馃挕馃攽 Idea-Clave: “Comprobar la identidad de los Esp铆ritus” 馃

Allan Kardec ha escrito:

Un hecho demostrado por la observaci贸n, y confirmado por los propios Esp铆ritus, es que los聽Esp铆ritus inferiores suelen adoptar nombres conocidos y respetados. En ese caso,聽驴qui茅n puede asegurarnos que los que manifiestan haber sido, por ejemplo, S贸crates, Julio C茅sar, Carlomagno, Fenel贸n, Napole贸n, Washington, etc., hayan animado realmente a esos personajes?

Esta duda existe entre algunos seguidores muy fervientes de la doctrina esp铆rita. Ellos admiten la intervenci贸n de los Esp铆ritus y sus manifestacionespero se preguntan de qu茅 modo se puede comprobar su identidad.

(…) Cuando se manifiesta el Esp铆ritu de alguien que hemos conocido personalmente 鈥搖n pariente o un amigo, por ejemplo鈥, sobre todo si ha muerto hace poco tiempo, sucede en general que su lenguaje guarda perfecta relaci贸n con el car谩cter que ten铆a en vidaEse es de por s铆 un indicio de identidad.

Con todo, casi no hay lugar para la duda cuando el Esp铆ritu habla de cosas privadas y recuerda circunstancias de familia que s贸lo su interlocutor conoce. (…) A veces, en esa especie de evocaciones 铆ntimas ocurren cosas sorprendentes, capaces de convencer al m谩s incr茅dulo. El esc茅ptico m谩s endurecido suele quedar aterrorizado ante las revelaciones inesperadas que recibe.

(…) En cuanto a los Esp铆ritus que se engalanan con nombres respetables, pronto se traicionan por su lenguaje y sus m谩ximasQuien dijera ser Fenel贸n, por ejemplo, y ofendiese 鈥揳unque s贸lo accidentalmente鈥 el buen sentido y la moral, con ese solo hecho habr铆a puesto en evidencia la supercher铆a.

Por el contrario, si los pensamientos que manifestara fuesen siempre puros, sin contradicciones y en todo momento a la altura del car谩cter de Fenel贸n, no habr铆a motivos para dudar de su identidad(…) Pero 隆qu茅 importa, en definitiva, que un Esp铆ritu sea realmente o no el de Fenel贸n! Desde el momento en que s贸lo dice cosas buenas y habla como lo habr铆a hecho el propio Fenel贸n, es un Esp铆ritu bueno. El nombre con el cual se da a conocer es indiferente, y con frecuencia no es m谩s que un medio para fijar nuestras ideas.

No sucede lo mismo en las evocaciones 铆ntimas; pero en ellas 鈥揷omo hemos dicho鈥 la identidad se puede obtener mediante pruebas en cierto modo patentes.

Por lo dem谩s, es cierto que la sustituci贸n de los Esp铆ritus puede dar lugar a una multitud de equivocaciones, y que de ella probablemente surjan errores y, muchas veces, mistificaciones.

 Se trata de una dificultad del espiritismo pr谩ctico. No obstante, jam谩s hemos dicho que esta ciencia fuese cosa f谩cilni que pudiera aprenderse jugando. 

馃懇鈥嶐煆 No nos cansaremos de repetir que el espiritismo requiere un estudio asiduo y a menudo muy prolongado.

鉂 Como no podemos provocar los hechos, es preciso aguardar a que se presenten por s铆 mismos, y con frecuencia son causados por las circunstancias menos pensadas鉂

Para el observador atento y paciente los hechos abundan, porque descubre miles de matices caracter铆sticos que para 茅l son como rayos de luz.


Por Allan Kardec. Publicado en “El Libro de los Esp铆ritus” (1857) – Puedes descargar una copia gratuita en PDF desde este enlace:

Escrito por Allan Kardec

Allan Kardec

Allan Kardec. (1804-1869) es el seud贸nimo utilizado por el pedagogo y escritor Hippolyte L茅on Denizard Rivail, considerado el codificador de la doctrina llamada Espiritismo. Nota de ZonaEspirita.com : En este perfil se publican contenidos escritos por 茅l. Las partes subrayadas y resaltadas han sido editadas por la web.

Related Posts

Deja un comentario

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Esta es nuestra pol铆tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci贸n.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error:
A %d blogueros les gusta esto: