Callar es ser cómplice, así que decidí opinar.

Algunos se atreven a decir que la reciente situación en Afganistán, en Haití o en algún otro foco de guerra y dolor en el mundo es parte del plan reencarnatorio de alguien y, como todo un malabarismo lleno de sofismas espiritualistas-kármicos-new age, simplemente hay que mirarlo y dejarlo pasar.

¡No, inaceptable! La crueldad no se puede justificar con la poesía y la inacción; irresponsabilidad e indiferencia no se pueden racionalizar con una espiritualidad hueca que te llene de placebos y cuentos para que te sientas bien.…

Dale que hay más ...