Un Error Lamentable: La Religión Espírita

soledadPresentar el Espiritismo como una ley religiosa no solo es un error (de base), sino que expresa tres incongruencias bien palpables:

1º – Esa postura hace que muchos no consigan despegarse de los moldes eclesiásticos de su ayer reencarnatorio.

2º – Se provoca el rechazo (explícito o educado) de los neófitos de espiritualidad sensible y del siglo XXI, al tener la sensación de estar escuchando el mismo sermón de siempre…

y 3º – (y más importante): ¡Se alimenta un grave desvío doctrinario! ya que en ninguna de las cinco obras de la codificación, ni Kardec, ni los Espíritus superiores, definieron la nueva doctrina como “religión” o “religiosa”: ¿Porqué nosotros sí? 

Es absurdo, y por supuesto, del todo inconsecuente.

Conozco a muchos católicos que creen en la reencarnación y en los espíritus, ¿qué aporta entonces realmente este nuevo grupo religioso (los espíritas)? No sé que pinta tanto evangelismo dentro de las filas espiritistas de la actualidad, no se si es por inercia, exceso de ingenuidad o proyección del ego, pero reconozco a muy pocos espíritas de verdad entre los que así hoy se definen.

No se muchas cosas… pero sí se que ningún espírita logrará ser creíble (más allá de los círculos afines al movimiento brasileño), si no se desembaraza de su “hábito” sacerdotal, su catecismo y su cruz.

Los Espíritus del Consolador no provocaron toda una revolución en las ideas y en las creencias para anunciar la versión descafeinada de un nuevo catolicismo.

Se trata tan solo de ser sensato y leal a la codificación, no impostar un movimiento foráneo y hacerlo pasar por auténtico, porque no lo es. Bebamos de las fuentes: el Espíritismo auténtico está en Kardec, Denís y cia…el movimiento que nació después de “Nosso lar” es bueno, puede que incluso transformador, pero NO ES Espiritismo genuino.

No quiero herir a nadie (no es este el propósito), sino abogar por la cordura y la imparcialidad. Antes que nada nos debemos a la verdad.

Gracias a los administradores de  Zona Espírita por permitirme expresarme.
🙂

Escrito por Carlos G.

Carlos G.

Usuario registrado en Zona Espírita.

Deja un comentario