Juan Manuel Ruiz González ha escrito:

El Espiritismo representa siempre un motor de cambio, de frescura renovadora y vital, y por eso debe hacerse desde el pensamiento filosófico y el pensamiento libre.

Con criterio, pero sin adoctrinamiento… Si no sucumbirá como un sofisma más, o se verá tristemente limitado a núcleos reducidos y cerrados en si mismos (sin la fuerza de comunicar el enorme potencial transformador que dicen representar).

El Espiritismo de expresión católica (que adoctrina sobre los malos espíritus como antes lo hacía sobre los demonios y que ha cambiado el infierno por el Umbral, no puede ir muy lejos más allá de sus círculos afines).

Esta es la ineludible realidad. Podemos seguir como hasta ahora; amodorrados/acomodados en la retórica religiosa circular, venerando a nuestros santones (!) o siguiendo ciegamente, sin criterio ni filtros, a líderes internacionales de presunta infabilidad… pero esto no será expresión natural del verdadero Espiritismo.

¿No nos hemos dado cuenta aún que los espíritas nunca marcharon bajo un guión preestablecido?

La mejor divulgación es la que se extrae del estudio personal de las obras fundamentales, la práctica honesta (espontánea y discreta), y la preservación de la conciencia espírita en uno mismo.

Suena la hora de hablar en el nombre de la razón, de Kardec y de los buenos Espíritus… sin tener que dejar la referencia (moral) a Jesús, cuando toque, ¡pero sí el ir por ahí adoctrinando vía Evangelio!

El Espiritismo que dejará huella transformadora en el proceso educativo humano será el practicado desde la libertad de conciencia y el llamado fraternal de los propios espíritas, pero no será desde el moralismo aleccionador brasileño y, seguramente tampoco, desde la rigidez de pensamiento europea (Es decir: ni las “escuelas de Evangelio” sudamericanas, ni el prejuicio racionalista europeo ayudarán al reconocimiento correcto de lo que es realmente el Espiritismo).

«Cuando la mayoría de espíritas del mundo hablen de Espiritismo, y no de sincretismos culturales (religiosos o cientificistas), este estará preparado para desarrollar de manera plena su identidad y cometido», he leído por ahí…¡y qué razón!

El auténtico sello espírita es la guía interior que nos hace recapacitar y revaluar los pasos dados, para tener la lucidez, valentía y serenidad de rehacer los pasos de manera diferente, y dejar en el camino aquello que, quizá durante un tiempo nos sirvió, pero ya no nos define a nivel personal o no lo vemos como parte de lo que debiera ser Espiritismo.

Algo debe cambiar ya, y todos y cada uno de nosotros debemos ser parte de ese cambio…

Bendiciones y feliz y próspero año nuevo a tod@s.

Juan & Lumen para ZonaEspirita.com a Domingo; 2 de Enero de 2022

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Related Posts

Deja un comentario

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Esta es nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error:
A %d blogueros les gusta esto: