diciembre 20 2021

La Transcomunicación Instrumental (T.C.I.)

La  comunicación  es  el  intercambio  de  información  entre  dos  interlocutores  que se  influyen  recíprocamente.

La  comunicación  ordinaria  se  produce  a  través  de  los  órganos  sensoriales  en un  entorno  inmediato,  modernamente  ampliada  gracias  a  la  técnica  y  variados dispositivos  inventados  para  el  efecto.

La  comunicación  extra-ordinaria  se  produce  fuera  de  los  órganos  sensoriales orgánicos  y  se  denomina  telepática  o  paranormal.

En  el  ámbito  científico  no  se ha  aceptado  este  tipo  de  comunicación  por  carecer  de  teoría,  de  portador mensurable  y  de  transformar  el  concepto  de  espacio-tiempo.

Sin  embargo,  en las  últimas  décadas  se  han  ido  multiplicando  los  científicos  que  se  ocupan  de  la investigación  de  estos  fenómenosy  algunas  Universidades  reputadas  cuentan con  departamentos  dedicados  a  estos  fenómenos.

Por  otra  parte,  los  hallazgos  en  la  investigación  de  la  vida  después  de  la muerte,  que  confirmarían  la  supervivencia  de  la  psiquis  posterior  a  la desaparición  física, harían  factible  la  comunicación.

La  mediumnidad  está  demostrada  por  la  experimentación,  por  diferentes  vías.

No  es  suficiente  la  credulidad  en  el  fenómeno;  por  lo  cual  se  hizo  uso  de  todos los  métodos  que  confirmaran  la  veracidad  de  los  mensajes  recibidos.

Apartando  los  casos  de  fraude,  de  confusión  o  de  ignorancia,  se  pudo  verificar que  los  entes  espirituales  que  decían  estar  presentes  establecían  sin  dudas,  su identificacióny  sus  mensajes  eran  coherentes  con  su  personalidad  conocida en  la  vida  encarnada.

Generalmente,  quienes  niegan  esta  experiencia,  lo  hacen  a  priori,  basándose en  sus  creencias  previas  que  serían  desvirtuadas  en  caso  de  comprobarse  la comunicación  espiritual.

  Michael  E. de  Bakey  afirmaba: “La  historia  natural  de  la  ciencia  es  el  estudio  de  lo  desconocido. Si  usted  teme a  lo  desconocido,  entonces  no  lo  estudiará  y  no  hará  ningún  progreso”.

Muchos  la  niegan  sin  conocer  los  experimentos  realizados  por  múltiples científicos  en  diferentes  áreas  del  saber,  que  la  confirman.

Otros  la  achacan  a la  superstición,  observando  solamente  la  actividad  mediúmnica  de  aquellos  que sin  conocerla,  la  atribuyen  a  seres  fantásticos.

 En  fin,  la  comunicación  paranormal  entre  las  personas  y  con  los  espíritus,  aún cuando  cuenta  con  el  aval  científico  de  investigadores  reputados,  sigue  siendo vista  con  reserva  por  muchas  personas  que  no  desean  apartarse  de  la  senda positivista  del  saber.

 Sin  embargo,  la  mediumnidad  demostrada  por  la  experimentación  donde intervienen  sensitivos  que  transmiten  lo  que  perciben  extrasensorialmente, también  se  ha  puesto  de  manifiesto  a  través  de  instrumentos  o  dispositivos creados  para  tal  fin;  o  más  aún  a  través  de  aparatos  del  uso  diario  como  la radio,  el  teléfono  o  la  televisión.

 La  intención  de  encontrar  una  comunicación  con  aparatos  no  es  nueva.

 En  1916  La  revista  “Light”  de  Londres,  describió  un  telégrafo  psíquico  que permitía  la  comunicación  paranomal  mediante  el  alfabeto  morse.

  Para  esa  misma  época,  la  revista  “Scientific  American”  publicaba  un  artículo sobre  el  inventor  Edison  que  presentaba  su  fonógrafo,  inicialmente  concebido para  obtener  comunicaciones  con  los  espíritus.

 Mientras  tanto,  la  Columbia  Gramophon  Company,  demostró  el  registro  de voces  por  medio  de  un  gramófono,  con  la  colaboración  de  Bradley,  conocido médium  de  efectos  físicos,  para  el  momento.

 En  1930  la  revista  “Espiritismo  portugués”  publicó  un  artículo  sobre  el reflectógrafo  presentado  en  la  S.P.R. (Sociedad  de  estudios  psíquicos)  de Londres,  bajo  el  auspicio  de  Arthur  Conan  Doyle.

 En  ese  mismo  año  la  Sociedad  de  Estudios  Psíquicos  de  París  conformó  una Comisión  de  investigaciones  científicas,  bajo  la  dirección  de  Juan  Meyer  y Andry  Bougeous,  que  organizó  un  concurso  que  premiaría  los  mejores artefactos  que  permitieran  la  comunicación  instrumental  con  los  espíritus.

 Se presentaron  4  aparatos  y  5  esquemas,  pero  se  desconocen  los  resultados.

En  el  Congreso  Espírita  Nacional  Belga,  Lejeune  presentó  un  aparato,  que aparentemente  no  encontró  eco  en  la  comunidad  espírita.

 Esta  aparente indiferencia  frente  al  progreso  de  la  comunicación  se  podría  explicar  por  la carencia  de  medios  científicos,  experimentales  y  económicos  que  tenían  los grupos  espíritas,  en  comparación  con  las  posibilidades  de  los  laboratorios investigadores  de  la  actividad  psíquica.

 La  primera  investigación  rigurosa  se  produjo  en  el  Laboratorio  de  Física  de  la Universidad  del  Sagrado  Corazón  en  Milán  por  los  religiosos  Gemelli Ernetti, hacia  el  año  1952.

En  1959,  Friederich  Jürgenson  obtuvo  miles  de  cintas  magnetofónicas grabadas  en  espacios  abiertos  y  cerrados  donde  se  constataban  las  voces  de personas  fallecidas.

Al  principio  se  sorprendió  con  el  hallazgo  y  lo  atribuyó  a ruidos  periféricos  desconocidos,  pero  después  de  investigar  tuvo  que descartarlos;  más  aún  cuando  entre  las  voces  aparecía  la  de  su  propia  madre fallecida.

 Con  el  fruto  de  sus  investigaciones  escribió  varios  trabajos  de  repercusión mundial,  entre  ellos  “Voces  del  espacio”  y  “Conversaciones  por  radio  con  los difuntos”.

En  la  historia  de  la  comunicación  instrumental  por  el  sistema  E.V.P.  (electronic voice  phenomenon) ,  el  doctor  Konstantin  Raudive  ocupa  un  lugar  prominente.

Si  Friederich  Jürgenson  puede  ser  considerado  el  pionero  de  la transcomunicación  por  medio  del  grabador  en  cinta  magnetofónica,  K. Raudive bien  merece  el  título  de  campeón  de  la  E.V.P.

Fue  su  monumental  trabajo,  particularmente  las  72.000  frases  por  él registradas  y  publicadas  en  su  obra  clásica  “Lo  inaudible  se  torna  audible”,  que más  contribuyó  a  la  divulgación  mundial  de  la  T.C.I (transcomunicación instrumental).

Konstantine  Raudive  nació  en  Asune  (Letonia)  el  30  de  abril  de  1909  y  falleció en  Badkrozingen  –  Alemania,  el  2  de  septiembre  de  1974.

 Era  un  notable psicólogo  y  filósofo  europeo  que  vivió  en  Suecia  y  en  Alemania  desde  el  fin  de la  II  guerra  mundial.

 Escribió  6  libros,  incluyendo  2  novelas,  por  lo  que  su nombre  es  conocido  tanto  en  el  ámbito  literario  como  científico.

Los  primeros  contactos  de  Raudive   con  la  T.C.I. ocurrieron  a  fines  de  1964, conforme  él  mismo  reveló  en  su  libro  ya  mencionado,  coincidiendo  con  el momento  en  que  apareció  en  Estocolmo,  Suecia,  el  libro  de  Friederich Jürgenson  titulado  “Voces  del  espacio”.

Durante  toda  su  vida  se  preocupó  en  estudiar  los  fenómenos  paranormales  y  le llamaba  la  atención  el  problema  de  la  sobrevivencia  después  de  la  muerte.

 En todos  sus  libros  abordó  esta  cuestión,  particularmente  en  su  obra  “El  hombre  – caos  y  su  conquista”.

Por  esta  razón  leyó  con  el  máximo  interés  el  libro  del  sueco.

 Al  principio  tuvo  la impresión  de  que  el  autor,  un  hombre  de  rara  sensibilidad  y  susceptibilidad, podría  estar  dando  alas  a  su  imaginación.

 Pero,  al  final  del  libro,  explicaba  la técnica  para  obtener  las  “voces  del  espacio”  que  atribuía  a  personas  fallecidas.

Esto  impactó  a  Raudive  y  resolvió  entrevistarse  personalmente  con  Jürgenson El  primer  encuentro  entre  ellos  ocurrió  en  abril  de  1965,  ocasión  en  que también  estaba  presente  la  señora  Jürgenson  y  la  doctora  Zenta  Maurina, esposa  de  Raudive.

 Durante  esa  visita  el  sueco  hizo  algunas  demostraciones  de  captación  de voces  por  el  sistema  E.V.P.,  impresionando  positivamente  a  ambos.

 Sin embargo,  al  principio  Raudive  consideró  que  el  fenómeno  podría  ser  el resultado  de  la  acción  psicocinética  inconciente  del  operador,  o  de  sonidos extraños  captados  por  las  radioemisoras.

 Pero  sus  primeras  hipótesis  no  lo satisficieron  suficientemente  y,  en  junio  de  1965,  resolvió  hacer  algunas investigaciones  con  el  propio  Jürgenson,  en  su  residencia  en  el  estado  de Nysund.

 Raudive  buscaba  adquirir  práctica  en  la  grabación  de  las  voces,  y nada mejor  para  adiestrarlo  que  el  propio  descubridor  del  fenómeno.

Los  sucesivos  contactos  de  Raudive  con  Jürgenson,  y  en  conocimiento  más profundo  de  la  personalidad  de  éste  último,  tanto  como  de  la  historia  de  su vida,  confirmaron  que  él  era  absolutamente  sincero.

 Raudive  se  convenció  de  que  el  sueco  se  hallaba  completamente  inmerso  en  el misterio  del  fenómeno  de  las  voces,  y  firmemente  convencido  de  que  se conectaba  con  el  “mundo  del  más  allá”,  en  el  cual  los  humanos  penetran después  de  la  muerte  y  donde  se  continúan  las  actividades  en  una  existencia trascendente.

Inicialmente,  esas  experiencias  sólo  producían  voces  poco  claras  y  difícilmente discernibles,  pero  a  partir  del  10  de  junio  de  1965  pasaron  a  obtener  buenos resultados,  y  consiguieron  una  grabación  por  medio  de  la  radio.

El  método  consistía  en  sintonizar  el  aparato  de  radio  acoplado  a  un  grabador, en  una  faja  de  frecuencia  situada  entre  las  dos  emisoras  contiguas.

El  ruido resultante  es  un  chillido  entremezclado  con  sonidos  confusos  de  música  y parloteo.

En  medio  de  esa  algarabía  surgían  voces  perfectamente  discernibles para  un  oído  bien  entrenado,  y  se  destacaban  por  su  ritmo  peculiar  y  por  la objetividad  de  las  sentencias  transmitidas  en  estilo  telegráfico.

Estas  primeras  grabaciones  exitosas  fueron  sometidas  al  análisis  de  varias personas,  y  todas  fueron  unánimes  en  concordar  que  una  voz  inicialmente llamaba:  “Friederich,  Friederich”,  y  seguidamente,  otra  voz  decía  suavemente en  alemán  “Hoy  a  la  noche”.

A  continuación,  una  voz  femenina  preguntó  en alemán:  “Konstantin,  ¿usted  conoce  a  Margarete?”.

  La  voz  prosiguió  en  un  tono cantante:  “Nosotros  estamos  muy  distantes. ¡Hable!”.

 El  intervalo  se  cerró  con una  voz  femenina  que  decía:  “Ve  a  dormir,  Margarete”.

Raudive  quedó  fuertemente  impresionado  con  esa  grabación  porque  había perdido  recientemente  una  secretaria  muy  ligada  a  ellos,  cuyo  nombre  era Margarete  Petranstzki.

Pero  Raudive  aún  conservaba  los  resquicios  de  su  formación  académica  y  se preguntaba  si  sería  realmente  la  voz  de  su  secretaria  o  algo  producido  por  la facultad  mediúmnica  de  Jürgenson.

La  idea  de  las  posibilidades  hasta  entonces  poco  conocidas  del  inconciente  y de  la  función  psico-cinética  del  agente  humano,  debían  también  persistir  en  la mente  de  Raudive.

 Por  eso  resolvió  verificar  si  el  “fenómeno  de  las  voces”  era realmente  universal  y  libre  de  toda  influencia  subjetiva.

 Si  fuese  el  caso,  las voces  deberían  ser  capaces  de  manifestarse  independientemente  de  la influencia  de  personas,  tiempo  y  espacio.

Raudive  inició  entonces,  sus  investigaciones  personales  en  junio  de  1965,  y después  de  5  años  de  trabajo  persistente  y  sistemático,  acumuló  una  inmensa suma  de  grabaciones  y  una  gran  experiencia  sobre  el  fenómeno  de  las  voces.

La  historia  de  las  investigaciones  de  este  notable  trans-comunicador  es  muy extensa,  en  vista  de  lo  cual  vamos  a  abordar  apenas  algunos  aspectos  de  sus actividades  y  conclusiones,  preferentemente  las  que  consideramos  de  mayor utilidad  para  quien  pretenda  desarrollar  ese  tipo  de  investigación.

Métodos  de  grabación

 Raudive distinguió  5  métodos  de  grabación  para  el  sistema  E.V.P.

 1. Con  el  micrófono

2. A  través  de  la  radio

3. Tipo  radio-micrófono  combinados

4. Con  un  generador  de  frecuencia

5. Método  del  diodo

1. Con  el  micrófono

Es  el  más  sencillo.

 Este  método  es  enteramente  análogo  al  proceso  de  grabar un  sonido  cualquiera  como  música,  conferencias,  entrevistas,  etc.

 En  su  forma más  básica  consiste  en  enchufar  simplemente  un  micrófono  de  buena  calidad en  la  entrada  de  un  grabador,  alejarlo  de  este  último,  a  fin  de  evitar  el  ruido  de la  máquina,  insertar  una  cinta  en  el  grabador  y  pulsar  el  botón  de  grabar.

Después  se  le  debe  pedir  a  las  voces  que  hablen.

 Se  debe  tratar  de  mantener la  sala  en  el  silencio  más  absoluto  posible,  durante  el  resto  del  proceso  de grabación.

 Es  recomendable  que  se  indique  previamente  la  fecha,  la  hora  y  el lugar  donde  se  está  haciendo  la  grabación,  y  otros  datos  de  interés,  inclusive los  nombres  de  los  participantes.

 Ese  expediente  puede  ser  usado indistintamente  para  cualquiera  de  los  5  métodos  indicados.

El  tiempo  de  grabación  no  debe  exceder  de  10  a  15  minutos  porque  el  examen de  los  resultados,  cuando  se  hace  con  cuidado,  acostumbra  demorar  algunas horas.

 Los  primeros  fenómenos  de  E.V.P. fueron  registrados  con  este  método con  el  que  pueden  captarse  voces  muy  claras.

 Sin  embargo,  se  deberán  gastar muchas  cintas  antes  de  encontrar  voces  realmente  audibles.

 Durante  mucho tiempo,  sólo  se  obtendrán  murmullos  difíciles  de  entender,  de  los  que  sólo ocasionalmente  surgirá  algo  claro.

 Raudive  observó  que  las  voces  captadas por  micrófono  suelen  ser  en  su  mayoría,  francas  y  rápidas.

 Las  clasificó  en  3 grupos,  según  su  grado  de  audibilidad.

 Grupo  A:  Se  colocan  en  esta  categoría  las  voces  claras,  bien  audibles  e inteligibles  a  cualquier  persona,  aún  aquellas  no  habituadas  a  distinguir  voces grabadas  por  el  sistema  E.V.P.

 Grupo  B:  Consiste  en  voces  que  hablan  más  rápidamente  y  más  bajo,  pero  aún son  perfectamente  audibles  para  un  oído  ya  un  poco  entrenado  y  atento.

  La práctica  constante  de  ese  género  de  investigación  desarrolla  la  agudeza auditiva  y  la  capacidad  de  distinguir  voces  que  pasarían  desapercibidas  a  un oído  normal.

  Para  las  voces  del  grupo  B  conviene  la  ayuda  de  participantes habituados  a  la  recepción  auditiva  de  esas  voces.

 Grupo  C:  Justamente  en  esta  clase  es  que  se  encuentran  las  voces  capaces  de ofrecer  la  mayor  suma  de  informaciones  útiles  y  muchos  datos  paranormales.

Infelizmente,  tales  voces  pueden  ser  oídas  apenas  fragmentariamente,  aún  por oídos  muy  entrenados  y  de  excepcional  agudeza,  exigiendo  ayuda  técnica  para interpretarlas  satisfactoriamente.

 2. A  través  de  la  radio

Es  otra  manera  sencilla  de  obtener  voces  paranormales.

 En  la  época  de Raudive  era  necesaria  la  conexión  de  salida  de  un  receptor  de  radio  a  un grabador  de  carretes  de  cinta.

  Posteriormente  se  construyeron  equipos  con  receptor  y  grabador  integrados.

Colocar  una  cinta  virgen  en  el  grabador  y  encender  el  receptor.

 Sintonizar  las bandas  de  AM  y  FM,  y  tratar  de  encontrar  una  parte  de  la  banda  que  no  tenga nada  más  que  “ruido  blanco”,  es  decir,  el  ruido  que  se  oye  al  sintonizar  una frecuencia  no  usada.

 La  calidad  de  voces  recibidas  con  este  método  es  mucho mejor  que  las  de  las  registradas  con  el  micrófono.

 Los  críticos  argumentan  que  pueden  ser  transmisiones  erráticas.

 Por  supuesto, la  naturaleza  de  los  mensajes  desmiente  estos  argumentos,  pero  puede  ser más  fácil  probar  a  los  demás,  que  se  trata  de  voces  paranormales  si  no  se  usa un  receptor,  de  allí  que  puede  ser  conveniente  usar  una  fuente  de  ruido  blanco diferente.

La  grabación  de  las  voces  con  la  ayuda  de  la  radio  complica  un  poco  más  la operación  de  oírlas  y  distinguirlas  eficientemente.

 Raudive  cita,  a  propósito,  una opinión  de  Jürgenson  en  su  libro  “Voces  del  espacio”,  cuando  afirma  que ninguna  grabación  vía  radio  puede  ser  satisfactoria  sin  un  mediador.

Esa  voz  mediadora  es  generalmente,  la  de  una  mujer  (en  el  caso  del  sueco  se llamaba  Lena)  informando  cual  es  la  estación  transmisora,  la  extensión  de  la onda,  y  la  hora  del  día  o  de  la  noche,  más  convenientes.

 “Yo  fui  capaz  de  oír  a  la  misteriosa  “mediadora”  de  Jürgenson  en  una  de  sus cintas  grabadas. Ella  le  pidió  que  aguardase  para  grabar,  hasta  las  21  horas; también  aparecen  en  el  conjunto,  en  su  voz  extrañamente  sibilante, sugestiones  acerca  de  personas  y  eventos”. (Raudive,  1971).

El  surgimiento  de  esa  preciosa  colaboración  no  parece  ser,  no  obstante,  tan inmediata  y  tan  fácil  de  ocurrir.

A  pesar  de  su  competencia  e  incontestable  valor  personal,  Raudive  tuvo  que aguardar  6  meses  para  tener  su  voz  mediadora,  hecho  que  ocurrió  a  fines  de 1965,  cuando  finalmente,  escuchó  una  voz  que  respondió  a  su  pregunta acerca  de  quien  podría  ser  su  mediadora.

Una  voz  del  grupo  B  habló  claramente  identificándose  como  Spidola  (nombre letón),  y  una  voz  masculina  habló  en  letón,  en  tono  más  alto:  “Nosotros  los oímos,  los  letones  te  ayudarán”.

En  la  primera  grabación  obtenida  por  él,  después  de  esa  última  información, oyó  una  voz  femenina  indicando  en  letón,  una  “estación  emisora”  totalmente desconocida:  “Habla  Meter,  esto  es,  está  siendo  transmitida  desde  “estación Meter”.

Posteriormente,  Raudive  tuvo  la  certeza  de  que  alguien  con  el  nombre  Spidola lo  estaba  asistiendo  en  las  grabaciones  de  la  radio-voces.

 También  comprendió que  esas  voces  de  entidades  debían  poseer  varias  estaciones  radioemisoras propias.

Entretanto,  tales  estaciones  no  parecían  estar  situadas  dentro  de nuestro  espacio  universal,  sino  en  otro  espacio  fuera  de  aquí.

Las  diferentes designaciones  dadas  a  esas  emisoras  del  más  allá  eran:  “estudio,  “central”, “grupo”,  “puente”,  etc.

En  su  libro,  Raudive  menciona  el  nombre  de  diversas  emisoras  del  más  allá: “estudio  kelpe”,  “radio  Meter”,  “kegele”,  “kostule”;  y  varios  transmisores:  “puente Goethe,  “Sigtuna”,  “Arvides”  y  “Irvines”.

Pero  debe  haber  muchas  más,  porque las  últimas  informaciones  recibidas  hacen  ver  que  el  número  de  los  puentes crece  continuamente.

Si  algún  experimentador  está  confiando  en  la  posibilidad  de  ayuda  de  una mediadora,  podrá  intentar  la  siguiente  manera: Se  pasa  el  indicador  de  sintonía  lentamente,  de  una  punta  a  la  otra  de  la  escala de  extensión  de  onda  de  su  radio,  y  se  aguarda  cuidadosamente  que  surja  una voz  que  dirá  en  tono  sibilante:  “ahora”  o  “comience  a  grabar”  o  cosa  parecida.

Ahí,  en  ese  exacto  momento,  se  acciona  el  grabador,  el  cual  ya  debe  estar conectado  a  la  radio.

 Se  mantiene  así  grabando,  a  pesar  de  la  música  o  las  voces  de  locutores  o cualquier  otro  ruido.

Más  tarde,  para  oír  lo  captado,  se  deben  eliminar  los ruidos  extraños,  de  ese  modo  se  podrán  oír  claramente,  las  voces  con  su  ritmo característico.

Posteriores  experiencias  mostrarán  que,  aún  sin  la  ayuda  de  la  voz  mediadora, es  posible  hacer  la  grabación  a  través  de  la  radio.

 El  método  más  usual consiste  en  oír  las  fajas  intermediarias  entre  las  ondas  transmisoras.

 Se  eligen aquellas  en  que  hay  un  mínimo  de  interferencias  de  los  programas  radiales,  y se  oirá  un  chillido.

 Se  acciona  el  grabador  por  algunos  minutos,  se  rebobina  la cinta  y  se  verifica,  entre  los  ruidos  si  se  captaron  las  voces.

Raudive  decía  que  “el  fenómeno  de  las  voces  está  íntimamente  ligado  a  ondas de  radio  que  vienen  de  afuera,  penetran  todas  las  cosas  y  crean  campos electromagnéticos  dentro  del  llamado  mundo  físico”  (1971)

3. Tipo  radio-micrófono  combinados

Raudive  indicó  que  este  método  fue  descubierto  por  casualidad.

Estaba rebobinando  una  grabación  obtenida  minutos  antes,  cuando  notó  algunas peculiaridades.

Una  voz  pedía  incesantemente,  “señales”.

Continuó escuchando  hasta  el  fin  la  extraña  grabación  y  colocó  una  nueva  cinta  virgen, intentando  hacer  una  grabación  de  segundo  tipo,  esto  es  “a  través  de  la  radio”, solamente.

Pero  olvidó  ajustar  el  grabador,  de  manera  que  la  grabación  se  hizo a  través  del  micrófono,  mientras  se  mantenía  en  operación  la  radio  conexión.

Cuando  la  oyó  escuchó  varias  voces,  descubriendo  un  nuevo  método,  por medio  del  cual  se  hace  posible  mantener  conversación  con  esas  voces.

 4. Con  un  generador  de  frecuencia

El  sistema  consiste  en  operar  un  generador  de  frecuencia  y  usar  el  ruido  del mismo  injertado  en  el  grabador.

 Tal  método  tiene  la  ventaja  de  eliminar  los sonidos  de  la  radio  que  se  captan  mezclados  con  las  voces,  lo  que  obliga  al operador  a  un  esfuerzo  de  selección  auditiva.

 El  grabador  registrará  apenas  el ruido  de  la  onda  portadora  y,  en  conjunto,  se  distinguirán  con  facilidad  las voces  captadas.

 5. Método  de  diodo

Según  Raudive  y  los  investigadores  posteriores,  el  método  del  diodo  es  la mejor  manera  para  grabar  fenómenos  de  E.V.P. sin  usar  filtros  complejos.

Se usaban  varios  circuitos  y  las  voces  paranormales  se  captan  mediante  una antena  de  alambre  rígido  de  8  cm.

 El  circuito  recordaba  a  los  primitivos  diseños de  receptores  de  “bigote  de  gato”,  pero  los  mensajes  no  son  transmitidos  por ninguna  estación.

Es  uno  de  los  sistemas  más  usados,  aunque  presente  algunas  dificultades técnicas,  en  el  ajuste  de  la  antena.

 Para  facilitar  la  visualización  se  presentaron los  esquemas  de  algunos  de  los  métodos  citados,  inclusive  este  último.

En  la  explicación  técnica  se  ofrecieron  esquemas  con  el  fin  de  facilitar  la actividad  de  los  interesados  en  repetir  las  experiencias.

Cómo escuchar  las  voces

Una  vez  efectuada  la  grabación  según  uno  de  los  métodos  explicados,  se deberá  tener  alguna  idea  acerca  de  lo  que  escuchará  en  las  cintas.

 La  mayoría de  los  fenómenos  E.V.P. son  débiles  y  difíciles  de  descifrar,  pero  no  se  deben pasar  por  alto.

Conviene  primero,  hacer  sesiones  de  grabación  cortas, manteniéndola  5  minutos  después  de  cada  pregunta.

Desde  luego,  no  todas  las grabaciones  permitirán  captar  un  E.V.P.,  pero  con  perseverancia  se  pueden obtener  buenos  resultados.

Al  principio,  las  voces  son  difíciles  de  reconocer  por varias  razones,  pero  sobre  todo  porque  parecen  que  hablaran  al  doble  de  la velocidad  normal,  y  que  las  sílabas  se  pronuncian  en  forma  monótona  y  al mismo  ritmo,  sin  acentuación  ni  énfasis.

 Hay  mayores  probabilidades  si  se  usan  auriculares  para  evitar  ruidos  externos y  ajustar  el  volumen  al  máximo  nivel  cómodo.

 Cuidar  de  no  cansar  los  oídos para  no  perder  discernimiento  auditivo.

 Si  se  usa  el  micrófono  se  debe escuchar  atentamente,  si  aparece  algún  débil  ritmo,  y  reproducirlo  varias  veces.

Esto  se  conoce  como  “desarrollar”  la  voz,  porque  al  grabarlo  repetidamente, aumenta  el  volumen  y  la  claridad.

En  las  cintas  grabadas  por  los  métodos  de  receptor  o  del  ruido  blanco  se  debe escuchar  si  aparece  algo  en  el  fondo,  que  difiera  del  ruido  propiamente  dicho.

También  conviene  “desarrollar”  los  ruidos  grabándolos  en  otra  cinta.

Finalmente,  es  necesario  estar  preparado  para  sorprenderse  con  las  cintas grabadas  por  el  método  del  diodo,  pues  es  la  manera  más  fácil  de  captar  voces de  E.V.P.,  pero  también  conviene  “desarrollarlas”  para  obtener  mayor  claridad.

 En  1970,  el  ingeniero  George  W. Meek  utilizaba  una  enorme  variedad  de aparatos  y  equipos  destinados  al  registro  de  los  fenómenos  paranormales,  que llevó  a  diversos  países  para  divulgar  las  técnicas  de  obtención  de  voces.

Meek  nació  el  7  de  enero  de  1910  en  Springfield,  Ohio,  USA  y  desde  muy joven  comenzó  a  manifestar  inclinación  hacia  la  ingeniería,  prefiriendo  como recreación  el  montaje  de  modelos  mecánicos  de  toda  especie.

  En  1921, estaba  muy  en  boga  la  radiotelefonía  aún  naciente.

 En  aquella  época, innumerables  personas  construían  sus  propios  receptores,  montando rudimentarios  circuitos  constituidos  por  una  bobina  con  diversas  tomas,  un pequeño  condensador,  y  un  diodo  formado  por  un  cristal  de  galena,  intercalado en  el  circuito.

Uno  de  los  contactos  con  la  galena  era  obtenido  por  un  hilo  bien fino,  del  cual  una  de  las  puntas  tocaba  la  superficie  del  cristal.

Era  insertado  en el  circuito  un  fono  doble  para  el  oído,  que  permitía  escuchar  los  programas irradiados,  mediante  la  sintonización  adecuada.

A  los  11  años  de  edad  Meek  se  divertía  construyendo  su  propio  receptor  a galena.

Más  tarde,  se  dedicó  sobre  todo  a  inventar  y  construir  diversos aparatos  mecánicos.

 En  1932  se  formó  en  ingeniería,  en  una  carrera  brillante  y se  convirtió  en  un  fecundo  inventor,  conocido  internacionalmente  por  sus patentes  de  equipos  industriales.

A  los  60  años  de  edad,  Meek  organizó  su  vida  de  modo  de  poder  vivir  de  la renta  de  sus  patentes,  sin  necesidad  de  trabajar  para  las  organizaciones  para las  que  él  servía.

Resolvió  entonces,  dedicar  el  resto  de  su  vida  al  estudio  de  la naturaleza  del  ser  humano  y  de  su  destino  después  de  la  muerte.

Para  eso, procuró  aliarse  a  un  grupo  de  científicos  especialistas  en  varias  áreas.

En 1970,  comenzó  a  investigar  primeramente,  los  fenómenos  de  sanación psíquica,  viajando  por  diversos  países.

Más  tarde,  su  atención  fue  atraída  por  los  fenómenos  de  la  trans-comunicación.

Meek  deseaba  establecer  contacto  con  algún  científico  desencarnado dispuesto  a  colaborar  con  un  grupo  de  colaboradores  encarnados,  en  la construcción  de  un  equipo  que  permitiese  la  comunicación  con  el  espíritu  de  los muertos,  semejante  al  teléfono  o  a  la  telefonía  si  hilo;  esto  es,  que  posibilitase el diálogo.

Tal  dispositivo  debería  sustituir  al  intermediario  humano  (médium)  comúnmente Utilizado  para  este  tipo  de  comunicación.

 No  obstante,  George  Meek  también procuró,  como  primer  paso  en  ese  sentido,  un  médium  desarrollado  y  de  gran capacidad,  y  que  poseyese  una  suma  de  conocimientos  técnicos  suficientes para  facilitar  el  intercambio  con  alguna  eventual  entidad  de  elevado  nivel técnico.

 En  aquella  ocasión  ya  había  surgido  el  E.V.P. (Electronic  Voice  Phenomenon), u  obtención  de  voces  de  desencarnados  mediante  el  empleo  de  grabadores  de cinta  magnética.

 Meek  viajó  varias  veces  por  Europa  para  contactar  con  los principales  trans-comunicadores  de  esa  área  y  ponerse  al  tanto  del  sistema.

Sin  embargo,  a  pesar  de  las  innovaciones  y  perfeccionamiento  técnico  de  ese tipo  de  comunicación,  se  consideró  insatisfecho.

 Uno  de  los  puntos  principales era  la  dificultad  de  establecer  un  diálogo  extenso  entre  la  entidad  comunicante y  el  operador  terreno.

Conformó  un  óptimo  grupo  de  técnicos  para  inventar  otro  sistema  capaz  de superar  los  inconvenientes  de  la  E.V.P.,  entre  los  cuales  se  encontraba  Melvin Suttley,  uno  de  los  fundadores  de  la  “Spiritual  Frontiers  Felloship”,  quien  recibió la  información  a  través  de  un  médium,  de  que  un  amigo  íntimo  fallecido deseaba  participar  en  los  trabajos  del  algún  grupo  de  investigadores  de  alto nivel,  con  el  fin  de  crear  un  sistema  técnico  de  trans-comunicación.

El  presunto  espíritu  convocante,  identificado  como  William  Francis  Gray Swann,  fallecido  en  1962,  había  sido  un  gran  especialista  en  rayos  cósmicos  y profesor  de  la  Universidad  de  Yale,  Minnesota,  Chicago  y  Swarthmore.

Más aún,  ambos  amigos  se  habían  preocupado  por  el  problema  de  la  supervivencia y  de  la  posibilidad  de  comunicación  entre  los  encarnados  y  los  espíritus.

Meek  supo  de  la  comunicación  mediúmnica  y  tomó  las  providencias  para   montar  un  pequeño  laboratorio  en  Filadelfia,  porque  para  todos  sería  más  fácil reunirse  allí  los  fines  de  semana  y  feriados.

Formaron  entonces  el  inusitado  grupo  de  investigadores  de  la  transcomunicación  con  los  desencarnados:  George  MeekMelvin  Suttley, administrador  jefe  del  respetado  Wills  Eye  Hospital,  Paul  Jones,  físico, ingeniero  electrónico  fabricante  de  accesorios  para  computador  e  inventor  con más  de  cien  patentes,  Hans  Heckmann,  especialista  en  computación,  técnico electrónico  con  práctica  en  reproducción  de  sonidos,  y  otros  técnicos  con diferentes  especialidades.

El  grupo  intentó  entenderse  con  el  espíritu  identificado  como  Swann,  para  lo cual  contrataron  los  servicios  de  un  médium.

 Así  preparados,  procuraron  hacer sesiones  en  el  mismo  estilo  que  habían  aprendido  en  los  centros  espíritas.

 Se sentaban  alrededor  de  una  mesa  y  trataban  de  entrar  en  contacto  con  el espíritu  evocado.

Iniciaban  la  reunión  con  una  oración  pronunciada  por  Meek  o por  Heckmann  y  aguardaban  la  incorporación  del  espíritu  en  el  médium.

Después  de  algún  tiempo,  éste  entraba  en  trance  y  al  poco  rato  su  oía  el esperado  saludo:  “Yo  soy  Swann”.

Inicialmente,  Swann  reveló  que  no  se  encontraba  sólo,  pues  otros  científicos formaban  parte  de  sus  equipo;  entre  ellos  Lee  de  Forest Reginald  Fessenden, conocidos  por  haber  sido  pioneros  de  la  radiotransmisión.

Esperaban  que desde  el  plano  espiritual,  podrían  suministrar  una  importante  ayuda  y  que  las soluciones  serían  encontradas  principalmente  por  los  técnicos  del  más  allá.

A  su  vez,  Meek  representaba  una  garantía  de  éxito,  debido  a  sus conocimientos  tanto  técnicos  como  espirituales.

Entre  tanto,  los  resultados obtenidos  por  él  y  sus  compañeros  no  alcanzaban  los  objetivos  esperados.

Meek  no  consideraba  la  E.V.P. un  blanco  ideal  para  ser  alcanzado,  debido  a las  deficiencias  naturales  de  ese  sistema,  sin  embargo,  el  grupo  de investigadores,  ya  habían  preestablecido  las  características  del  equipo  que construirían.

Cuando  iniciaron  los  contactos,  previeron  el  montaje  del  primer  prototipo, escogieron  el  nombre  genérico  de  los  futuros  aparatos:  SPIRICOM,  sigla  de  la expresión  Spirit  Comunication;  y  designaron  como  Mark  I  al  primer  aparato experimental.

Al  parecer  los  compañeros  espirituales  estaban  más  o  menos  de  acuerdo  con las  iniciativas  tomadas  hasta  entonces,  por  el  grupo.

Más  tarde,  la  práctica  iría a  mostrar  que  tanto  ellos  como  los  propios  técnicos  terrenos  se  hallaban preparados  para  enfrentar  las  nuevas  condiciones  ofrecidas  por  las indicaciones  del  plano  espiritual.

 En  1.973,  Hans  Heckmann  concluyó  la  construcción  del  primer  prototipo  de Spiricom,  denominado  Mark  I,  basado  sobre  todo  en  los  conocimientos científicos  y  espirituales  de  George  Meek,  unidos  a  la  habilidad  de  Heckmann, y  tácitamente  aprobado  por  el  equipo  del  espíritu  Swann.

Uno  de  los  objetivos   era  buscar  contacto  con  los  niveles  más  altos  del  plano  espiritual,  evitando  en lo  posible,  el  intercambio  con  los  planos  inferiores  o  medios,  donde  difícilmente serían  obtenidas  informaciones  provechosas.

En  vista  de  eso,  Meek  consideró que  lógicamente,  el  alcance  de  los  más  altos  niveles  dependería,  dentro  de otras  características  operacionales,  de  la  frecuencia  de  onda  emitida  por  el aparato.

“El  método  que  elegimos  fue  casi  sugerido  por  el  mismo. No  había  intención  de contactar  los  niveles  de  vida  espiritual  del  bajo  y  medio  astral. Una  vez  que nuestro  espíritu  –  contacto  residía  en  un  área  de  vibraciones  más  alta,  o  así llamado  nivel  mental  o  causal,  nosotros  iríamos  a  intentar  el  abordaje  de  baja vibración. Decidimos  usar  un  generador  de  alta  frecuencia,  el  cual proporcionaría  una  onda  “portadora”. Ese  método  fue  en  cierta  forma despreciado  por  los  investigadores  del  E.V.P.,  pero  parecía  más  provisor  para nuestras  intenciones”. (Meek,  1982)

Adquirió  varios  generadores  y  durante  el  verano  de  1973,  Herckmann  montó  el primer  prototipo  Mark  I,  con  el  que  se  hicieron  las  primeras  pruebas  durante  2 sesiones  con  la  presencia  de  un  médium  en  trance.

 De  ese  modo  pudieron acompañar  los  resultados  de  las  operaciones  y  sus  respectivas  repercusiones en  el  plano  espiritual.

 Un  balance  final  reveló  que  el  Mark  I  no  era  suficiente para  los  fines  deseados;  por  eso  se  planeó  otro  aparato  más  potente  y  con varias  modificaciones  que  lo  mejoraban En  julio  de  1974  se  inició  el  montaje  de  Mark  II,  en  cuya  construcción  participó el  ingeniero  electrónico  Bruce  Depkey,  incorporado  al  grupo.

El  Mark  II  estaba  provisto  de  un  oscilador  de  1.200  MHz,  por  lo  tanto  con  una frecuencia  4  veces  mayor  al  prototipo  anterior,  que  sólo  disponía  de  300  MHz.

La  salida  del  Mark  II  era  de  2,5  watt,  con  frecuencia  fija  y  garantizada  por  un sistema  de  cristal.

El  estreno  del  Mark  II  se  hizo  en  el  otoño  de  1974,  con  la  participación mediúmnica  del  propio  Meek,  pero  después  de  varias  tentativas,  llegaron  a  la conclusión  de  que  tal  vez,  estuviesen  siguiendo  un  rumbo  erróneo.

Parece  que el  grupo  de  Meek,  así  como  sus  compañeros  espirituales,  posiblemente  estaba usando  las  leyes  de  la  física  terrestre,  mientras  que  en  los  niveles  superiores de  la  espiritualidad,  las  reglas  son  otras.

“Luego,  se  volvió  obvio  que  nuestros  colaboradores  espirituales  no  tenían soluciones  para  todas  muestras  preguntas. De  hecho,  ellos  relataron  que  no tenían  todas  las  respuestas  para  manipular  exitosamente  sus  energías. Entonces,  habíamos  realizado  un  esfuerzo  cooperativo  en  el  cual  nosotros  y ellos  habíamos  dado,  meramente,  el  primer  paso  con  el  Mark  I  y  el  Mark  II”. (Meek,  1982)

Después  de  los  prototipos  I  y  II,  entro  en  el  grupo  William  John  O´Neil,  un técnico  especial,  dotado  de  bastante  competencia  electrónica  y  poseedor  de ostensible  facultad  de  efectos  físicos,  quien  consiguió  la  proeza  de  construir  los dos  prototipos  Mark  III  y  IV,  que  permitirían  una  trans-comunicación instrumental  en  dos  sentidos  y  perfectamente  audible  en  el  ambiente  de investigación.

Estos  prototipos  funcionaron  a  satisfacción,  pero  operaban  a bajas  frecuencias,  entre  29  y  31  MHz.,  que  desde  el  principio  Meek  había evitado  a  fin  de  impedir  el  contacto  con  las  entidades  de  bajo  y  medio  astral.

Aún  habiendo  obtenido  inicialmente  un  importante  éxito  con  los  Mark  III  y  Mark IV,  Meek  prosiguió  por  algún  tiempo  en  sus  tentativas,  siguiendo  la  primitiva línea    de  los  prototipos  de  alta  frecuencia,  obteniendo  con  un  gran  esfuerzo  la siguiente  relación  de  aparatos  proyectados  y  muchos  de  ellos  construidos:

Aparentemente,  no  funcionó  ninguno  de  los  prototipos  construidos  a  base  de altas  frecuencias.

 Solamente  los  prototipos  Mark  I  y  II  fueron  exitosos.

 En  1982,  Meek  viajó  por  el  mundo  llevando  cierta  cantidad  de  cintas magnéticas  grabadas  con  las  comunicaciones  espirituales  obtenidas  por William  O´Neil,  operando  los  dos  prototipos  Mark  III  y  IV,  así  como  igual número  de  copias  de  un  minucioso  relato  técnico  respecto  a  sus investigaciones  (100  páginas).

Ese  material  fue  distribuido  gratuitamente  entre los  principales  grupos  de  trans-comunicadores.

 En  aquella  época,  estaban surgiendo  innumerables  grupos  experimentadores  de  TCI  en  diferentes  países, y  Meek  inició  un  gigantesco  trabajo  de  divulgación  e  interrelación  de  los investigadores  más  exitosos,  desde  la  “Metascience  foundation”  en  Carolina  del norte,  USA.

Hacia  1985,  en  Francia  trabajaban  el  monje  Klaus  Schreiber  con  las  psico-imágenes  obtenidas  en  los  aparatos  de  televisión  y  Monique  Simonet,  quien logró  imágenes  de  su  nieto  fallecido  por  la  misma  vía.

 En  1987,  Harsch  Fischbach  en  Luxemburgo  y  en  la  Universidad  de  Londres  se reportaron  varias  experiencias  de  psico-imagen  combinada  con  escritura automática.

Con  relación  a  las  comunicaciones  a  través  del  teléfono,  se  hicieron  las primeras  menciones  en  1917,  y  hacia  1960  Jürgeson  escribió  su  libro “Teléfonos  del  más  allá”,  y  Scout  Rogo  presentó  70  casos.

La  denominación  “Trans-comunicación  instrumental”  o  TCI  fue  ideada  por  el doctor  Ernst  Senkowski,  de  la  cátedra  de  Física  de  la  Universidad  de  Mainz, Alemania  occidental.

En  España,  las  investigaciones  estuvieron  lideradas  por  Silesio  Darnell  y  en Francia  y  Alemania  se  destacó  François  Brune,  teólogo  francés  conocido  por sus  trabajos  de  investigación  en  experiencias  cercanas  a  la  muerte  (ECM)  y trans-comunicación  instrumental  (TCI)  a  través  de  apariciones  electrónicas.

En  una  entrevista  durante  un  coloquio  con  el  título  “Muerte…  y  después?” organizado  por  el  Centro  de  Tanatología  del  Montepío  General  en  Lisboa, realizado  en  1993,  expresó:

P:  ¿Existen  pruebas  de  las  comunicaciones  con  los  llamados  muertos  a  través de  aparatos  electrónicos?

R:  Sí,  creo  que  son  pruebas.

 Sin  embargo,  es  difícil  emplear  esta  palabra.

Son pruebas  para  mí  y  para  otros  investigadores  de  TCI  desde  hace  algunos  años.

Los  investigadores  son  científicos,  no  son  científicos  religiosos  y  no  religiosos.

Todos  concluyen  que  la  vida  continúa  después  de  la  muerte.

No  tenemos  posición  oficial  en  la  Iglesia  Católica  acerca  de  los  fenómenos,  y creo  que  es  mejor  así,  pues  es  un  problema  para  científicos,  para  técnicos,  el saber  si  son  auténticos  o  no,  o  si  existen  otras  explicaciones.

Las  hipótesis  científicas  son:

1. Pueden  ser  los  “muertos”  quienes  hablan.

2. Pueden  ser  entidades  que  no  vivieron  en  la  tierra.

3. Pueden  ser  ondas  que  permanecen  del  pasado.

4. Pueden  ser  proyecciones  del  subconsciente  (esta  fue  dejada  de  lado) El  Vaticano  ya  dejó  de  lado  la  tesis  de  que  es  el  diableo  el  que  se  manifiesta  a través  de  los  médiums.

Uno  de  los  primeros  que  consiguieron  captar  voces  del  “más  allá”  fue  en  la Universidad  católica  de  Milán  con  los  trabajos  del  profesor  doctor  Gemelli  en presencia  del  padre  benedictino  Pellegrino  Ernetti.

El  Papa  Pío  XII  conocía  bien  esta  historia  y  dijo  que  no  era  lo  mismo  que  el Espiritismo,  pues  en  éste  existía  siempre  el  peligro  del  error,  de  la  influencia  del subconsciente.

Con  los  grabadores,  dijo  el  Papa,  podremos  tal  vez,  tener ayuda  para  aumentar  la  fe  en  la  vida  eterna.

No  es  papel  de  la  Iglesia  Católica, decir  si  los  fenómenos  son  auténticos  o  no,  pero  existen  en  Italia  muchos sacerdotes  y  religiosos  que  los  conocen  y  hacen  grabaciones  de  voces  del “más  allá”.

 Ya  hubo  varios  Congresos  sobre  este  tema.

Brunne  afirmó: Creo  que  la  reencarnación  es  posible. Creo  que  nunca  fue  enseñada  por  la Iglesia,  pero  tampoco  fue  condenada. Como  católicos,  como  sacerdotes, somos  libres  de  creer  o  no  en  la  reencarnación. Creo  que  es  posible,  pero  no sistemáticamente  y  no  para  todos,  sólo  en  casos  excepcionales.

En  el  Vaticano  siguen  investigando  la  comunicación  con  los  “muertos”,  pero  la reencarnación  no  es  tema  de  estudio.

El  padre  Gemelli  ya  murió  y  Ernetti  investiga  en  la  Abadía  de  San  Gregorio Magioli  en  Venecia.

El  padre  Andreas  Resch,  Presidente  del  Instituto  de Parapsicología  en  Austria  dicta  clases  sobre  fenómenos  paranormales  en  la Universidad  de  Labrao  en  Roma.

El  sacerdote  jesuita  Martin  escribió  un  libro sobre  “desdoblamiento”.

 Brunne  opina  que  para  la  Iglesia  Católica  es  mejor  no  dar  opinión  oficial  pero sería  mejor  para  los  sacerdotes  y  religiosos  hablar  de  ello.

 Él  no  tiene  temor  de ser  excomulgado  por  dedicarse  a  estudiar  y  divulgar  esos  fenómenos,  porque son  muy  conocidos  en  Italia.

 Son  numerosos  los  congresos  católicos  sobre  el tema  donde  se  presentan  personas  que  testimonian  haber  oído  las  voces  de los  hijos  “perdidos”  (muertos).

Existe  un  grupo  denominado  Movimiento  de  la  Esperanza  destinado  a  los padres  que  han  perdido  a  sus  hijos.

En  septiembre  de  1992  se  realizó  el  6° Congreso  Internacional  del  Movimiento  de  la  Esperanza,  donde  4  religiosos  y sacerdotes,  entre  ellos  el  padre  Andrea  Resch,  donde  se  pronunciaron interesantes  conferencias.

Brunne  cree  que  Juan  Pablo  II  conoce  de  esas  investigaciones,  pero  cree  que es  mejor  para  la  Iglesia  no  dar  autorización  oficial,  porque  también  es  verdad que  todas  las  investigaciones  pueden  ser  peligrosas.

François  Brunne  es  teólogo  católico  francés  y  autor  del  libro  “Los  muertos  nos hablan”,  donde  relata  comunicaciones  con  los  llamados  muertos  a  través  de grabadores,  televisión,  radio,  computadores  y  teléfono.

En  América,  Brasil  es  el  país  que  sobresale  en  el  estudio  de  estos  temas.

La profesora  Sonia  Rinaldi,  que  trabaja  por  el  ingeniero  Hernán  Guimaraes Andrade  en  el  Instituto  Brasileiro  de  Pesquisas  Psicobiofísicas  (IBPP)  es médium  de  incorporación  y  canalización,  y  conoció  la  TCI  en  1976.

En  1988  comenzó  sus  primeras  experiencias  a  solicitud  de  una  entidad  que  se manifestó  a  través  de  su  propia  mediumnidad,  con  un  grupo  de  4  personas:  su esposo,  el  ing. Guimaraes  Andrade  y  el  profesor  Suzuko  Hashizume.

 En  1992  recibió  un  mensaje  de  Swejen  Salter,  entidad  que  se  comunicó  con  el matrimonio  Harsh-Fishbach  en  Luxemburgo,  informándole  que  dos  espíritus que  vivieron  en  Brasil  estaban  trabajando  para  crear  una  subestación  en  Brasil.

 Fundó  el  Club  de  Transcomunicadores  y  la  Asociación  nacional  de Transcomunicadores  (ANT).

El  equipo  de  trabajo  empezó  por  comprender  que  los  fenómenos  son  muy complejos,  pues  después  de  3  años  de  experimentación,  obtuvo  el  primer trans-contacto,  que  ella  interpretó  como  un  ajuste  de  señal  a  través  del espacio-tiempo.

Según  sus  experiencias  han  podido  establecer  que  existen, por  lo  menos,  dos  formas  de  contacto:

Los  contactos  locales:

  • Desencarnados  próximos  a  la  tierra
  • Por  voluntad  del  espíritu
  • Carecen  de  conocimiento  técnico
  • Actúan  sobre  la  materia Inciden  sobre  el  cabezal  del  grabador
  • Actúan  sobre  el  teléfono

Las  percepciones  son  soplos,  suspiros,  golpes,  frases  cortas  y  simples,  con esfuerzo,  expresiones  rápidas,  sin  contenido  profundo,  y  carentes  de  sistema  o técnica.

La  entidad  extrae  la  energía  de  la  proximidad  del  propio  operador,  tal  vez  la combina  con  la  suya  y  la  transforma  por  su  voluntad.

Guimaraes  la  llamo  una clase  de  poltergeist.

Los  contactos  a  distancia:

  • Desencarnados  ubicados  a  gran  distancia  de  la  tierra
  • Conjugan  la  voluntad  de  encarnado  y  desencarnado
  • Tiene  gran  conocimiento  tecnológico
  • Dominan  las  señales  inter-dimensionales,  decodificadas  en  la  tierra
  • Están  localizados  en  estaciones  emisoras
  • Inciden  en  el  teléfono,  fax,  computadores,  radiorreceptores  y  televisión

Las  percepciones  son  lentas,  transmisiones  auténticas,  mensajes  importantes  y se  comunican  las  mismas  entidades  en  diversos  receptores.

La  entidad  canaliza  las  energías,  forman  un  puente  para  lograr  la  telepatía.

Se  destaca  que  el  componente  fundamental  para  la  TCI  es  el  denominado campo  de  contacto,  que  se  va  construyendo  durante  el  tiempo  en  que  el observador  persevera  en  el  intento  con  nobles  intenciones,  mientras  el  mundo espiritual  analiza  las  posibilidades,  el  interés  y  el  grado  de  compromiso  del operador.

 Este  proceso  puede  llevar  años.

Sugiere  empezar  con  EVP  en  día  y  hora  fija,  con  disciplina  y  seriedad, recibiendo  contactos  locales  de  las  entidades  que  nos  rodean.

 No  conviene intentarlo  en  casas  infestadas  porque  los  puentes  negativos  corroen  los puentes  mentales.

Cuando  se  experimenta  con  radios,  es  conveniente  usar  varias,  porque  el objetivo  es  ofrecer  el  mayor  número  de  frecuencias  posibles  para  ver  cual  le interesa.

 Esto  actúa  como  una  antena  que  llama  la  atención.

 Puede  pasar mucho  tiempo  sus  resultados,  sencillamente  porque  no  es  percibida  por ninguna  entidad.

 Si  lo  es,  la  perseverancia  y  continuidad  es  fundamental porque  de  lo  contrario  el  puente  se  rompe.

Los  progresos  han  quedado  siempre  en  grupo  cerrado  porque  la  TCI  es  un tema de  tanta  importancia  para  la  humanidad,  que  no  es  para  un  público  lego.

No  se  puede  ir  a  la  TV  y  hablar  de  TCI,  pues  así  se  matan  los  puentes.

 De  la misma  forma  el  pensamiento  negativo  corroe  los  puentes.

 Todo  lo  que  caiga  en la  curiosidad  y  el  interés  de  una  ganancia  lo  hace.

Para  interpretar  lo  que  significa  que  ellos  están  en  un  plano  extra-físico,  es necesario  entender  de  qué  lado  se  está.

 Para  ellos,  nosotros  estamos  en  un plano  extra-físico,  pues  tienen  densidad  relativa  a  su  estado.

Algunas  comunicaciones  proceden  de  lugares  fuera  de  nuestro  mundo (Marduck).

Los  fenómenos  reportados  son  innumerables.

Para  muchos  ya  han  dejado  de ser  esporádicos.

Sin  embargo,  para  el  incrédulo  o  lego  en  estos  temas,  pueden significar  lo  mismo  que  los  relatos  de  ciencia-ficción.

Esto  es  normal  que  sucede,  pues  recordemos  que  todos  los  avances  de  la ciencia  recibieron  el  rechazo  de  las  instituciones  establecidas  y  las comunidades  que  se  resisten  a  los  cambios.

Recordamos  al  ingeniero  Gabriel  Delanne  cuando  decía  que  el  Espiritismo sería  la  ciencia  del  futuro.

Sin  embargo,  debemos  concluir  poniendo  de  relieve  que  solo  hablamos  de  la técnica  de  trans-comunicación,  la  calidad  de  las  comunicaciones  se  regirán siempre  por  la  leyes  de  la  mediumnidad,  y  la  ética  con  que  se  apliquen determinará  el  contenido  de  los  mensajes  provenientes  de  espíritus  atraídos por  la  energías  acordes  a  sus  estructura.

Si  deseamos  mensajes  valiosos debemos  merecerlos.

Por  último,  afirmamos  recordando  a  los  pioneros  del  Espiritismo,  que  la  ciencia marcará  el  camino  que  permita  descubrir  la  realidad  universal,  y  la  transmisión del  pensamiento  entre  los  seres  será  en  el  futuro  el  lenguaje  universal.


 Por Hebe Novich; 15 de Junio de 1997

Nota: En la imagen superior; el investigador Friedrich Jürgenson (Odessa, 1903 – Estocolmo, 1987)

Reproducido del documento PDF publicado en Internet titulado “La Transcomunicación Intrumental”. Puedes descargar una copia desde aquí:

Escrito por Reproducciones

Reproducciones

Bajo este perfil se publican escritos, publicaciones o extracciones de autores puntuales o anónimos. En el caso de que esté firmado se publicarán los datos del autor/a al final de cada artículo y/o texto.


NOTA DE ZONAESPIRITA.COM - Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por sí mismo.

Publicado 20 diciembre, 2021 por Reproducciones en la/s categoría/s "Experiencias", "Parapsicología", "TCI Transcomunicación Intrumental

Deja un comentario