La cuestión de Dios

Creer o no creer en una fuerza espiritual trascendente es la pregunta siempre hecha que sostiene el debate centenario entre materialistas y espiritualistas.

Pensadores, filósofos y científicos, siempre han estado muy divididos sobre este tema, haciendo valer razonamientos muy elaborados tanto en la demostración de una creencia como en la del ateísmo.

En ambos casos, se trata de establecer la prueba intelectual de la existencia de un Dios que crea todas las cosas o las pruebas de su inexistencia.

Desde los pensadores de la antigüedad griega, hemos hecho muy pocos progresos en esta cuestión que divide a la humanidad en dos, con fenómenos religiosos en segundo plano basados en una creencia impuesta por la tradición en un universo cultural fijo, respondiendo al uso de costumbres inmutables.

En la etapa religiosa, es pura y simple fe, se siente de acuerdo con la gente, y a menudo admitido de hecho, porque fue transmitido a lo largo de las generaciones.

La fe es entonces parte de un ambiente inmutable, en un entorno cultural que no ha variado durante varios siglos.

Hay, sin embargo, personas de religión que, con el tiempo, han cuestionado sus propias creencias, sometiendo todos los dogmas a una nueva reflexión, ya sea para aprobarlos o para contradecirlos.

Referido a la cristiandad, ya los Padres de la Iglesia de los primeros siglos habían cuestionado las epístolas de San Pablo y los cuatro evangelios sinópticos, produciendo el cisma disidente del arianismo, basado en la negación de la divinidad de Jesús.

Más tarde, varios teólogos, como San Agustín o Tomás de Aquino, llevaron a cabo una investigación que finalmente basó con mayor precisión los principios del catolicismo.

Entonces los filósofos a su vez reflexionaron sobre estos principios, y de Kierkegaard a Teilhard de Chardin, muchos de ellos expresaron su propia visión de una creencia en un Dios, más o menos cerca de las teologías religiosas oficiales.

Para algunos de ellos, la idea estaba muy alejada, como en Spinoza con su concepción de un Dios panteísta según el cual el alma humana después de la muerte, se mezcla en un gran todo, un poco como en los principios del budismo. Y luego también se desvela el deísmo arreligioso, como el de Voltaire, quien, tomando la imagen de Descartes, habló de un Dios gran relojero del Universo sin el cual el mundo no habría existido.

Se trata del deísmo haciendo intervenir lo racional y la razón, a diferencia del teísmo (de la teología), que se basa en la fe en una verdad revelada.

Voltaire habla de efectos que no pueden venir de la nada: “Una causa sin efecto es una quimera, un absurdo, así como un efecto sin causa”.

Aquí tenemos una prefiguración de la idea de Dios según el espiritismo, cuando Allan Kardec insistirá en la relación causa-efecto: “Cualquier efecto inteligente tiene una causa inteligente, el poder de la causa está en razón de la grandiosidad del efecto.”

CUANDO SE IMPONE LA FE

“Dios existe, lo encontré”, así, en 1969 André Frossard llamó a su testimonio una experiencia a la vez inasible y manifiesta, afirmando en su otro libro “Dios en cuestión” (1990): “Esta luz que no he visto con los ojos del cuerpo, no es aquella que nos ilumina, era una luz espiritual, es decir, como una luz didáctica y como la incandescencia de la verdad… Desde que lo he vislumbrado, casi podría decir que para mí sólo existe Dios y que el resto es sólo hipótesis… No tengo fe en Dios, lo he encontrado.”

Esta fue la experiencia de André Frossard en 1935 a la edad de veinte años cuando entró en una capilla en busca de un amigo. Tuvo entonces una especie de iluminación repentina, que se presentó en forma de certeza: Dios se impuso a él como una evidencia no reflexionada ni razonada, no, una realidad que no habría sufrido ninguna objeción posible.

De una manera algo similar, Bernard Tapie testificó recientemente su experiencia espiritual, cuando en su juventud a veces tocaba el violín en una iglesia en los suburbios de París: “… un domingo por la mañana, me embargó una emoción, algo que no puedo describir, que me hizo ejecutar como si estuviera en otro lugar, y traté de entender, y me encontré con un sacerdote que era un tipo extraordinario, me dijo: Bernard, has realizado el encuentro… Este encuentro es incomprensible para quien que no cree… Esta fe es la convicción de que existe alguna otra cosa.”

Y en un registro diferente, el anciano presidente François Mitterrand, en sus últimos deseos a los franceses, dijo: “El año próximo será mi sucesor quien os expresará sus deseos, allí donde yo esté, con el corazón lleno de reconocimiento por el pueblo francés que me ha confiado su destino durante tanto tiempo, y lleno de esperanza en vosotros. Creo en las fuerzas del espíritu y no me separaré de vosotros.”

Estos testimonios, entre los más llamativos, a menudo provienen de personalidades con una sensibilidad literaria o artística, y otros han atestiguado un sentimiento indescriptible que les dio la certeza de una trascendencia que los superó, que también fue la experiencia de muchos místicos en la historia.

EL APORTE ESPÍRITA

Más allá de la fe que a veces se impone fuera de todo pensamiento reflexivo, también hay todo un campo de reflexión que hace intervenir a la razón, concerniente a la creación, el diseño inteligente del Universo o la trascendencia de un Dios.

Fue aquí donde el espiritismo estableció una concepción más precisa, evocando las leyes divinas que presiden la existencia del alma, su preexistencia y su vida futura.

Todos los principios del espiritismo están conectados con lo divino, desde el origen de todo espíritu creado “simple e ignorante” hasta su propósito lejano de amor total en el seno de la creación divina, a través de un largo viaje palingenésico en la lenta evolución intelectual y moral del ser.

Esto es lo que Allan Kardec definía como leyes divinas que podrían ser afirmadas por el más allá expresándose a través de la mediumnidad.

Así, todo no responde más que a las leyes universales teniendo una dirección inteligente y amorosa, leyes que contradicen la idea del mero azar que algunos todavía reclaman, pero que no puede satisfacer la razón.

Son estas leyes universales las que se describen y explican en El Libro de los Espíritus, constituyendo los principios de una doctrina sobre la inmortalidad del alma… de acuerdo con la enseñanza dada por los Espíritus Superiores con la ayuda de diversos médiums. (Subtítulo de El Libro de los Espíritus)

LOS GRANDES PRINCIPIOS

El primer principio que enseñaron los Espíritus fue el de la existencia de un Dios afirmado en “Las causas primeras” al comienzo de El Libro de los Espíritus. Las primeras experimentaciones espíritas destacaron la supervivencia del espíritu después de la muerte y su posible manifestación, que sólo podía plantear la cuestión de una fuerza trascendente presidiendo las leyes naturales relativas a la creación y a la evolución.

Detrás de la supervivencia del espíritu estaba necesariamente la cuestión de Dios. Y dado que la palabra de los muertos podía ser recibida a través del canal mediúmnico, también era evidente que los espíritus de los difuntos liberados de la condición material serían más capaces de responder a las grandes preguntas filosóficas, incluyendo la de una fuerza creativa en el origen de todas las cosas.

Y esto es lo que sucedió gracias al trabajo metódico de Allan Kardec, quien, dirigiéndose a los Espíritus más esclarecidos, conocidos como Los Espíritus Superiores, obtuvo respuestas detalladas sobre todas las áreas esenciales de la metafísica: Dios y el Universo; el principio de un impulso espiritual del amor infinito, la fuerza de la creación y el motor de la evolución; las leyes de la evolución, incluida la ley fundamental de la reencarnación; el principio de solidaridad contenido en la relación entre los vivos y los muertos con la noción del guía espiritual; y finalmente la expansión de la vida encarnada a otros mundos habitados en el Universo Infinito.

Y es a través de otra ley divina que todos estos principios han sido promulgados, el de la posible comunicación con los desencarnados gracias a sensibilidades particulares inherentes a las personas llamadas médiums.

Fue a través del estudio de la mediumnidad y su funcionamiento, y por el análisis de los resultados obtenidos, que el fundador del espiritismo puso en evidencia las leyes que, hasta entonces, nunca habían sido realmente aprehendidas.

Por lo tanto, está claro que las leyes universales se han actualizado como un principio inmutable, que han sido confirmadas y reafirmadas en la continuación de la historia espírita, con los sucesores de Allan Kardec y hasta hoy.

También se destacó otro elemento inherente a las leyes naturales y divinas, el de un fluido imponderable, llamado fluido vital o fluido universal, elemento del cual el espíritu extrajo su energía en el mismo momento en que fue creado por un impulso divino.

En este momento inicial, el espíritu naturalmente extrajo del fluido universal los elementos constitutivos de su periespíritu. Así nació al mismo tiempo un espíritu “simple e ignorante” extrayendo la energía necesaria para constituir su envoltura fluídica llamada semimaterial, el periespíritu.

Es un doble etérico que sirve de intermediario entre el espíritu y la materia, un organismo indispensable para la manifestación de un espíritu a través de un médium, indispensable también durante el proceso de la encarnación cuando el Espíritu necesita este intermediario fluídico para animar la materia en el momento de la fecundación y así pulsar la vida.

EL SIGNIFICADO DE UNA SÍNTESIS

A través del acceso al otro mundo, se definieron los principios divinos, habiendo hecho posible determinar el sentido de la evolución universal, al tiempo habiendo encontrado un Dios que ya no era el de una pertenencia religiosa o mística.

El Dios de San Agustín había engendrado una religión fijada sobre sus dogmas; que sintió André Frossard y otros testigos similares, seguía siendo el resultado de una experiencia personal excepcional pero indefinible; en cuanto a Voltaire, en su imagen algo mecanicista del gran relojero del Universo, prefiguraba las leyes de la causalidad puestas en evidencia más tarde por Allan Kardec.

De hecho, desde la antigüedad hasta hoy, hubo una búsqueda de significado, que en todas las épocas planteó la cuestión de una fuerza espiritual en el origen del mundo y de la vida.

Ya la metafísica de Platón fue en sí misma decisiva en varios aspectos, evocando por ejemplo la transmigración de almas o el mundo superior de las ideas en el mito de la cueva.

Al hacer algunas extensiones, uno no está muy lejos de la doctrina espírita, y entonces se puede evocar a su maestro Sócrates, que habló de su daimôn, una especie de inspirador o voz consejera que sugiere las resoluciones correctas a tomar y las cosas que no se pueden hacer. Esto está cerca de la noción del guía espiritual.

En las diversas religiones que más tarde han visto el día, esta noción ha persistido, y se trata de un buen genio, del ángel guardián, o de un antepasado protector.

En la noción de Dios y las leyes universales en el espiritismo, encontramos parcelas de lo que se adivinó en filosofía o religión.

Esto nos indica que existe la intuición fundamental de otra realidad, que fue percibida o presentida por muchos seres humanos a lo largo de la historia. Sin embargo, Dios a menudo ha permanecido esquivo y no perceptible, por lo que era necesario buscarlo y adivinarlo a través de una reflexión más intelectual.

Esto es lo que encontramos a través de los primeros principios espíritas poniendo en evidencia las leyes espirituales universales mucho más precisas y claramente definidas, gracias a la comunicación post mortem, y se podrá igualmente referir a lo que Allan Kardec llamó los atributos de la divinidad (Libro de los Espíritus, capítulo primero).

Escrito por Jacques Peccatte. (Francia)

Publicado en Le Journal Spirite en Español nº123 Abril/Junio 2021. Se puede descargar un ejemplar gratis en PDF desde este enlace: Revista Le Journal Spirite :: CIMA Movimiento Espirita

Escrito por Jacques Peccatte

Jacques Peccatte

Presidente del Cercle Spirite Allan Kardec de Nancy (Francia)
Redactor Jefe de Le Journal Spirite.
Más información en http://www.spiritisme.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.