Definición: El Guía Espiritual

«Guía espiritual» es un término que se usa ampliamente hoy en día.

Solo tiene que escribir estas dos palabras en un motor de búsqueda para darse cuenta de que existen una multitud de sitios web que se ocupan de este tema.

Hay definiciones que a veces son completamente opuestas entre sí, a menudo con una connotación religiosa y mística.

Ángeles guardianes, arcángeles, buenos genios, estrella de la suerte, guía espiritual o espíritu protector, tantos términos específicos de cada religión, de cada movimiento espiritualista, por nombrar una fuerza espiritual amorosa y protectora.

En su libro El Libro de los Espíritus, Allan Kardec dedica un capítulo entero a los espíritus protectores.

Se hicieron numerosas preguntas sobre el tema a los espíritus en una sesión espiritualista y se obtuvieron muchas respuestas, lo que permitió tener una definición precisa y una comprensión del importante papel de estos guías espirituales.

Nunca solo, por lo que todos somos guiados y acompañados por un guía espiritual.

¿Quiénes son estos guías espirituales?

¿Cuál es su papel?

¿De qué manera pueden lograr esta protección?

Preguntas que los espíritus responden directamente a través de la filosofía espiritista y que compartimos con usted.

Según las enseñanzas de los espíritus, los guías espirituales no son seres separados en la creación.

Al igual que nosotros, experimentaron la vida material, en la carne, y se volvieron incorpóreos.

Al unirse a su más allá, pasaron de un estado material a un estado espiritual que no modifica su personalidad o sus sentimientos.

Por lo tanto, son simplemente los espíritus fallecidos quienes han elegido en su otra vida, acompañar a una persona encarnada durante su vida porque tienen la posibilidad de hacerlo.

Así que todos tenemos un guía y este espíritu protector eligió protegernos porque él nos conocía, ya sea en esta vida o en otra.

Puede ser un padre, una madre, un amor, un hijo, un amigo.

No importa qué tipo de relación tengamos con él, una cosa es segura, es el amor lo que lo impulsa a guiarnos.

Como un padre con su hijo, como un amigo con su compañero, el espíritu protector nos sigue en todo momento porque todo continúa después de la muerte.

Las relaciones duran y perduran más allá de la materialidad para tomar una forma diferente pero existente y real.

Su papel es simple y complejo.

Debido a que está en el más allá, sabe lo que elegimos antes de nuestra encarnación en la Tierra, conoce nuestras fortalezas y debilidades, conoce nuestras vidas anteriores, ve lo que nadie más puede ver y nos conoce a nosotros mejor que nadie en la Tierra.

Con este conocimiento, trata de guiarnos para que podamos lograr nuestros objetivos.

Él es el amigo en la sombra que escucha y comprende nuestros pensamientos más íntimos.

Y a pesar de las dificultades inherentes a la vida en la Tierra, con esperanza, determinación y sentimiento, hace todo lo que está en su poder para brindarnos la fuerza que a menudo necesitamos para enfrentar estas dificultades.

El guía espiritual consuela y aconseja a su protegido.

Lo acompaña sutilmente para que mantenga el rumbo durante su encarnación y progrese ante la adversidad.

Aprender a amar y a desarrollar nuestro intelecto son dos áreas de mejora para las cuales vivimos en la Tierra.

Estos son, por tanto, nuestros objetivos absolutos y el guía espiritual está presente para ayudarnos a lograr parte de este progreso lento y difícil pero seguro.

Para hacer esto, el guía nos inspira telepáticamente.

Infunde sus pensamientos, sus consejos, su fuerza y su amor sin nuestro conocimiento, de una manera muy sutil.

También podemos encontrarlo durante nuestras salidas del cuerpo nocturnas, ya que cada noche, nuestro espíritu redescubre el más allá durante unas horas.

Este es el momento en que podemos beneficiarnos de los intercambios y consejos de nuestro guía.

Cuando nos despertamos, no tenemos memoria consciente de ello.

Pero estos intercambios aún permanecen enterrados en nuestro inconsciente, en nuestra mente, y a menudo reaparecen como una idea repentina.

Pensar firmemente en su guía, incluso si no conoce su identidad, favorece estos encuentros nocturnos y, a menudo, le permite encontrar una solución a un problema que es difícil de resolver.

Pero pensar en él regularmente e incluirlo en su vida, hablar con él, aumenta este vínculo telepático existente.

Cuanto más pensamos en él, más le permitimos que nos alcance creando una verdadera conexión espiritual y amorosa.

Es entonces cuando es posible sentir calma, comodidad y fuerza cuando lo pedimos.

La relación con el guía es una verdadera relación de espíritu a espíritu y, como cualquier relación, se construye y se mantiene pensando el uno en el otro regularmente.

Es esta interactividad y reciprocidad la que embellece la relación y la hace más fuerte.

El guía también tiene la posibilidad de manifestarse más directamente a través de sesiones espiritistas utilizando un médium y usted puede en este archivo dedicado al guía espiritual encontrar testimonios de mensajes recibidos dentro de nuestra asociación.

Pero sepa que incluso sin esta manifestación directa, puede mantener el vínculo con su guía de una manera muy simple, pensando en él, pidiéndole su consejo con la certeza de que lo escucha y lo apoya.

Solo será más feliz.

El guía pasa por la vida con nosotros y cuando llega la muerte, al final del túnel, a la luz, se aproxima para recibirnos.

Es el primer Espíritu que descubrimos cuando llegamos a la otra vida.

Viene con los brazos extendidos para darnos la bienvenida, después de un largo viaje agotador y la vista de su rostro desencadena el recuerdo de una vida compartida.

Es reconocido al instante.

Lo que encontramos en muchos testimonios de espíritus que han aparecido en nuestra asociación.

Ahora es el momento de hacer un balance de una vida que acaba de terminar.

El guía vuelve a estar presente, muy atento para ayudarnos a evaluar lo que se ha logrado y lo que queda por lograr.

Lejos de los ángeles y arcángeles creados puros que encontramos en las religiones, lejos de los seres de luz, lejos de los genios, el guía espiritual es un ser humano en el más allá con el que podemos compartir una relación real en la conciencia de su presencia.

Los cinco sentidos del cuerpo están ausentes de esta relación, la comunicación es diferente, pero es la esencia misma de lo que hace que una relación esté realmente presente.

Ser consciente del amor que el guía espiritual tiene por nosotros significa nunca más estar solo en este viaje que es la vida.

Y lo que podría ser más reconfortante, en un mundo donde el sufrimiento y la injusticia son la suerte diaria de muchas personas en la Tierra, y saber que eres apoyado, comprendido, amado y acompañado por un guía frente a la adversidad.

Por Sarah Ounifi

Traducción del francés al español publicada en la edición castellana de Le Journal Spirite. La Revue du Centre Spirite Allan Kardec de Nancy. Julio – Agosto – Septiembre de 2020 http://www.spiritisme.com/le-journal-spirite/

Escrito por Colaboraciones

Colaboraciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.