Análisis y comentarios: Psicografía: “La misión del Espiritismo” (Conversación mediúmnica. Espíritu Ramatís)

Contenido mediúmnico a ser analizado:

Pregunta: Conforme dicen los espíritas, el Espiritismo ¿es la doctrina más compatible con la  evolución actual del hombre?  

Ramatís: El Espiritismo es la doctrina más apropiada para la evolución del ciudadano moderno. Sus enseñanzas son accesibles a todos los hombres y se ajusta perfectamente al progreso científico  de los tiempos actuales. Es el Consolador prometido por Jesús. Le cabe la misión de incentivar y  disciplinar la “facultad mediúmnica en todos los seres humanos”, estimulando por medio de las voces  del Más Allá, las luchas por la evolución moral. A través de los médiums, los espíritus sabios,  amorosos y angélicos, enseñan las cosas sublimes del “Espíritu Santo”, conforme a la predicción  evangélica.(1)

Nota (1) “Si me amáis, guardad mis mandamientos; y yo rogaré a mi Padre y El os enviará otro Consolador, para que quede  con vosotros eternamente el Espíritu de la Verdad que el mundo no puede recibir, porque no lo ve, ni tampoco lo conoce. En  cuanto a vos lo conoceréis, porque quedará con vosotros y estará en vos. Pero, el Consolador, que es el Santo Espíritu que  mi Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os hará recordar todo lo que os tengo dicho.” (Juan, Cáp. XVI, vs. 15, 16, 17 y 26.) Véase también, el Capítulo “Misión del Espiritismo” de la obra Roteiro de Emmanuel.

Pregunta: También es evidente, que antes de la codificación espírita, los hombres se redimían a  través de otras doctrinas, filosofías y religiones. ¿No es verdad?  

Ramatís: Indudablemente, la mayoría de las almas que forman la humanidad celestial, jamás conocieron el Espiritismo y fueron promovidas por otras doctrinas religiosas, como son el  Hermetismo, Confucionismo, Budismo, Judaísmo, Islamismo, Hinduismo, Catolicismo y otras sectas  reformistas. Además, algunas de esas religiones nunca oyeron hablar de Jesús, el sintetizador de las  enseñanzas de todos sus precursores. Desde el comienzo de la civilización humana, las almas  evolucionaron en forma independiente de cualquier doctrina, sectas o religiones. El camino de la  “salvación” está determinado por la acción en pro del bien y no por la creencia del adepto.

  Pregunta: Considerando que los hombres se salvan por sus obras, antes que por su creencia,  entonces ¿cuál es el papel que le cabe desempeñar al Espiritismo?  

Ramatís: No tengáis la menor de las dudas, que es explicar a los hombres el mecanismo de la  acción y reacción que rige al Universo. El bien será el Bien y el mal será el Mal. Eso, tan sencillo  induce al hombre a que practique las obras buenas.

 Pregunta: Nos podéis decir, ¿cuál es el motivo para que el Espiritismo supere a los demás  movimientos religiosos del siglo?  

Ramatís: El espiritismo es la doctrina más apropiada para la mente moderna, porque no contiene  adornos inútiles, complejidades doctrinarias, posturas fastidiosas o “tabúes” religiosos. Sus  enseñanzas son simples y directas, no cansan a sus discípulos, haciéndoles perder su precioso  tiempo en busca de la Verdad. La hora profética de los “Tiempos Llegados” ya no requiere doctrinas o  religiones subordinadas a símbolos o ritos, supersticiones o alegorías dogmáticas de carácter  especulativo.

 Pregunta: ¿Que atractivo fundamental tiene el Espiritismo, para ser aceptado por el pueblo?  

Ramatís: Es el de generalizar y esclarecer las actividades del mundo oculto para las masas  comunes, en forma de reglas simples y atrayentes, proporcionando la iniciación espiritual a la “luz del  día”, en forma clara y objetiva, sin terminologías dificultosas o lenguaje iniciático, pues tanto aprende  el sabio como el hombre común, el viejo, como la criatura. Sus fundamentos doctrinarios se basan en  la creencia en Dios, la Reencarnación y la Ley del Karma, procesos estos, que señalan el camino del  perfeccionamiento del espíritu inmortal.

 Pregunta: El Espiritismo, ¿no es una doctrina electiva para los occidentales únicamente, es decir,  para un sector de la humanidad?

Ramatís: Las raíces doctrinarias del Espiritismo se introducen en el conocimiento de la filosofía  espiritual de todos los pueblos de la tierra, como son la Reencarnación y la Ley del Karma. Por eso, lo  interpretan fácilmente los chinos, hindúes, árabes, africanos, latinos, germanos, eslavos o sajones. Aun los judíos, tan arraigados a los dogmas y preceptos mosaístas, ingresan en el Espiritismo,  ajustándose a sus prácticas mediúmnicas y objetivos filantrópicos. Además de ser una doctrina  fácilmente asimilable para cualquier tipo de persona, su mensaje se adapta a todos en general,  porque estudia la disciplina de los fenómenos mediúmnicos, que son comunes a todas las razas de la  tierra. La fenomenología mediúmnica es un hecho comprobado por todos los pueblos y civilizaciones  como las de Atlántida, Lemuria, China, Hebraica, Egipto, Persia, Caldea, Cartago, Asiría, Grecia,  Babilonia, India, Germania o Arabia. Lo manifestado se comprueba fácilmente por su historia,  leyendas o folklore, cuyos fenómenos fueron evidenciados hasta en los propósitos guerreros,  inclusive, de los pueblos más primitivos. Los escandinavos, principalmente los “vikingos”, relatan sus encuentros con brujas, sirenas y entidades fascinadoras, que surgían de las misteriosas brumas,  persiguiéndolos durante las noches de luna llena. Las historias musicalmente creadas por Wagner en  sus óperas y piezas sinfónicas, confirman el espíritu de religiosidad y la creencia en el mundo  invisible por parte de los pueblos germánicos y anglo sajones. Rendían sus homenajes a los dioses,  genios y deidades, considerándolos habitantes de un mundo extraño, diferente al habitado por los  hombres. Las leyendas brasileñas también son pródigas en fenómenos mediúmnicos.

 Pregunta: ¿Qué significa la iniciación a la “luz del día”, popularizada por el Espiritismo?  

Ramatís: Antiguamente las iniciaciones espirituales eran secretas y exclusivas de las  agrupaciones esotéricas, cuyas pruebas simbólicas y hasta sacrificiales, servían para controlar el  valor personal y el entendimiento psíquico de los discípulos. Sin embargo, los candidatos debían  poseer cierto desenvolvimiento esotérico y dominio de la voluntad en el mundo profano, para poder  graduarse en las pruebas decisivas. De esa forma, el intercambio con los Maestros o espíritus  desencarnados, solo era permitido a unos pocos adeptos, entrenados en las iniciaciones secretas. Con el advenimiento del Espiritismo se abrieron las puertas de los templos secretos, eliminó la  compleja terminología y el vocabulario simbólico de las prácticas iniciáticas, transfiriendo el  conocimiento espiritual directamente al pueblo a través de reglas y principios lógicos para el progreso  humano. Divulgando el conocimiento milenario de la Ley del Karma y la Reencarnación, demostró a  los hombres su responsabilidad personal en la cosecha de los frutos, buenos o malos que haya  sembrado otrora. Eliminó la absurda idea del infierno que estimulaba virtudes por medio de amenazas  sobre los sufrimientos eternos, pero advirtió, que más se salva el hombre por sus obras que por la  creencia aprendida. Aclaró, que ninguno consigue abolir sus pecados en la hora extrema de la  muerte, por medio de sacerdotes, pastores o maestros ficticios propuestos como procuradores  divinos. El cielo y el infierno son estados inherentes al espíritu, consecuente de su mal o buen vivir sobre la tierra. En verdad, el hombre es el único responsable por su gloria o desdicha. En el siglo XX, el discípulo evolucionó por las pruebas iniciáticas que se le presentan a cada  instante en la vida cotidiana, sin necesidad de recogerse en instituciones, conventos o fraternidades  iniciáticas. El entrenamiento del espíritu debe ejercerse conviviendo en medio de todo el mundo, a  través de los sufrimientos, fracasos, vicisitudes o miserias que se le presenten, cuales lecciones  severas y pedagógicas presentadas por lo Alto, que lo gradúan conforma a su comportamiento. No es  necesario que el hombre se aísle del mundo, en una vida totalmente contemplativa, para poder  alcanzar la sabiduría espiritual, que el mundo ofrece por demás en el trato cotidiano. El discípulo diligente y disciplinado, trabajando espiritualmente en la vida moderna, se promueve a un nivel superior,  si sabe aprovechar cada minuto de su vida, si es obediente a los postulados espiritas y sumiso a los  preceptos evangélicos de Jesús.

 Pregunta: ¿Podríais darnos algunos ejemplos prácticos de esa iniciación a la ‘luz del día’?  

Ramatís: Es evidente que los hombres concurren a las iglesias católicas protestantes, sinagogas  judías, mezquitas musulmanas, pagodas chinas, santuarios hindúes, centros espiritas, “tatwas”  esotéricos, agrupaciones teosóficas, fraternidades Rosa Cruz o terreiros de la Umbanda, buscando el  conocimiento y el confort espiritual para sus almas debilitadas. Pero su perfeccionamiento no se procesa por la adoración de los ídolos, meditaciones esotéricas, interpretaciones iniciáticas,  reuniones doctrinarias o ceremonias cansadoras. En tales momentos, los fieles, creyentes, adeptos,  discípulos, o simpatizantes, sólo aprenden las reglas y procedimientos que tendrán que aplicar en el  mundo profano. Los templos religiosos, las agrupaciones teosóficas, cofradías iniciáticas,  instituciones espiritas o tiendas de Umbanda, tienen cierta semejanza con las agencias de  informaciones, que ofrecen el programa de las actividades espirituales recomendadas por lo Alto y  conforme a las preferencias de determinados grupos humanos. Las prácticas a la “luz del día” gradúan a los discípulos en forma imprevista porque las ejercen  bajo la espontaneidad de la vida en común. Aquí el discípulo es probado en la virtud de la paciencia  por la demora de los cajeros, al servicio del comercio, o por la reacción colérica del guarda del  ómnibus; allí se prueba la tolerancia por la descortesía del egoísta que se antepone en la fila de  espera, o por la intransigencia de los agentes que dirigen el tráfico en las populosas ciudades; acullá,  por la renuncia y el perdón después de haber sido explotado por el vendedor, insultado por el  conductor del taxi o perjudicado por el robo del empleado. Así, en el transcurso de vuestras actividades humanas, sois enfrentados con los graves  problemas, exponiendo vuestra meritoria ejercitación de paciencia, bondad, tolerancia, humildad, renuncia o generosidad. Os ha de herir la calumnia del vecino malintencionado, el mal trato del patrón o seréis explotados por el mejor de los amigos. El Espiritismo, por lo tanto, con su doctrina racional y electiva a la mentalidad moderna, puede enseñarnos la mejor compostura espiritual en los momentos  de esas pruebas iniciáticas a la “luz del día”, sin complejidades, misterios o secretos. Es tan simple como la propia vida, pues en medio de la agitación neurótica o lucha desesperada para poder vivir, el  hombre del siglo XX aprende los programas salvadores, elaborados en el interior de los templos  religiosos o instituciones espiritualistas, para después ejercerlos en las actividades de la vida  cotidiana.

 Pregunta: Muchos espíritas dicen que el Espiritismo debe predominar en el aspecto científico y no  religioso, como lo hacen los pregonadores evangélicos. Además, refuerzan sus decires por las  palabras que Allan Kardec, que dicen: “El Espiritismo será científico o no sobrevivirá.” ¿Qué nos  podéis aclarar?  

Ramatís: El Espiritismo filosófico y científico puede satisfacer la exigencia especulativa del  intelecto, pero el Evangelio, es el único que ilumina el corazón de los hombres. Recordemos, que a  pesar del cuidado y la atención que merece la contextura de la lamparilla eléctrica, nada puede hacer  sola, sino recibe la energía que proviene de la usina. Por eso, Allan Kardec fundamentó la codificación espirita en la moral evangélica, pues estaba  seguro que los resultados científicos pueden convencer al hombre de su inmortalidad, pero el  Evangelio es el único capaz de convertirlo para las condiciones de la línea espiritual superior. La  misión del Espiritismo no consiste solamente en comprobar la vida inmortal, también le cabe consolar  al espíritu, dándole luz en la lamparilla de la conciencia, para después seguir iluminando al mundo.

 Pregunta: Naturalmente, esos espíritas, mencionados anteriormente, temen una vulgarización del  Espiritismo a semejanza de lo sucedido con la pureza iniciática del Cristianismo, desvirtuado por la  pompa del Catolicismo e infantilizado por los dogmas bíblicos, ¿no es verdad?  

Ramatís: Considerando que el Espiritismo codificado por Allan Kardec no admite imágenes, culto  material, simbolismos cabalísticos, insignias u organizaciones jerárquicas, es natural, que su mensaje espiritual no será pregonado por sectarismos religiosos ni desfigurado por los ceremoniales del  mundo. No pide templos apropiados para la adoración estandarizada con la Divinidad, pero admite la  reunión evangélica en el hogar o el lugar elegido, bajo la recomendación del Maestro, que dijo así:  “Donde estuvieren dos o más reunidos en mi nombre, allí estaré yo en espíritu.”  Desde que la ciencia es sinónimo de investigación y exactitud, el Espiritismo es  predominantemente científico, pues además de sus investigaciones y experimentaciones continuas  sobre la vida oculta, se distingue por la exactitud de sus preclaros e insustituible principios, porque no  depende de fórmulas, dogmas o fantasías religiosas. Además, no existen sacerdotes o instructores  intermediarios para interpretar el modo personal de las enseñanzas espiritas, como en el caso de la Biblia, donde centenas de sectas religiosas discuten de modo diferente los mismos versículos.

 Pregunta: Sin embargo, algunos espiritualistas, opinan que el Espiritismo no reveló ninguna  novedad, digna de admiración, pues la Ley del Karma y la Reencarnación, eran postulados milenarios  pertenecientes a las filosofías orientales. ¿Cuál es vuestro parecer?  

Ramatís: Sin lugar a dudas, que el Espiritismo popularizó en forma disciplinada y bastante fácil  para la mente moderna, los conocimientos que anteriormente se elucidaban en la intimidad de los  templos fraternistas y velados por una dificultosa terminología iniciática. Pero, también demostró  aquello que era superfluo e incoherente, además de complejo para interpretar algunos pasajes, que  esas corrientes orientalistas poseían en sus enseñanzas iniciáticas. La codificación espirita se  transformó en una copa de agua cristalina, sin ningún colorante particular que la pueda confundir,  perfectamente accesible a la mentalidad occidental y adversa a los adornos y supersticiones, muy del  agrado oriental. Allan Kardec adoptó el método lógico para sus experimentaciones, y su doctrina brotó  directamente de la observación de los hechos. Los postulados espiritas no es el fruto de las tradiciones, impuesta por cualquier escuela del espiritualismo oriental, pues el codificador no aceptó  ninguna afirmación que no fuera la propia, para definir positivamente sus principios doctrinarios.

 Pregunta: ¿Nos podéis citar alguna cosa, que Kardec haya encontrado incoherente, respecto a  las corrientes espirituales de Oriente?  

Ramatís: Inicialmente, rechazó el dogma de la “metapsicosis”, puesto que los egipcios e hindúes  admitían la transmigración del alma humana para el cuerpo de un animal, como castigo por los  pecados cometidos por el hombre en vidas pasadas. Los sacerdotes enseñaban al pueblo, que el  espíritu encarnaría en la especie, adecuada al tipo de su pecado; el glotón en el puerco, el irascible,  en el toro, el bruto en el elefante, el terco en el asno. Mientras tanto, Allan Kardec rechazó ese postulado, explicando que el espíritu no retrograda, como tampoco admitió la concepción  reencarnacionista del Brahamanismo, con su orgullosa división de castas aristocráticas y  sacerdotales, resaltando sobre la despreciable condición de los desheredados parias. Realmente, el Espiritismo no aportó revelaciones inusitadas en el campo de la Reencarnación y  de la Ley del Karma, expuestos milenariamente por las escuelas orientales; pero Allan Kardec, sólo  aceptó tales enseñanzas o postulados después de someterlos a la unánime y rectora opinión de los  espíritus, que estaban al servicio de la doctrina. Los admitió, obediente a la coherencia de lo Alto y por la sensatez en la solución de los problemas del mundo trascendental, cuando confirmaron el origen de las diferencias entre los seres humanos, la conciencia de existir, el destino, el libre albedrío, el  bien y el mal en la transitoriedad de la vida terrena.

 Pregunta: ¿Qué fundamento tiene el afirmar, que el Espiritismo es una doctrina Universalista?  

Ramatís: Indudablemente, el Espiritismo es una doctrina universalista, porque el motivo principal  para actuar y existir son los acontecimientos derivados de los diferentes problemas del Espíritu  inmortal, es decir, de la entidad universal. Su fundamental motivo es el Espíritu inmortal, sea luz,  energía, llama, centella o ser imponderable e indiscutible a nuestro entendimiento humano, pero  siempre ha de ser el “eslabón” de nuestra conciencia con el Absoluto, el sustentador de la Vida y del  Universo.

 Pregunta: Si el Espiritismo es doctrina universalista, ¿por qué determinados espíritas combaten a  los credos, filosofías o mensajes mediúmnicos, inclusive, hasta nuestras comunicaciones  mediúmnicas?  

Ramatís: Repetimos: El Espiritismo es universalista, pero no le cabe la culpa si muchos espíritas desmienten ese elevado concepto y pierden su precioso tiempo en juzgamientos y agresividad mental  para los demás trabajadores de la espiritualidad.

 Pregunta: Algunos colegas, dicen que tienen necesidad imperiosa de defender los principios del  Espiritismo, a fin de evitar la mezcla o sincretismos religiosos.

 Ramatís: La argumentación es bastante débil, pues lo que es invulnerable a la influencia o  agresión exterior, no necesita defensa alguna. El rosal plantado en cualquier terreno, continuará dando rosas, sin esperar que cambie la modalidad de esa especie floral. Evidentemente, muchos  espiritas reviven en modernas sublimaciones, los dogmas de los viejos credos que agradaron en ésta  o en reencarnaciones pasadas. Revelan en el medio espirita la intolerancia religiosa, el pesimismo y  la mala disposición que tienen hacia las ideas y trabajos ajenos, que ultrapasan las fronteras de sus  convicciones y simpatías. Bajo nuevos aspectos doctrinarios reproducen el vicio de excomunión del  pasado, aunque sean cultos o conscientes del más avanzado programa espiritual. El peligro de  disolución doctrinaría del Espiritismo debido a los conceptos o mezclas extrañas, desaparecerá si los  espiritas estuvieran integrados y convencidos de los postulados doctrinarios, cuyas raíces son  indestructibles. Sólo la convicción absoluta puede afianzar la “fe que transporta las montañas”; sólo la  fe viva, continua y fuerte, puede sustentar a cualquier ideal, esa especie de fe citada, es la que  recomendamos para los espiritas temerosos de una posible confusión.

 Pregunta: ¿El Espiritismo no se contradice en su universalismo al rechazar cualquier  aproximación de credos o postulados espiritualistas?  

Ramatís: Naturalmente, pero nosotros nos estamos refiriendo al universalismo, que es fruto de la  convicción basada en la cultura y en el discernimiento espiritual del hombre, ajenos a los simples  ajustes de credos, principios religiosos, prácticas diversas o variedad de creencias. El Espiritismo es  una doctrina espiritualista, porque está por encima de los conflictos y de las contradicciones religiosas, juzgando las actividades humanas en forma global y beneficiosa. Además, expone el conocimiento oculto de todos los pueblos, sin complejidades, en lenguaje  simple y exceptuado de enigmas alegóricos, y su texto, moral y filosófico puede ser comprendido con  suma facilidad por todos los seres y sin necesidad de herir los postulados ajenos.(2)  Su sentir  universalista está comprobado por el elevado deseo de comprender y servir a todos los seres en  cualquier latitud de la tierra. Por el hecho de no incorporar en sus bases revelaciones o conceptos de otras fuentes espiritualistas, eso no desmiente su verdadero tenor de universalismo. En verdad, se  evita el sincretismo religioso o doctrinario, para no fatigar o crear complejidades a todo cuanto fue  dicho con tanta simplicidad.

Nota (2)  Véase el Capítulo “Misión del Espiritismo” de la obra Roteiro de Emmanuel, dictada a Chico C. Xavier, en Brasil.

 Pregunta: Ante los esfuerzos eclécticos de unir otras religiones, como sucede actualmente al  Catolicismo a través de sus concilios ecuménicos, aun así, ¿el Espiritismo debe considerarse  universalista, aunque se mantenga al margen de tales iniciativas?  

Ramatís: Es misión del Espiritismo conjugar los valores inherentes a la inmortalidad y despertar  en los hombres la simpatía y el respeto hacia todas las creencias e instituciones religiosas del mundo,  encendiendo en el alma de sus prosélitos la llama ardiente en la búsqueda común de la Verdad. Es  mensaje universalista porque valoriza los esfuerzos del ser humano en favor del Bien y de la  comprensión espiritual, en una visión global del conocimiento, sin necesidad de unir credos o sectas  religiosas, en una fusión improductiva que bajaría la cualidad original, en base a la mezcla de  postulados. Universalismo no es un manto confeccionado con un pedazo de cada religión y doctrinas  espiritualistas, es el entendimiento panorámico de las costumbres, temperamentos y sentimientos  religiosos de los hombres, convergiendo hacia un solo objetivo espiritual.

 Pregunta: ¿Qué nos podéis decir sobre el Espiritismo, ante la crítica de ciertos movimientos  espiritualistas orientales, que lo juzgan como una doctrina prematura y hasta peligrosa para las  masas populares?  

Ramatís: Aunque la doctrina espirita divulgue en sus postulados viejas enseñanzas de la  tradicional filosofía espiritualista de oriente, también es cierto que la Teosofía, el Rosa Cruz y algunas  instituciones esotéricas critican desairosamente el Espiritismo y no aconsejan sus prácticas  mediúmnicas. Alegan que el ejercicio de la mediumnidad es un arma de dos filos, que colocan al  médium bajo el peligroso control de los espíritus maléficos del mundo invisible. Como es lógico, el uso de la mediumnidad exige prudencia, estudio y rigurosa elevación moral,  pues las anomalías psíquicas, como las obsesiones, fascinaciones o comunicaciones mediúmnicas  indisciplinadas, son propias de la ignorancia e imprudencia humana. El Espiritismo, además de ser un sistema filosófico disciplinado y de experiencia científica, posee  la garantía moral del Evangelio de Jesús. Lógico y criterioso en sus principios, en cien años de  actividades doctrinarias jamás causó perjuicios directos a los estudiosos y adeptos bien  intencionados. En sus enseñanzas, fácilmente comprensibles y sin objetivos personales, fue  delineado para la emancipación espiritual de la humanidad del siglo XX.

 Pregunta: Se dice que el Espiritismo, no es la Tercera Revelación, tan propalada por los espíritas. ¿Qué opináis al respecto?  

Ramatís: Evidentemente, Antulio, Anfión, Numú, Orfeo, Pitágoras, Lao Tsé, Fo Hi, Zoroastro,  Mahoma, Confucio, Krisnha, Buda y otros mensajeros de lo Alto, también fueron reveladores de la  Verdad Espiritual y portadores de enseñanzas que atendieron las necesidades y costumbres de cada  raza. De sus actividades nacieron creencias, doctrinas, agrupaciones iniciaticas, sectas religiosas y movimientos filosóficos, que aún hoy están esparcidas por el mundo y son ajenas al Espiritismo. La  Tercera Revelación prevista por el Maestro Jesús, tiene especial significado en la hora actual que  vive la humanidad, pues obedece a lo programado dentro del conocido “juicio final” o “los tiempos son  llegados”.

 Pregunta: Esa Tercera Revelación, ¿no corresponderá únicamente al fenómeno de la  mediumnidad, que según decía Jesús: “se derramaría por la carne de los nombres”, en la época  prevista?  

Ramatís: El fenómeno mediúmnico es factor común para todos los seres, sin excepción, es propio  del espíritu humano, por eso existe desde los tiempos que el hombre pisó la tierra. La expansión  mediúmnica no es propiamente la “Tercera Revelación”, pero sí es el Espiritismo en su conjunto  doctrinario al revelar el mundo oculto a todos los seres, y tiene la responsabilidad de investigar y  controlar el desenvolvimiento mediúmnico.(3)

 Nota (3) Aconsejamos la lectura de la excelente obra mediúmnica Seara de los Mediums de Chico C. Xavier, por el espíritu de  Emmanuel, principalmente los capítulos “En la Mediumnidade”, “Forca Mediúmnica”, “Formacao Mediúnica” y “Médiums  Transviados”.  Obra editada por la F.E.B.

Pregunta: ¿Cuáles son las principales características que justifique, que la doctrina espírita sea la “Tercera Revelación”?  

Ramatís: El Espiritismo es la “Tercera Revelación” porque su mensaje mediúmnico proveniente  de lo Alto, tiene la función de transformar radicalmente al espíritu de la humanidad. Su procedimiento se asemeja al de sus antecesores, como sucedió con las dos revelaciones anteriores, la de Moisés y  Jesús. La “Primera Revelación” promulgó los “Diez Mandamientos” a través de la mediumnidad de  Moisés, en el Monte Sinaí; la “Segunda Revelación” codificó el Evangelio por el sacrificio de la vida  del Maestro Jesús. En ambos casos, fueron significativos movimientos de elevado contenido  espiritual, pues además de influir decisivamente sobre la raza hebraica, se hizo extensivo a toda la  humanidad. Examinando detenidamente los mensajes de otros instructores, fuera de los de Moisés y Jesús,  comprobamos que fueron algo personales e intencionalmente dirigidos a los pueblos, razas y seres,  cuyas costumbres y temperamentos estaban ajustados a las enseñanzas de la época. Antulio, el  filósofo de la Paz, predicó entre los Atlantes; Confucio pregonó a los chinos; Orfeo dedicó las  enseñanzas de lo Alto para los griegos; Hermes a los Egipcios; Buda a los asiáticos; Zoroastro a los  persas; Krishna a los hindúes. Mientras que los mensajes de Jesús y Kardec trascendieron la  peculiaridad específica de las razas y fueron divulgados bajo el carácter de universalista, porque  estaban dirigidos a la humanidad entera. Los Diez Mandamientos, el Evangelio y la Codificación Espirita sobrepasaron los preconceptos y,  costumbres racistas de cualquier pueblo, pues sirven de orientación espiritual para todos en general.

 Pregunta: Si había diferencia de costumbres, procedimientos y moral en la época de cada  revelación, ¿por qué motivo debe aplicarse hoy, lo que sólo sirvió para otro tiempo?  

Ramatís; Esas tres revelaciones fundamentales ocurrieron en épocas diferentes y conforme al  entendimiento intelectivo y psicológico de los pueblos. Sin embargo, los preceptos “no hurtarás”, “no  matarás” y “honra a tu padre y a tu madre”, extraído de los Diez Mandamientos de Moisés; los  conceptos, “amarás a tu prójimo como a ti mismo” o “hace a los otros lo que quisieras que te hagan a  ti”, de Jesús, y “fuera del amor y la caridad no hay salvación”, de Allan Kardec, son enseñanzas de  orden universalista, porque además de ser accesible a todos, adoctrinan con sentido moral e  independiente de razas, credos o costumbres. Aunque son mensajes espirituales muy semejantes a los de otros instructores como Buda,  Krisnha o Confucio, se destinan y aplican a todo género humano por estar exceptuados de alegorías,  tradiciones, reglas o costumbres peculiares a pueblo alguno. Ligan el pasado con el futuro, en tres  etapas distintas, pero de acuerdo con la comprensión espiritual en la época de sus revelaciones. Están identificadas por el mismo contenido espiritual de la humanidad, sin exclusivismos racistas o  simbología de iniciados. La verdad es que después de la revelación de los Diez Mandamientos transmitidos por Moisés,  del Evangelio vivido por Jesús y de la Codificación del Espiritismo por Allan Kardec, se produjeron  considerables transformaciones en la humanidad. Son tres revelaciones que se distinguen fundamentalmente en sus respectivas épocas, modificando la moral de los hombres por la liberación gradual de  las pasiones inferiores y por el conocimiento exacto de la Vida Inmortal.

 Pregunta: ¿No podéis aclarar mejor, el sentido mesiánico de la primera revelación?  

Ramatís: Obedeciendo al esquema de progreso espiritual de la humanidad terrena, trazado por  los Maestros Siderales, Moisés transmitió por los Diez Mandamientos la primera revelación; la Ley de  la Justicia: Jesús fue el mensajero de la Ley del Amor a través del Evangelio, y Allan Kardec, el fiel expositor de la Ley del Deber, por medio de la codificación del Espiritismo. La primera revelación a cargo de Moisés fue una severa amenaza para aplacar la ferocidad  humana, advirtiendo a la humanidad de los castigos infernales que deberían afrontar aquellos que se  rebelaran contra los Diez Mandamientos. La humanidad todavía bastante esclavizada a los instintos inferiores, no podía modificarse a través de consejos y sugestiones pacíficas. Por eso, el mensaje severo de Moisés exponía los rigores de la Justicia Divina, advirtiendo a las personas para que  pensaran tranquilamente en los castigos, antes de pecar. Las catástrofes de Babilonia, Sodoma, Gomorra, Herculanum y Pompeya, quedaron ante la historia como civilizaciones castigadas por un Dios, en base a las irregularidades y afrenta de los  hombres a las leyes divinas.

 Pregunta: ¿Cuál es el sentido exacto de la segunda revelación?  

Ramatís: No hay dudas, que cada revelación se identifica con el sentido educativo del espíritu del  hombre y la forma de conducirlo a la realidad de la vida eterna. La primera revelación fue un  imperativo del cielo, a través del temor y la amenaza; la segunda revelación, fue una invitación  celestial, bajo la tónica de la renuncia y el amor: la tercera revelación, el despertar mental para que el  hombre alcance el “edén” construyendo su propio destino. En la segunda revelación por intermedio de Jesús, hizo vibrar fuertemente a los espíritus  encarnados, que en vidas anteriores habían admitido seriamente las reglas de los Diez Mandamientos, de la primera revelación. Jesús comunicó a la humanidad la nueva expresión de la  Divinidad, substituyendo a Jehová, dios irascible, guerrero y vengativo, por la agradable concepción  del Padre Magnánimo, donador de gracias y providencias, que aliviaría a los enfermos, protegería a  los pobres y compensaría las injusticias. Moisés condenó sumariamente a los pecadores y bajo  amenaza de terribles castigos divinos, prohibió los abusos, el paganismo, el orgullo, la envidia, la ira,  la avaricia y la perversidad. Mientras tanto, Jesús trajo la promesa del reino de Dios, con las  esperanzas y los consuelos para todos los seres sufrientes. Su mensaje hablaba a las criaturas que  tenían vicisitudes y padecían injustamente y a los desheredados de los bienes del mundo. Los  discípulos de Jesús eran las víctimas de los crueles, poderosos y egoístas. Resumiendo, Moisés atemorizó señalando los pecados y Jesús consoló valorizando las virtudes. Los espíritus que admitieron la primera revelación de los Diez Mandamientos, más tarde, en nuevas  reencarnaciones, también vibraron intensamente con el mensaje divino y amoroso de Jesús, en su  admirable Evangelio.

 Pregunta: En realidad, ¿cuál es el significado de la Tercera Revelación atribuida al Espiritismo?  

Ramatís: Repetimos: Moisés reveló a la humanidad la Ley de la Justicia, Jesús la Ley del Amor y  Allan Kardec la Ley del Deber. Kardec fue la inteligencia y el buen sentido, codificando el mensaje de emancipación del hombre a través del “conocimiento de sí mismo”. Cada una de esas revelaciones  marca un ciclo o época de amplitud universal en la superficie de la tierra, aunque continúen existiendo  innumerables credos y doctrinas promulgadas por otras revelaciones menores, peculiares al  temperamento, tradiciones y costumbres de ciertos pueblos.

 Pregunta: Nos habéis dicho, que los Cristianos aceptaron con más facilidad la pregonación  evangélica de Jesús, porque en vidas anteriores se habían convertido a los Diez Mandamientos, de la  revelación de Moisés. ¿No es verdad?  

Ramatís: La evolución o ascenso angélico no se hace a saltos, pues los espíritus encarnados se  someten a diversas etapas de graduación espiritual, así como los niños obedecen por la amenaza de  los castigos, y los jóvenes son accesibles a las sugestiones de los más viejos y compenetrados en  sus deberes. Malgrado haber frenado sus instintos por las amenazas de Moisés, los espíritus que vibraron  favorablemente con la revelación de los Diez Mandamientos, un milenio después, se mostraron afines  a la investigación evangélica de Jesús. No tendría lógica, que los sarcásticos, indiferentes y  adversarios a los Diez Mandamientos, aceptasen dócilmente el tierno mensaje del Evangelio de  Jesús, si recusaron anteriormente la revelación de Moisés.

 Pregunta: ¿Por qué los hombres aún se odian y se matan, a pesar de las extraordinarias  revelaciones de Moisés, Jesús y Kardec? ¿No hubo progreso suficiente entre esas tres etapas de la  humanidad?  

Ramatís: Son almas primarias, cuya sensibilidad psíquica aún es deficiente para vibrar a tono con  las enseñanzas de lo Alto. Su gran mayoría todavía predomina en la tierra con su tipo inferior y  reencarnan casi inconscientes de su condición espiritual, pues viven en la superficie bajo los impulsos  instintivos y deseos incontrolables. Además, a medida que los espíritus son promovidos para habitar esferas superiores, son substituidos por nuevas carnadas de almas primarias, tal como sucede en las  escuelas del mundo material, cuando los aprobados en el curso primario pasan al secundario,  dejando esos lugares para nuevos e incipientes estudiantes.(4) Por eso, cuando llega la fase selectiva del “fin de los tiempos” en cada mundo habitado, los  espíritus relapsos o alumnos atrasados, colocados a la “izquierda” del Cristo, son enviados hacia otro mundo de condiciones primarias, para volver a repetir las lecciones, que no quisieron aprobar. También debéis recordar que un buen número de almas, jamás han querido imponerse del mensaje  salvador de las tres revelaciones mencionadas. Moisés prohibió con cierta violencia el uso de las  cosas perjudiciales para el espíritu, mientras que Jesús demostraba la transitoriedad de las glorias del  mundo, invocando el amor, la renuncia, la pobreza, el perdón y el sufrimiento, como condiciones  auspiciosas para la redención del pecado humano y el ingreso del ser en el Paraíso. Finalmente,  Kardec reveló por medio de la codificación espirita las nociones del deber del espíritu para consigo  mismo, encontrando los mejores cooperadores entre aquellos seres que habían obedecido al  mensaje de Moisés y participado en el trabajo evangélico del Cristo-Jesús.

  Nota (4) Es suficiente recordar lo que hizo Hitler y sus secuaces en la última guerra, ahogando, ametrallando y matando judíos  en las cámaras de gas, para comprobar; una vez más, que viven en la tierra, los mismos espíritus del tiempo de Moisés,  cuyos oídos quedaron cerrados ante los mensajes de lo Alto.

Pregunta: ¿Queréis decir, que los espíritus actuales, en su mayoría, son egresados del  Cristianismo?  

Ramatís: La mayor parte de los actuales líderes y trabajadores del Espiritismo, obedecieron a las  normas de los Diez Mandamientos de la primera revelación, frenando los instintos inferiores. Más  tarde, pacificaron las pasiones iniciando el desenvolvimiento de algunas virtudes honrosas bajo la  égida del Evangelio de Jesús. Actualmente, ese conjunto de almas, sensibles a las dos primeras  revelaciones, conviven en el seno del Espiritismo desenvolviendo el autoconocimiento, divulgándole  los preceptos liberadores. Así como procede el jardinero, que debe arrancar las hierbas dañinas para no asfixiar el  desenvolvimiento de las hermosas especies florales, el clima espiritual de la tierra también requiere  de la limpieza de los espíritus malhechores, para favorecer el rápido progreso de las almas bien  intencionadas. Los izquierdistas del Cristo, o “hierbas dañinas”, son los espíritus que no obedecieron a los Diez  Mandamientos de Moisés, no aportaron su ayuda al Evangelio de Jesús, ni tienen en cuenta  seriamente el Espiritismo de Kardec u otros movimientos espiritualistas. Todavía son indiferentes a su propia ventura espiritual, y viven preocupados únicamente con los intereses inferiores y las pasiones  animales. En consecuencia, no se modificaron con las enseñanzas de Moisés, no vibraron con la suave invitación de Jesús, ni se interesaron por los esclarecimientos del Espiritismo sobre sus  obligaciones morales como Espíritu Eterno.

 Pregunta: ¿El Espiritismo podría volverse un eclecticismo religioso?

Ramatís: Es un movimiento de solidaridad fraterna entre todos los hombres. El Espiritismo no es  una doctrina separativista, ni eclecticismo religioso que especula sobre la Vida del Espíritu Inmortal. A  pesar del bien intencionado entusiasmo de algunos espiritas para unificar las diversas sectas  religiosas en el seno de la doctrina, la mezcla heterogénea siempre sacrifica la pureza íntima de la  esencia. La cualidad de ser sustancia espirita, se reduciría por la cantidad o mezcla provenientes de  los ingredientes de otras religiones adversas. El Espiritismo puede ser eclecticismo espiritual, unido en espíritu con las demás religiones o  credos, porque también afirma sus doctrinas y postulados en la realidad inmortal del espíritu. Pero,  sería insensato la mezcla heterogénea de las prácticas, dogmas, principios y composturas  devocionales diferentes entre sí, a fin de formar otro movimiento espiritualista excéntrico. Además, la  doctrina espirita lleva una buena delantera en la preparación del terreno, para el advenimiento del  “Mentalismo” en el próximo milenio, porque está liberado de dogmas, fórmulas, liturgias, idolatrías,  fetiches o sacerdocios, tan comunes en otras actividades religiosas del mundo. Su misión, en fin, es  liberar al hombre y no sujetarlo aún más a las fórmulas y supersticiones del mundo carnal transitorio.

Pregunta: El Espiritismo, como ya sucedió con otras creencias y religiones, ¿no podrá sufrir en el  futuro alteraciones en sus principios iniciáticos?  

Ramatís: Si eso llegara a suceder, ya no sería Espiritismo, podría denominarse de algún  sincretismo religioso o movimiento excéntrico, al margen de la doctrina codificada. Espiritismo puro,  es aquel que se practica bajo la disciplina de sus preceptos doctrinarios originales; cualquier  interferencia o mezcla que le manche la virginidad iniciática, es un desmentido flagrante a la base  codificada por Allan Kardec. Allan Kardec no elaboró las reglas y los postulados fundamentales de la doctrina espírita,  solamente en el transcurso de su última existencia física, en Francia. El dio cuerpo y disciplina a los  principios espirituales que investigó y afirmó en su memoria espiritual, después de tres milenios de  variadas encarnaciones, vividas en diversas latitudes geográficas de vuestro orbe. En el Egipto del faraón Mernephtá, fue Amenofis, estudioso médico del “Libro de los Muertos” y  de los fenómenos del Más Allá; en la India, después de profundizar los conocimientos de los Vedas,  desenvolvió el poder mental, y más tarde se le conoció como el “maestro del silencio”; en Caldea  vivió como Shiranosóstri entre los magos babilónicos y fue poseedor de poderes mediúmnicos  extraordinarios. Grecia lo conoció como elevado hierofante del Templo; vivió en Asiría y en Persia investigando los fenómenos de las fuerzas ocultas de la naturaleza; además, participó de las  ceremonias de los Druidas en las florestas sagradas de la Galia. Kardec revivió en el Espacio toda su  trayectoria iniciática vivida anteriormente en los diversos pasajes terrenos, antes de partir hacia la tierra para ser Hipólito Denizart Rivail, el codificador del Espiritismo. Antes de su existencia en Francia, vivió en Escocia, en una existencia de reposo psíquico en  contacto con el mundo, preparando la síntesis de los conocimientos espirituales para la futura  codificación del Espiritismo. En su alma, todavía vibraban las evocaciones del politeísmo de la  Lemuria, las revelaciones de los genios de la Atlántida, los esfuerzos infatigables de los mentores de la raza adámica, la peregrinación iluminada de Buda y los organizadores del pueblo judío. Convivió  entre los sacerdotes de Egipto, iniciados de la India, de los Vedas, asimilando los fundamentos  hermetistas, las prácticas del Brahamanismo, el proceso de la Ley del Karma y el conocimiento de la  Reencarnación. Más tarde, en el Espacio, peregrinó por las regiones que sirvieron de escenario para  la vida del Sublime Jesús, acompañando conmovido, las investigaciones de los “archivos siderales”(5) las bases evolutivas del Cristianismo. En sus existencias pasadas estaba definido el rumbo de su vida misionera en Francia, habiéndole  trazado los preludios del grandioso plan elaborado por las Altas Esferas, como fue realmente, el  Espiritismo en el siglo XX. La firmeza de intenciones y la tenacidad indomable de Kardec,  garantizaban la divulgación de la doctrina espirita en el momento psicológico de la comprensión  mental del mundo occidental y del intercambio provechoso con el plano invisible. La superioridad de la pedagogía espirita codificada por Kardec, resalta en favor del ascenso  humano, porque sus fundamentos no son el producto de la observación realizada en una sola  existencia humana, sino, que es la síntesis de los principios sublimes, investigados durante varias  existencias.

Nota (5)  Akasa o “Éter Reflector”.

 Pregunta: ¿Podéis extenderos un poco más sobre las diversas vidas terrenas que tuvo Allan  Kardec, cuando investigaba los fundamentos de la codificación del Espiritismo?  

Ramatís: Las raíces del Espiritismo se pierden en los milenios transcurridos, se profundizan en  casi todos los templos iniciáticos de Oriente y en las experiencias espirituales de todos los pueblos. Renaciendo en Francia y en contacto con la fuerza atractiva de los fenómenos del Más Allá, el genial  codificador fue alcanzado por una avalancha de ideas y recuerdos de sus vidas pasadas, que le  hicieron admitir, sin duda alguna, la “Ley de la Reencarnación” y la “Ley del Karma”, como preceptos  de gran contenido familiar para su espíritu. Bajo la influencia de sus evocaciones pasadas, en su retina espiritual se delineaban las pompas  sacerdotales de Rá y Osiris, en el suntuoso culto a los “muertos que sobreviven”; las figuras  imponentes de los Druidas, en el culto del Fuego Sagrado; la ofrenda en medio de la floresta de los  griegos presidiendo los misterios de Eleusis, o de los misterios órficos del alma, sublimándose en las vibraciones de la música celestial. Hermes, Krisnha, Lao Tsé, Fo Hi, Zoroastro, Rama, Buda y el divino Jesús, le influenciaron el  alma poéticamente por algún tiempo, aunque era francés y criado y educado bajo una severa  disciplina científica. Actuaba en su mente sensibilizada el pasado de intensa actividad espiritual, la evocación de sus prolongados pasajes por las instituciones espiritualistas y templos religiosos de  todos los pueblos. Su espíritu, insaciable en la búsqueda de la Verdad, había investigado las diversas fuentes humanas de la revelación espiritual, pero siempre se mostró adverso a las prácticas  excéntricas, fórmulas complicadas o dogmas infantiles. Su bagaje milenario lo constituía un gran  caudal de valores exactos y preciosos, y en su última existencia, en Francia, no fue creyente hasta  los cincuenta años de edad, porque tenía ojeriza a las supersticiones y dogmas de la época: Por eso,  la seguridad doctrinaria del Espiritismo se afirma, principalmente, en las bases milenarias de las  experiencias e investigaciones de un espíritu adulto, que resaltó su realización universalista por la  adopción incondicional del “Código Moral” del Evangelio de Jesús.

 Pregunta: Sin embargo, afirman algunos espiritualistas e iniciados, que el Espiritismo no puede  sobrevivir como doctrina universalista porque le falta el método y la disciplina, propias de la cultura  iniciática de los templos esotéricos. Que se trata de un movimiento popular, que varía conforme a la  versatilidad de las masas, las que no tienen el discernimiento espiritual consciente de los iniciados en  el ambiente profano. ¿Qué decís al respecto?  

Ramatís: Existen épocas apropiadas para la revelación de cada sistema religioso y doctrinario de  comprobada responsabilidad espiritual. Evidentemente, difieren muchísimo entre sí, el tipo de los  mensajes revelados por Moisés, Jesús y el mismo Kardec. La contextura y enseñanza de cada uno  de esos mensajes, varían conforme a la psicología, el entendimiento, las costumbres y la cultura  espiritual de los pueblos de la época, en que se hizo la revelación. Lo alto no acostumbra a violentar la inmadurez espiritual de los hombres en su aprendizaje planetario, pero sí les gradúa las  revelaciones para el Espíritu Inmortal conforme a la capacidad de su asimilación y discernimiento. El  Jehová intransigente y feroz revelado por Moisés hace tres mil años, nada tiene de común con la  ternura del “Padre” amoroso manifestado por Jesús, así como el mensaje espirita de Kardec, no  contiene amenazas con las penas del infierno, pero despierta la conciencia del hombre respecto a  sus obligaciones espirituales y las consecuencias morales a través de la Ley del Karma. De ese  modo, las intervenciones sacerdotales, las gracias y los favores concedidos a última hora a los  pecadores arrepentidos, perdieron fuerza y significado, en base a la enseñanza espirita, que  advierte sobre la responsabilidad personal de cada criatura en la construcción de su propio destino. En consecuencia, el hombre no se gradúa en ciudadano angélico bajo las amenazas de  puniciones eternas. Evoluciona por el estudio, por el servicio caritativo que presta a sus semejantes; y  el propio sufrimiento resulta apenas un proceso de rectificación espiritual, dando estímulos para  alcanzar el tiempo perdido. La principal característica del mensaje espirita es despertar al alma de los hombres para la  interpretación de la Ley Espiritual, que disciplina la formación de la conciencia individual en el seno  del Cosmos. Dios no hace concesiones especiales conmovido por las solicitudes compungidas de sus  hijos, pero le proporciona el camino educativo para el “auto esclarecimiento” y conciencia de su  responsabilidad en la tierra. En el siglo XX, el Espiritismo es la doctrina indicada, que ayuda al ciudadano terreno para  reconocer su responsabilidad espiritual.

 Pregunta: ¿Por qué el Espiritismo no fue codificado mucho antes, a fin de esclarecer a los  hombres y liberarlos con más tiempo de sus culpas pasadas?  

Ramatís: Mientras el hombre común no estaba capacitado para percibir la naturaleza  imponderable del mundo oculto, era justo y muy lógico que los esclarecimientos espirituales se  hicieran por etapas graduales en el interior de los templos iniciáticos, la humanidad tiene un índice  más que suficiente para entender los orígenes y actividades ocultas de la vida inmortal. Por eso, el  Espiritismo es una doctrina de iniciación espiritual a la luz del día, cuyo templo es la naturaleza y el  sacrificio es el corazón del hombre  Apareció en el momento exacto de la madurez científica y  receptividad psíquica del hombre actual, y sus enseñanzas simples y prácticas lo orientan en la trama  de la vida y en el intercambio con las demás criaturas. El escenario abierto del mundo substituye las  tradicionales paredes del templo iniciático; y las prácticas esotéricas de hoy están comprendidas por  la resignación, paciencia, renuncia, bondad, tolerancia y humildad, que deben ejercerse en el hogar,  en las filas, esperando el transporte, en las diversiones, reuniones sociales, en el trabajo, en el  deporte y en los establecimientos educacionales. El Espiritismo en el siglo actual, abrió las compuertas del mundo oculto para todos los ciudadanos  del mundo, sin excepción, pero exige que sus adeptos también abandonen las sandalias empolvadas  del mundo ilusorio en el portal del templo del “Espíritu”.

 Pregunta: ¿Por qué el Espiritismo debe superar a tantas filosofías y doctrinas espiritualistas de  nuestro mundo, cuando ellas también pregonan la “Ley del Karma”, “La Reencarnación” y el  “Autoconocimiento”?  

Ramatís: La mayoría de las doctrinas o filosofías espiritualistas que admiten la Ley del Karma y de la Reencarnación, requieren adeptos, simpatizantes o discípulos, que tengan alguna preparación  superior, a fin de poder compartir las prácticas iniciáticas. Mientras tanto, a pesar de que el  Espiritismo afirmó sus raíces en las elevadas doctrinas de Oriente, hizo lo más importante, que  ninguna otra realizó hasta la fecha, deshizo los tabúes de las iniciaciones ocultas y clarificó las  enseñanzas esotéricas de los símbolos y terminologías complejas, ofreciendo el conocimiento puro  para todos en general.

 Pregunta: Antes del Espiritismo, ¿los antiguos no se comunicaban con los muertos, como lo  hacían los sacerdotes egipcios?  

Ramatís: Sin lugar a dudas, el Espiritismo asienta su base principal en la comunicación con los  espíritus. Pero, nosotros sabemos que esa comunicación siempre existió y es tan vieja como el  mundo. Si el mismo Moisés prohibió el intercambio del pueblo hebreo con los muertos, es porque era  razonablemente posible. Sin embargo, es bueno que sepamos que, sólo después que surgió el Espiritismo, hubo un  cuerpo organizado, un sistema competente, filosófico, religioso y científico, con el interés de  disciplinar y controlar las experiencias con los desencarnados. Entonces, los espíritus comenzaron a  satisfacer las necesidades de los investigadores, y además de dar pruebas sobre la inmortalidad del  alma, les ofrecieron directrices para que el hombre supiera comportarse en el intercambio con los  “fallecidos”. Antes de la codificación espirita, los magos, hechiceros e iniciados mantenían el intercambio con  los desencarnados, pero lo conseguían a través de prácticas absurdas y complejas para conseguir un  breve y confuso contacto con el mundo oculto.(6)

 Nota (6) Véase la llamada al pie de la Pág. 26, capitulo 1, de la obra Mediumnidad de Cura, de Ramatís.

Pregunta: ¿El Espiritismo puede constituirse en una escuela espiritualista de occidente, sin  recelos de ser desmentida en el futuro por parte de la ciencia, ya que ésta cada vez domina más en el  mundo?  

Ramatís: El fenómeno espirita puede fundamentar los postulados de una nueva escuela  espiritualista, porque está suficientemente comprobado en sus manifestaciones. Los fenómenos de materialización y las diversas manifestaciones mediúmnicas de comunicación  entre los vivos y los mal llamados muertos, ya fueron investigados, analizados y determinados por los  afamados hombres de ciencia, contando entre ellos a médicos, filósofos, químicos, escritores y  estudiosos, como fueron Gabriel Delanne, León Denis, Aksakoff, Paul Gibier, William Croockes,  Lombroso, Bozzano, Car Duprel, Gonzáles Soriano, Oliver Lodge, Conan Doyle, Dennis Bradley y  otros que recurrieron a los más avanzados aparatos de laboratorio y de investigaciones técnicas,  concluyendo por afirmar la realidad de los fenómenos mediúmnicos y la lógica de los postulados  espiritas. No importa si los adversarios del Espiritismo alegan que tales científicos fueron ingenuos  cobayos en las manos de hábiles prestidigitadores. Los aparatos de precisión y las máquinas  fotográficas que registraron las experiencias no mienten ni confunden los fenómenos.

 Pregunta: ¿Fuera de las investigaciones científicas, que pruebas puede aportar el Espiritismo  para comprobar la realidad de las comunicaciones mediúmnicas?  

Ramatís: Es la unanimidad de conclusiones filosóficas de la vida sobre el mundo oculto, que los  espíritus han transmitido a través de centenas o millares de médiums, entre los pueblos de las más  diversas razas. Examinando las comunicaciones de los espíritus, comprobamos un perfecto calce en  las descripciones de Kardec y los estados de las almas de su vida en el Más Allá. No existen  desmentidos o contradicciones entre lo dicho por los espíritus ingleses, españoles, portugueses, brasileños o franceses. En la esencia de las comunicaciones, res petando el temperamento, la índole y  las costumbres del comunicante, se observa el mismo contenido de la revelación y la unidad de los  motivos.

 Pregunta: ¿No podéis ofrecer algún ejemplo sobre lo manifestado, es decir, el resultado obtenido  entre los muertos que se comunican en los diversos medios de nuestro mundo?  

Ramatís: Los espíritus buenos y respetuosos, aunque se comuniquen en medio de los pueblos o  razas exóticas, son unánimes al explicar, que no existe el infierno, el purgatorio y el cielo teológico  pintados en los viejos cuadros hebraicos; que los “muertos” sienten en su periespíritu o “involucro”  post mortem las emociones y sensaciones aún dominantes de su vida física; que el hombre sufre en  sus futuras vidas, en la carne, los efectos de las causas que generó en existencias pasadas; que los  espíritus nacen simples e ignorantes, y son puesto en la senda evolutiva de los mundos planetarios,  para adquirir la conciencia de sí mismos y elevarse hasta la angelitud. Todavía agregan, que existe la pluralidad de los mundos habitados, pues “hay muchas moradas en la casa de mi Padre”, por último,  la sobrevivencia de todos los hombres, sin excepción y la ventura para todos los seres.

 Pregunta: Aunque concordamos con vuestras consideraciones, hemos compulsado obras  mediúmnicas de origen inglés y americano, donde discrepan con la Ley de la Reencarnación y  aseguran que los descarnados no retornan nunca más a la tierra. ¿Qué opináis al respecto?  

Ramatís: Realmente, en las obras “Rumbo a las Estrellas”, de Bradley, el espíritu de Johanes,  responde que nada sabía de la reencarnación, mientras que Simpson, en los Estados Unidos,  también alegaba la misma cosa, en las reuniones mediúmnicas de efectos físicos. Cuando el Espiritismo todavía no había conquistado a los hombres del pueblo, sólo era conocido  por los doctos y experimentadores. En base al preconcepto racial del pueblo americano y a las  veleidades de la aristocracia inglesa, el mundo Espiritual tomó recaudos para velarle la realidad sobre  la reencarnación en las comunicaciones con el Más Allá, hasta que la doctrina afirmase sus bases  indestructibles entre el pueblo.

 Pregunta: ¿Qué perjuicio podría provocar, que tanto los ingleses como los americanos,  conocieran la realidad de la reencarnación?  

Ramatís: Aún no convenía estremecer las frágiles raíces del Espiritismo naciente en Inglaterra y  en los Estados Unidos, por la revelación del proceso reencarnatorio y el consecuente obstáculo para  propagar la doctrina incipiente. Es evidente, que el americano no aceptaba, que en una vida futura  tuviera que reencarnar como un negro, como el inglés aristocrático, podría concebir su renacimiento  en la figura de un plebeyo. Los brahamanes pregonaban la reencarnación por castas, porque no podían aceptar la idea de tener que volver a la carne en condiciones inferiores, después de gozar del  privilegio sacerdotal del Brahamanismo. Entonces enseñaban que el paria renacería como paria y el  raja, conforme a su rango.

Pregunta: ¿Qué pruebas se podría presentar, para justificar que la reencarnación no es como la  manifiestan los brahamanes?  

Ramatís: No existe contradicciones en la Creación; todo lo que es visible o invisible para los  sentidos del hombre, se origina de una sola fuente, ¡En Absoluto! Existe una sola esencia en lo íntimo de todos los seres, pues las discordancias exteriores son el fruto de las diversas etapas evolutivas de  los seres en su variedad de manifestación. La discordancia es una ilusión captada por los sentidos  corporales de las criaturas, pero inexistente para la visión panorámica del espíritu. Así como las perlas de un collar están adheridas por el único hilo, los espíritus del Señor están ligados por el único eslabón divino. En consecuencia, Dios no creó castas privilegiadas o desheredadas, sino, que proporciona la  felicidad a todas sus criaturas. El americano niega la reencarnación por no admitir que puede renacer  en un negro despreciado; el inglés opone resistencia ante la posibilidad de regresar a la tierra como  un mísero plebeyo, después de haber sido un orgulloso aristócrata; los brahamanes jamás se  humillarían ante las perspectivas de retornar a la carne en la figura de parias, expulsados del orden  social de la vida. Sin embargo, ninguno de ellos podrá huir de su origen en común con los demás seres, en su  formación de centellas lucíferas emanadas de la misma llama del Creador. Las palabras y sofismas,  jamás destruyen o desmienten la realidad divina de la Creación. Dios no admite privilegios para ninguno de sus hijos.

 Pregunta: Ciertos espíritus opinan que el Espiritismo debe interferir públicamente en la política del  mundo, para depurar las actividades de los responsables. Otros, dicen que la doctrina nada tiene que  ver con la política. ¿Cuál es vuestra opinión?  

Ramatís: No cabe al Espiritismo la misión de crear partidos, sistemas o escuelas que sirvan de  orientación política para los hombres. Su función es desenvolver el amor, la tolerancia, la fraternidad,  la honestidad, la renuncia y el altruismo entre los hombres, influyendo para que las instituciones  humanas se armonicen por la moralización de sus propias partes. Debe conquistar el corazón de los  hombres, pero no debe imponer condiciones partidarias o crear leyes de orden político en el mundo. Tratándose de un movimiento destinado a cobijar en su seno a las criaturas de diversas  opiniones, creencias, color, castas, nacionalidad, cultura o moralidad, jamás podrá aislarse en la  condición de partido político, credo religioso o sistema de casta social. En verdad, y en forma  independiente del Espiritismo, los espíritus influencian continuamente a los hombres, sean  trabajadores, parias o reyes, mendigos o afortunados, sabios o analfabetos, negros o blancos. En consecuencia, los buenos políticos serán asistidos por buenos espíritus, y los malos políticos  son el blanco predilecto de los malhechores y burlones del mundo oculto. No será la doctrina espirita  la que corregirá la inmoralidad de los partidos políticos maquiavélicos, sino, la renovación moral del individuo, que lo distingue y lo transforma como una pieza sana en medio de la organización política,  social, religiosa o educativa donde le tocara actuar.

Espíritu Ramatís. Psicografía del Dr. Hercilio Maes. Publicada en el libro “La Misión del Espiritismo” (Brasil, 1967). Las Notas a pie de página son reproducidas también del libro publicado.

Traducción al castellano de Manuel Valverde para la edición publicada por Editorial Kier de Argentina.

Puedes leer el original en portugués de esta psicografía en este link del libro: A MISSAO DO ESPIRITISMO POR RAMATIS – Baixar PDF de Docero.com.br

FIN DEL CONTENIDO

Nota de Zona Espírita: Acabas de leer una comunicación mediúmnica. Antes de aceptar o rechazar su contenido, te damos las siguientes recomendaciones:

Como en cualquier escrito u obra mediúmnica o supuestamente mediúmnica, recomendamos siempre prudencia a la hora de aceptar o rechazar su contenido. Recuerda: Reflexión y análisis a la luz de la razón y del sentido común.

Desde ZonaEspirita.com fomentamos el espíritu crítico con nuestras publicaciones, tanto mediúmnicas como de autores encarnados. No porque esté firmado por “X” espíritu o del médium “Y” debe de darse más o menos validez al mensaje. Que en esencia, es ese mensaje el que debemos de analizar.

También aprovechamos para aclarar que nuestro objetivo no es una mera divulgación de esta filosofía en el sentido de considerarnos o basarnos en fuentes absolutamente fiables, “seguras” o corrientes que deban ser aceptados con una fe ciega (independientemente de su fuerza organizativa o fuente); sino facilitar información que pueda ser de utilidad para su posterior análisis en referencia a esta filosofía. Apelamos a la sana lectura, análisis y reflexiones del lector, que en último caso es quien debe de tener en cuenta o no el contenido por nosotros expuesto.

Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por si mismo.

Te anímanos, así mismo, a que compartas con nosotros y los demás lectores de este contenido tu análisis, opinión o reflexiones, que puedes hacer abajo de todo en “Deja un comentario”. Será de utilidad para todos los visitantes que accedan a este contenido poder leer tu comentario al respecto. Gracias!!

Para los que sois nuevos en la lectura y análisis de libros mediúmnicos y afines os ponemos unos interesantes enlaces:

Escrito por Zona Espírita

Zona Espírita

Equipo de administración de www.zonaespirita.com

Comentario en “Análisis y comentarios: Psicografía: “La misión del Espiritismo” (Conversación mediúmnica. Espíritu Ramatís)

  1. Pues voy a comentar mi impresión… Al principio del texto parece todo muy sensato, como la segunda pregunta que responde. Pero según va hablando empieza a dar muchos datos no contrastados actualmente por la ciencia, atreviéndose a algunas afirmaciones precipitadas. ¿Lemuria? ¿La Atlántida? ¿Reencarnaciones de Kardec? ¿El espiritismo como superior a otras doctrinas? … No tengo mucho tiempo para un análisis en profundidad, pero en una primera impresión me parece hasta fantasioso. Yo lo clasificaría como sale referenciado en el libro de los médiums de Kardec como un Espíritu Seudo-Sabio… “”Es preciso, pues, distinguir las comunicaciones verdaderamente formales de las falsas formales, y esto no es siempre fácil, porque es a favor de la misma gravedad del lenguaje, ciertos Espíritus presuntuosos o falsos sabios procuran hacer prevalecer las ideas más falsas y los sistemas más absurdos;”” Con esto no me quiero granjear la enemistad de los seguidores de Ramatis, es mi opinión sobre este mensaje. Me gustaría volver en otro momento con más tiempo para un comentario en profundidad. Gracias por permitir este espacio para nuestras reflexiones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.