una segunda entrevista para la ocasión. 😉


Zona Espírita: Acabas de publicar tu nuevo libro “¿Quieres ser Médium?” cuéntanos qué podemos encontrar en él.

José Manuel: Se trata de un relato autobiográfico, el de una joven médium que nació en el sur de España allá por los años 80. En verdad, la pregunta del título podría indicar otra cosa, pero no se trata de una manual de mediumnidad ni nada parecido, sino de la historia de Argentea, la protagonista del texto que me cuenta el desarrollo de su vida a través de inspiración.

Desde que era una cría, ella manifestó una fuerte mediumnidad tanto visual como auditiva, llegándose a relacionar con su espíritu protector casi como si fuera su hermano mayor con el que hablaba o jugaba todo el tiempo. Poco después, a los tres años, llegó a sanar a su tía de una fuerte jaqueca posando sus manos sobre su cabeza e incluso, unos meses después en la guardería, también tenía capacidad para bajar la inflamación de un niño que se había llevado un golpe y para hacer desaparecer la fiebre de una de sus amigas.

En el libro, se van contando los hechos más importantes que con relación a su mediumnidad, le van sucediendo a Argentea. Hechos que atañen a su familia, a sus amigos de instituto, a profesores e incluso a su novio, ya en la universidad. Cuando termina su tercer año de la carrera de medicina, ocurre algo importante que afecta a su destino, pero que no puedo contar para no revelar la trama final de la obra.

Zona Espírita: Hace más de un año que editaste tu primer libro traducido al portugués. Háblanos sobre esto ..

José Manuel: Este libro se publicó en Brasil en octubre de 2015 por la editora Petit de São Paulo. Aunque su título original en español es “El hombre que no sabía que había muerto”, se tradujo al portugués como “Morreu e não sabia”.

En aquella época yo estaba pasando unas vacaciones en una casa rural en el Poniente de Granada y de pronto, surgió la inspiración. La imagen de un chico joven se me vino a la cabeza de una forma tan intensa que no pude resistirme durante unas fechas a sentir su influencia y escribir su historia. En ella, João, que es el protagonista principal de la obra, narraba su brusca “desencarnación” con tan solo 17 años de edad, al resultar atropellado por un coche en una populosa ciudad.

Lo que se cuenta en el libro no es más que la descripción de lo que sigue a su muerte física así como los encuentros que tiene con otros seres tanto del plano espiritual como del plano material.

Captura de imagen de su blog

Zona Espírita: ¿Cómo y dónde podemos adquirir tus libros?

José Manuel: Ahora mismo, los 6 libros editados están listos para su descarga gratuita en PDF en español. Se puede acceder fácilmente desde mi página web en la zona “pages”. La dirección es la siguiente: http://www.entreespiritus.community/ .

El séptimo, cuyo título es “Yo conocí a Kardec”, se puede leer por capítulos así como el octavo, “Una vida inacabada”, aunque este último se está editando y se halla incompleto a fin de desarrollar su segunda parte.

Es importante contribuir a la divulgación del Espiritismo en nuestro país, donde las carencias en este sentido son evidentes, pues no existe ni una sola editora espírita excepto la propia de la Federación Espírita Española.

Además de las obras clásicas de Kardec que es por donde hay que empezar, y después del estudio de otros autores como Amalia Soler, Menezes, Flammarion, Cairbar Schutel, Chico Xavier, Divaldo Pereira, Bozzano, Barsanulfo, Delanne, Geley, Herculano o Léon Denis, entre otros, me consta que hay personas muy interesadas en leer lo que en Brasil se conoce como “romances espíritas”, que no dejan de ser obras que también contribuyen a la difusión de nuestra querida Doctrina.

La inmensa mayoría de ellos se hallan en portugués, aunque algunos han sido traducidos al castellano. Esto es lo que yo escribo y esa es mi intención, es decir, contribuir a la divulgación a través de la publicación en Internet de estos libros, especialmente para el lector hispanohablante.

Zona Espírita: ¿Cómo empezaste a escribir tu primera novela espírita? ¿Qué te llevó a decidirte a crear tu blog y empezar a publicar tus escritos? El origen de todo esto.

José Manuel: Soy una persona que suelo caminar una hora casi todos los días, especialmente durante el fin de semana. Tengo la suerte de vivir en una zona desde la que puedo acceder fácilmente a la Naturaleza, lo que me relaja y me aporta la paz necesaria para permanecer receptivo.

Hace ya bastante tiempo que descubrí cómo en esas caminatas, llegaban a mi cabeza mensajes persistentes que me indicaban que debía escribir algo. Como yo ya conocía el Espiritismo, el conjunto de inspiraciones que recibí me invitaban a elaborar mi primer libro espírita. Así, durante al menos dos años, estuve preparando “La historia de Juan”, que es mi primera obra y que no es sino la descripción del encuentro de un joven de 17 años con su ángel guardián y todo el conjunto de enseñanzas que este es capaz de transmitirle.

A lo largo de muchas semanas, tras llegar a casa después de andar, me dedicaba exclusivamente a escribir todo aquello que podía “leer” en mi pensamiento. Junto a este propósito insistente, también interpreté que debía escribir artículos sobre la Doctrina.

Fue así como surgió el proyecto de crear la página de “Entreespiritus”. Más  tarde, una vez que finalicé mi primera obra, ya me di cuenta que no podía parar. Me encontraba cómodo escribiendo, reflejando sobre el papel toda esa cantidad de ideas y argumentos que atravesaban mi mente. Lo cierto es que después de escribir un buen fragmento de una historia, me sentía y me siento enormemente satisfecho, como aquel que nota la felicidad del deber cumplido.

Zona Espírita: ¿Qué ha significado el conocimiento del Espiritismo en tu vida? 

José Manuel: Para mí, conocer el Espiritismo significó un antes y un después.

Me encanta citar al gran psiquiatra vienés Viktor Frankl que increíblemente, sobrevivió al Holocausto en Auschwitz. Tras superar ese drama, así como la pérdida de toda su familia, escribió una obra capital, “El hombre en busca de sentido”. En su famoso libro, concluyó en que había vencido a la muerte en aquel campo de concentración gracias a que le había encontrado un sentido a aquella terrible experiencia.

Recordando sus palabras y desde mi punto de vista, el conocimiento de la Doctrina logró dar un sentido a mi existencia, al hallar en ella tantas y tantas respuestas a todas esas preguntas que desde joven acudían a mi cabeza.

Lo que más adoro del Espiritismo es que da respuestas absolutamente racionales a los grandes enigmas de la vida humana. Por eso fue un flechazo para mí, un amor a primera vista.

Ahora bien, la Doctrina es muy exigente. No se conforma con aportar respuestas, certezas, sino que te pide un cambio profundo: tu transformación moral. Solo así, cuando abandonemos el envoltorio carnal, podremos decir que hemos crecido, avanzado como espíritus. Solo así, nos sentiremos como verdaderos triunfadores de nuestras pruebas y estaremos listos para proseguir con nuestro camino en próximas existencias.

Zona Espírita: En tu opinión, ¿Cómo ves la actualidad de la doctrina espírita en nuestra sociedad contemporánea, -por ejemplo aquí en España-, a rasgos generales? ¿Crees que es suficientemente conocida tal y cómo es realmente? 

José Manuel: Sabemos por nuestra sublime Doctrina que los tiempos no retrogradan, aunque a veces, encerrados en nuestro limitado tiempo y en nuestras circunstancias, tengamos la falsa sensación de que la Humanidad camina hacia atrás.

Hoy, se sigue imponiendo el materialismo frente a la espiritualidad, pero cada vez menos, esa es al menos mi percepción. Tenemos mil y un problemas, económicos, morales, de salud y muchos más, pero la diferencia se halla en que el instinto adormecido de evolución se despereza cada vez más.

Contamos con los retos de siempre, pero nunca hemos visto a tantas personas implicadas en hacer frente a todos esos desafíos, en movilizarse para darle otra perspectiva a la vida, una existencia donde el egoísmo disminuya y el compromiso con el prójimo aumente.

Lo importante no es tanto centrarse en datos concretos negativos, a menudo sacados de contexto, como la tendencia general que se marca, la cual se muestra llena de solidaridad y de avances en humanitarismo.

Cada cual es libre, acorde a su carácter y a las tendencias del pasado, de fijarse en una u otra línea, pero yo, personalmente, no me cambiaría por una sociedad de hace cien, cincuenta o veinticinco años. La famosa frase de “cualquier tiempo pasado fue mejor” es la mejor excusa que encuentran los cobardes y la gente estancada para justificar un cómodo inmovilismo, un estancamiento que una vez desnudos del cuerpo, tendrá unas consecuencias poco agradables.

En cuanto al Espiritismo en España, no creo que nuestro retraso en divulgar la Doctrina sea peor que el de otros países de nuestro entorno. La comparación con su desarrollo en el continente americano parece ridícula, sobre todo con respecto a Brasil, pero cada sociedad tiene lo que sus miembros construyen.

En nuestra patria, nación donde hasta la guerra civil existía un fuerte impulso, se observa en la actualidad una lucha de egos, impropia de un grupo de hombres y mujeres que conocen que este no es el camino. Este es un verdadero problema, porque el conocimiento implica una serie de responsabilidades mayores en la persona con respecto a aquellos que viven sumidos en la “ignorancia”. Pero queda claro que cuanto mayor es la lucha, más grande será el premio.

Aun reconociendo todo lo que se ha hecho, queda un largo trecho por recorrer, una travesía estrechamente vinculada a la superación del egoísmo y a la destrucción del orgullo. Somos inmortales, no podemos caer en la precipitación, pero cada uno, desde su campo de trabajo, habrá de dar cuenta de lo que ha hecho con los talentos recibidos.

Nuevamente, la ley de causas y efectos sopla sobre nuestra conciencia para empujarnos hacia el progreso.

Zona Espírita: Por último, ¿Algún comentario, orientación o consejo que quieras dar a nuestros lectores? 

José Manuel: Simplemente, desear un buen año de trabajo y de avance para todos. Me gustaría insistir en uno de los mensajes fundamentales que Kardec nos legó. El Espiritismo es, sobre todo, una Doctrina de transformación moral.

Como espíritas, no podemos dormirnos pensando que la mera acumulación de conocimientos nos va a salvar de la repetición de curso. Podemos pasar miles de horas en la biblioteca estudiando, pero mucho me temo, que si no aprobamos las prácticas, el orgullo acabará por devorar nuestra voluntad.

Mejor evolucionar por convicción que por el dolor producido por el estancamiento. El libre albedrío es determinante, pero este debe dirigirse hacia el verdadero progreso. Este se resume en dos lemas que conocemos muy bien: ama al prójimo como a ti mismo y no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti. Un abrazo en grata compañía espiritual.

Entrevista realizada a finales de Enero de 2017

Escrito por Zona Espírita

Zona Espírita

Equipo de administración de www.zonaespirita.com

Deja un comentario