El karma se refleja en el ADN de cada ser mediante predisposiciones mórbidas (que serán activadas o inhibidas según el patrón mental y de comportamiento de la persona).

De esta manera, en cada reencarnación, el código biológico expresa lo que cada uno vive de manera positiva o negativa.

Aquí vemos una de las manifestaciones de la sabiduría (y misericordia) divina, al dejar que cada ser viva no en régimen de fatalidad, sino de acción/reacción en todos los instantes de su libre albedrío.

Por Andrei & Juanma para zonaespirita.com

Escrito por Juanma

Juanma

Juan Manuel Ruíz González es miembro de la Asociación Espírita José Grosso de la ciudad de Córdoba (España) y fundador del grupo de Facebook “Doctrina Espiritista”. También escribe artículos en publicaciones espíritas como el periódico madrileño “El Ángel del Bien” y es asiduo colaborador de la web Zona Espírita.

Related Posts

Deja un comentario

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies. Esta es nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error:
A %d blogueros les gusta esto: