Navidad Eterna

1176173_194324227439358_2115614400_nEn “Obras póstumas”, Kardec sostiene que la base del edificio social más que la libertad o la igualdad, es la fraternidad, refiriéndose de esa manera al lema de la Revolución Francesa, que se dio cien años antes de la publicación de la obra bajo examen, en la cual el codificador examina con mucha atención los llamados temas sociales o políticos.

La fraternidad, escribió Kardec, está en primera línea: es la base, y sin esa base no pueden existir la igualdad ni la libertad simple. La igualdad, por su vez, transcurre de la fraternidad, y la libertad es una consecuencia de las otras dos.

Lo que Kardec escribió significa, en pocas palabras, que una civilización de verdad exigirá que en ella reine, primero, el sentimiento de fraternidad.

Siendo todos fraternos unos con los otros, la igualdad se dará de manera natural y habrá, por consecuencia, la libertad real, integral y no sólo legal, porque nadie tendrá motivos para temer la acción del prójimo.

¡Brindamos con Kardec y los Buenos Espíritus por fraternidad universal, que es lo mismo que decir, por una Navidad eterna!

Por Juanma para el grupo de Facebook “Córdoba Espírita”

Miércoles 23 de Diciembre de 2015

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Comentario en “Navidad Eterna

Deja un comentario