El III periodo del Espiritismo

Este artículo está inspirado en la descripción del espíritu Cícero Pereira a propósito de la conferencia que Bezerra de Menezes hizo en el plano espiritual, tras el I Congreso Espírita Brasilero (Goiania, 5-10-1999).

Primera parte: Actitud de amor

Ante un numeroso grupo de destacadas entidades desencarnadas pertenecientes a las filas espíritas, Bezerra de Menezes expone tres períodos claves (de setenta años cada uno) en el desarrollo del movimiento espiritista.

El 1º se inicia con la Fundamentación de las bases donde se asienta la doctrina con la codificación de Kardec, las aportaciones de los pioneros en otros países y finalizaría con la labor de Leon Denis al consolidar el perfil definitivo del Espiritismo en el Congreso Internacional de 1925 en París.

El 2º período de setenta años es el de la consagración, la multiplicación de los centros y Federaciones, así como la proliferación de la literatura subsidiaria (André Luiz, etc), y se cierra con el fin del siglo XX y del milenio.

El 3º período, correspondiente al siglo XXI en el que estamos inmersos (escenario de especial trascendencia por las transformaciones sociales y humanas), es el de la oportunidad de revitalizar los postulados espíritas y un acercamiento más explícito a la sociedad y la cultura, es el de la revisión de planteamientos y la implantación de nuevas estrategias para una mayor dimensionalidad de la doctrina más allá del centro espírita, mediante la renovación moral (individual y organizacional) y la educación…

Bezerra llama a este período como La etapa de la fraternidad. Las entidades adscritas al movimiento planificado por el Espíritu de Verdad ya están organizándose… ahora nos toca a nosotros, porque, más allá de los brillantes discursos, es el período de la ACTITUD.

Es el momento de la evaluación y del compromiso humano más allá de lo institucional.

Bezerra y los guías espirituales del movimiento espiritista proponen para este período grupos espíritas inspirados en la Mansión del Camino y promover el centro espírita de escuela de Espiritismo a Escuela del Espíritu.

Meditemos…

En esta grave pero amorosa conferencia en el mundo espiritual, hace algo más de diez años, el inolvidable “médico de los pobres” nos advertía de nuestro peor enemigo: el orgullo… fácilmente localizado dentro de nuestras filas, enmascarado tras caracteres tendentes a la inflexibilidad y el perfeccionismo, o en aquellas otras expresiones oriundas del autoritarismo y el preconcepto… observemos las señales egóticas fuera (y sobre todo dentro) de nosotros mismos, para, siendo conscientes de ellas, trabajarlas y frenar sus acometidas, que suelen ser fomentadoras del dogmatismo, la jerarquización… o terminan eclosionando en el personalismo y/o la falta de empatía de unos para con otros.

Hoy, más que en ningún otro período, las entidades superiores nos alientan a la auto revisión de nuestro proceder dentro del movimiento espírita, para que podamos renovar actitudes insanas o entorpecedoras.

Tenemos que mejorarnos emocional y humanamente, para a su vez, mejorar las instituciones.., pues solo el aspecto del estudio y la divulgación, en esta hora, ya no son suficientes. Suena el tiempo de las actitudes, y en concreto de todas aquellas conducentes a una auténtica ACTITUD DE AMOR, nos exhorta Bezerra.

Aquellos que contribuyan a las discordias, la intolerancia vanidosa o cualquier forma de fanatismo ególatra, no importa que cargos revistan o la mucha preparación doctrinaria que se les reconozca: no están en la misma nave de los discípulos sencillos y fraternos que siguen la inspiración mayor del Espíritu de Verdad.

Meditemos…

Este Tercer período, es también el tiempo de la coherencia doctrinaria y la renovación de estrategias de acción, apostando por aquellas realmente útiles, integradoras…

Más que buscar nuevos adeptos (en una doctrina que no necesita de la apología) es el tiempo de superarnos a nosotros mismos, pues todos tenemos aspectos que pulir, no nos engañemos, y algunos requieren atención urgente…

Es el tiempo de reforzar nuestros corazones en el olvido de las ofensas, reales o imaginarias, (sobre todo en relación con hermanos de ideología); son los días clave para el encuentro con los demás compañeros del camino, por nuestro bien y por el de la obra que vibra en nuestros corazones; son los días para superar el estrecho límite de las afinidades.

Renovación de actitudes hermanos; actitud de amor por actitudes cerradas de egoísmo o vanidad…

No descuidemos la labor hacia fuera, pero estos días de autocrítica, superación personal y renovación de actitudes, más que preocuparnos por guiar las conciencias ajenas, son sobretodo oportunidad valiosa de la AUTOILUMINACIÓN.

Por Juan Manuel Ruiz González. Publicado originalmente en la web de la Asociación Espírita José Grosso (Córdoba – España) cuya dirección web es Córdoba Espírita (cordobaespirita.blogspot.com)

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.