marzo 6 2022

💡🔑 Idea-Clave: “Comprobar la identidad de los EspĂ­ritus” 🤔

Allan Kardec ha escrito:

Un hecho demostrado por la observación, y confirmado por los propios Espíritus, es que los Espíritus inferiores suelen adoptar nombres conocidos y respetados. En ese caso, ¿quién puede asegurarnos que los que manifiestan haber sido, por ejemplo, Sócrates, Julio César, Carlomagno, Fenelón, Napoleón, Washington, etc., hayan animado realmente a esos personajes?

Esta duda existe entre algunos seguidores muy fervientes de la doctrina espĂ­rita. Ellos admiten la intervenciĂłn de los EspĂ­ritus y sus manifestacionespero se preguntan de quĂ© modo se puede comprobar su identidad.

(…) Cuando se manifiesta el EspĂ­ritu de alguien que hemos conocido personalmente â€“un pariente o un amigo, por ejemplo–, sobre todo si ha muerto hace poco tiempo, sucede en general que su lenguaje guarda perfecta relaciĂłn con el carácter que tenĂ­a en vidaEse es de por sĂ­ un indicio de identidad.

Con todo, casi no hay lugar para la duda cuando el EspĂ­ritu habla de cosas privadas y recuerda circunstancias de familia que sĂłlo su interlocutor conoce. (…) A veces, en esa especie de evocaciones Ă­ntimas ocurren cosas sorprendentes, capaces de convencer al más incrĂ©dulo. El escĂ©ptico más endurecido suele quedar aterrorizado ante las revelaciones inesperadas que recibe.

(…) En cuanto a los EspĂ­ritus que se engalanan con nombres respetables, pronto se traicionan por su lenguaje y sus máximasQuien dijera ser FenelĂłn, por ejemplo, y ofendiese –aunque sĂłlo accidentalmente– el buen sentido y la moral, con ese solo hecho habrĂ­a puesto en evidencia la supercherĂ­a.

Por el contrario, si los pensamientos que manifestara fuesen siempre puros, sin contradicciones y en todo momento a la altura del carácter de FenelĂłn, no habrĂ­a motivos para dudar de su identidad(…) Pero ¡quĂ© importa, en definitiva, que un EspĂ­ritu sea realmente o no el de FenelĂłn! Desde el momento en que sĂłlo dice cosas buenas y habla como lo habrĂ­a hecho el propio FenelĂłn, es un EspĂ­ritu bueno. El nombre con el cual se da a conocer es indiferente, y con frecuencia no es más que un medio para fijar nuestras ideas.

No sucede lo mismo en las evocaciones Ă­ntimas; pero en ellas –como hemos dicho– la identidad se puede obtener mediante pruebas en cierto modo patentes.

Por lo demás, es cierto que la sustitución de los Espíritus puede dar lugar a una multitud de equivocaciones, y que de ella probablemente surjan errores y, muchas veces, mistificaciones.

 Se trata de una dificultad del espiritismo práctico. No obstante, jamás hemos dicho que esta ciencia fuese cosa fácilni que pudiera aprenderse jugando. 

👩‍🏫 No nos cansaremos de repetir que el espiritismo requiere un estudio asiduo y a menudo muy prolongado.

âť— Como no podemos provocar los hechos, es preciso aguardar a que se presenten por sĂ­ mismos, y con frecuencia son causados por las circunstancias menos pensadasâť—

Para el observador atento y paciente los hechos abundan, porque descubre miles de matices caracterĂ­sticos que para Ă©l son como rayos de luz.


Por Allan Kardec. Publicado en “El Libro de los EspĂ­ritus” (1857) – Puedes descargar una copia gratuita en PDF desde este enlace:

Escrito por Allan Kardec

Allan Kardec

Allan Kardec. (1804-1869) es el seudĂłnimo utilizado por el pedagogo y escritor Hippolyte LĂ©on Denizard Rivail, considerado el codificador de la doctrina llamada Espiritismo. Nota de ZonaEspirita.com : En este perfil se publican contenidos escritos por Ă©l. Las partes subrayadas y resaltadas han sido editadas por la web.


NOTA DE ZONAESPIRITA.COM - Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por sí mismo.

Desde ZonaEspirita.com fomentamos el espíritu crítico con nuestras publicaciones, tanto mediúmnicas como de autores encarnados. No porque esté firmado por “X” espíritu, del médium “Y”, o de cualquier otro autor debe de darse más o menos validez al mensaje. Que en esencia, es ese mensaje / artículo el que debemos de analizar.

También aprovechamos para aclarar que nuestro objetivo no es una mera divulgación de esta filosofía en el sentido de considerarnos o basarnos en fuentes absolutamente fiables, “seguras” o corrientes que deban ser aceptados con una fe ciega (independientemente de su fuerza organizativa o fuente); sino facilitar información que pueda ser de utilidad para su posterior análisis en referencia a esta filosofía.

Apelamos a la sana lectura, análisis y reflexiones del lector, que en último caso es quien debe de tener en cuenta o no el contenido expuesto.

Te anímanos, así mismo, a que compartas con nosotros y los demás lectores de este contenido tu análisis, opinión o reflexiones, que puedes hacer abajo de todo en “Deja un comentario”. Será de utilidad para todos los visitantes que accedan a este contenido poder leer tu comentario al respecto. Gracias!!

Publicado 6 marzo, 2022 por Allan Kardec en la/s categorĂ­a/s "Blog Kardec", "IniciaciĂłn al Espiritismo

Deja un comentario