Homenaje a Jaci Regis

Fallecido el 13 de diciembre de 2010, a la edad de 78 años, Jaci Régis fue una personalidad memorable del espiritismo brasileño.

Conocido por su sentido crítico y polémico, era un hombre sensible y cultivado que se dedicó a promover un espiritismo progresista, libre y sin prejuicios.

Psicólogo clínico de formación freudiana, escribió mucho sobre la sexualidad y sobre la condición de la mujer en el mundo y en la historia; en alegatos a favor de la igualdad de los sexos y la libertad, todo en referencia a los valores contenidos en el espiritismo kardecista.

Los debates contradictorios que promovió se dirigían a los espíritas brasileños tradicionales (los más numerosos) que han caído en concepciones nostálgicas de cierta cristiandad llamada de evangelización, y esto, no solamente sobre temas de sexualidad y de la condición femenina, sino también sobre todos los grandes asuntos de la sociedad en general.

Fiel a la obra de Allan Kardec, Jaci Régis sin embargo, marcó distancia de todo lo que estaba retraducido con un sentido religioso, estimando que era necesario superar ciertas influencias cristianas, guardando siempre un profundo respeto por el personaje de Jesús.

Según Eugenio Lara,(*) predicaba un espiritismo post-cristiano, es decir desconectado de sus conceptos arcaicos y dogmáticos, sin perder de vista, sin embargo, la dimensión moral del pensamiento de Jesús de Nazaret y la dimensión espiritual que nos enseña la ética espírita.

Para ubicar bien al personaje, hay que situarse en el ambiente y la esfera de influencia de un espiritismo específicamente brasileño, marcado por las influencias cristianas y más precisamente católicas.

Es el famoso sincretismo brasileño, término que significa la amalgama de varias formas de pensamiento, según las diversas influencias culturales.

El espiritismo se ha desarrollado principalmente en los medios que eran de tradición católica, y por eso, se le ha dado un carácter religioso, a tal punto que en numerosos medios espíritas es reivindicado como una nueva religión.

En otro plano, y como manifiesta Ademar Chioro dos Reis,(**) “Jaci Régis era políticamente un conservador, un liberal clásico, que no estimaba el socialismo ni la izquierda en general”.

Espírita progresista atípico, Jaci Régis tenía sin embargo una gran proximidad con los espíritas de su entorno entre ellos Eugenio,(*) Ademar,(**) y otros, más bien orientados a la izquierda, es por lo menos lo que pude comprobar cuando los conocí en su ciudad de Santos.

Y fue en esa misma ciudad donde Jaci Régis me hizo descubrir su propia fundación, su centro de asistencia espírita “Lar Veneranda”, que había creado en 1954, construyendo un edificio destinado a un centro de cuidados, una guardería, una escuela y una estructura de asistencia y de albergue para la alfabetización de los padres.

Fue su presidente durante treinta y dos años.

Guardo el recuerdo de un hombre muy abierto, afable y que estaba muy curioso sobre el estado del espiritismo en Francia cuando me encontré con él en 1998, 1999 y 2000.

Me entrevistó dos veces sobre este asunto para su revista Abertura.

Y a mi vez lo interrogué sobre su visión del espiritismo brasileño, comprobando que había militado mucho por un espiritismo renovado y despojado de su carácter religioso y “evangelizador”, según el término empleado por la mayoría de los grupos espíritas brasileños.

Muy cerca de la corriente progresista CEPA, en la mayoría de cuyas conferencias y congresos participó, Jaci Régis había mantenido sin embargo cierta independencia de pensamiento cuyas sutilezas yo no sabría definir…

Por su parte había creado el Instituto Cultural Kardecista de Santos, vinculado con su institución de asistencia social.

Nosotros, los franceses, no siempre comprendemos bien los caracteres distintivos de un espiritismo brasileño diversificado en varias corrientes de pensamiento.

Cuando Jaci Régis habla del rechazo a todo lo que tiene connotación cristiana en el espiritismo, no conservando sino el pensamiento de Allan Kardec bien comprendido y reactualizado, se está en la óptica de que cristiandad es sinónimo de catolicismo con el peso de toda la historia y de todos los dogmas de la religión, dentro de los principios que han influenciado un espiritismo brasileño con el que todos los renovadores están en permanente contradicción con la esperanza de una evolución hacia la modernidad.

En Brasil, lo que está planteado es todo el debate sobre el sentido de la obra de Allan Kardec.

Si se encuentran allí ciertos principios que, por el vocabulario empleado, nos recuerdan la antigua culpabilidad judeo-cristiana (pruebas, expiaciones, resignación), se encuentran igualmente, y sobre todo, las nociones de libre albedrío, igualdad, justicia y emancipación del ser humano.

O bien se insiste en lo que puede parecerse a los viejos valores tradicionales del catolicismo, o bien se insiste en una indispensable reactualización de los principios que se ajusten a la evolución de las ciencias y de las sociedades.

Es esta segunda proposición la que siempre había prevalecido desde la muerte del fundador en la mayoría de los medios espíritas.

Pero, al mismo tiempo, se desarrolló ampliamente en Brasil un espiritismo religioso, y es esta particularidad la que se plantea en las reflexiones de Jaci Régis que escribió entre otras obras Una nueva visión del hombre y del mundo, Los caminos de la libertad, La delicada cuestión del sexo y el amor, La mujer en la dimensión espírita y Comportamiento espírita.

Para delimitar mejor las realidades del espiritismo en el mundo y medir todas sus sutilezas y contradicciones, se puede tomar la medida del espiritismo histórico y actual más allá de nuestras fronteras, quizás para comprender mejor, nosotros en Francia, lo que hace las diferencias, ya que esas influencias religiosas también existen en Europa en ciertas esferas espíritas más o menos inspiradas en los esquemas brasileños.

Y a veces nuestro público ya no se reconoce allí, pues estima que el espiritismo debería ser uno e indivisible.

En efecto, sería tan simple…

Necesitamos pues aclarar las cosas a partir de la sensatez y la razón como decía Allan Kardec.

Así, por nuestra parte, las cosas siempre serán muy claras: el espiritismo debe acompañar al progreso dentro de una visión filosófica que estará siempre en la continuidad de la del fundador, y basada por tanto en la razón, la reflexión y la ética, manteniendo su fórmula por la cual él ya preveía las evoluciones que le sucederían: “El Espiritismo, marchando con el progreso, nunca será desbordado, porque si nuevos descubrimientos le demostraran que está equivocado sobre un punto, se modificaría en ese punto; si una nueva verdad se revela, él la acepta”.

(*) Eugenio Lara: fundador y editor del site Internet PENSE – Pensamento Social Espirita (Pensamiento Social y Espírita) (**) Ademar Chioro dos Reis: médico, profesor universitario, ejerce responsabilidades en diferentes funciones sociales y espíritas

Por Jacques Peccatte – Traducción de Ruth Neumann 

Publicado en la revista Le Journal Spirite en Español. La Revista del Círculo Espírita Allan Kardec de Nancy (Francia). Nº 84. Abril de 2011 Disponemos de este ejemplar en PDF para descarga segura y gratuita desde este link directo ⇒ https://www.zonaespirita.com/libros-gratis/le-journal-spirite-en-espanol-la-revista-del-circulo-espirita-allan-kardec-de-nancy-francia-no-84-abril-de-2011/ (Peso aprox. 2 megas)

Escrito por Jacques Peccatte

Jacques Peccatte

Presidente del Cercle Spirite Allan Kardec de Nancy (Francia)
Redactor Jefe de Le Journal Spirite.
Más información en http://www.spiritisme.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.