julio 17 2022

La teoría de la conspiración tiene sus límites

Jacques Peccatte ha escrito:

Muchas informaciones falsas llamadas fake news se destilan abundantemente a través de las redes sociales, que en otros tiempos tenían como medios solo apariciones escritas, difundidas por algunas raras editoriales.

Teníamos entonces derecho a las inenarrables teorías completamente desgastadas como aquella de los famosos Protocolos de los Sabios de Sión, inventados por un emisario del zar Nicolás II en 1902*, que se encargó de hacer un balance de la situación de los judíos en Rusia. Y si más tarde Nicolás II se había arrepentido del nauseabundo texto producido por su obligado, es porque fue el preludio de la mayor manipulación en la historia del siglo XX, para de alguna manera superponerse al caso Dreyfus en Francia, e influenciar a todos los antisemitas del mundo, hasta el punto de que Adolf Hitler utilizó este panfleto para expresar sus impulsos de odio xenófobo en su libro Mein Kampf.

Ya en línea con los Protocolos, es la leyenda de los Illuminati que ha regado la conspiración durante más de un siglo y que se vehicula todavía hoy.

Estos escurridizos personajes de la sombra serían una suerte de agentes secretos manipuladores, que nadie ha encontrado jamás uno solo de ellos.

Sin embargo, en otra versión de la leyenda, se han dado a conocer personajes, esta vez indicando, por ejemplo que Churchill fue uno de ellos, y el mito continúa hasta nuestros días designando a algunos políticos actuales que también serían los agentes de esta conspiración.

Inspirado por la sociedad secreta de los Illuminati o Iluminados de Baviera creada en 1776, que se reclamaban de los filósofos de la Ilustración, este término se usó para designar a judíos y masones que, al menos desde la Revolución Francesa, habrían manipulado en secreto todas las instancias políticas mundiales para su propio beneficio, por supuesto, para conquistar sutilmente el mundo y aniquilar a la cristiandad.

A pesar de lo que se transmitió erróneamente, no hay relación entre los Illuminati de Baviera que, por otra parte, no duró mucho tiempo, y esta otra categoría Illuminati, inventada desde cero desde los Protocolos y otros escritos, que designa judíos y Francmasones que tendrían por principio último someter al mundo entero a su poder.

Más allá de este famoso escrito que es el modelo tipo de la teoría de la conspiración, habiendo servido a la tesis del famoso complot judeo-masónico (especialmente en el período de entreguerras), otras leyendas más anecdóticas han surgido un poco en todas las épocas.

Entre las más conocidas, encontramos la negación del primer paso en la Luna durante el alunizaje de Neil Armstrong y Buzz Aldrin en 1969, reducido a un vasto engaño. Y por extensión, desde entonces, ningún astronauta ha estado nunca en la Luna.

Existe la conspiración de los chemtrails: los aviones propagarían productos químicos a grandes altitudes, y, dependiendo de la versión, hay dos objetivos enumerados: o bien propagar ciertas enfermedades, o luchar contra el calentamiento climático.

También se ha pretendido que el virus del sida se habría creado en laboratorio, y más recientemente el que fue el descubridor de este virus del VIH, acusa a los chinos de haber creado en el laboratorio el virus de la Covid 19.

Como que todos los desbordamientos son posibles, mismo entre las luminarias científicas…

En otros términos, se habría puesto a punto un arma de destrucción masiva, el coronavirus, y para terminar de contar se habría tenido que recurrir a otra manipulación de envergadura: controlar a la humanidad introduciendo en el interior de las vacunas, nanopartículas, permitiéndole marcar a todos los ciudadanos…

En otra versión, el coronavirus habría sido creado en el laboratorio por el Instituto Pasteur, nada menos…

Así que aquí hay algunos ejemplos edificantes, sin mencionar el mejor de todos: la teoría de la Tierra plana**, todavía reivindicada por varios humanos.

CUIDADO DE NO MEZCLARLO TODO

Recientemente un periodista hizo un mal atajo, pensando por su parte que los seguidores de la Tierra plana llamados planistas**, eran tan estúpidos e idiotas como los que aún creen en las manifestaciones OVNI de Roswell (1947) y el Área 51 (época de la Guerra Fría).

Esta es una comparación bastante mal traída, ya que la prueba de la redondez de la Tierra está bien establecida, mientras que las apariciones de objetos voladores no identificados son un tema de observaciones y estudios, todavía en el orden del día, y con numerosos testimonios que no pueden ser barridos de un plumazo.

Esto lleva a una mezcla de géneros entre conceptos o hechos que no son iguales.

Por lo tanto, es necesario diferenciar aquello que es totalmente ridículo de lo que constituye siempre un objeto de investigación, comprendidos los dos ejemplos citados.

Otras personas se han aventurado a equiparar los avistamientos de objetos extraños en el cielo con engaños o malas interpretaciones.

Es cierto que en algunos casos hubo malas apreciaciones, por ejemplo, después de que una entrada en la atmósfera de los escombros de una nave espacial provocara una gran luz.

Pero cuando se nos dice que los testimonios se han tomado sobre una aurora boreal o en una nube lenticular, afirmando haber percibido un OVNI, se está delante de la mala fe de los desmitificadores dispuestos a todo para desacreditar los testimonios más auténticos.

Es bastante obvio que apenas hay testigos, si es que hay, capaces de confundir un OVNI con una aurora boreal.

Aquí son los negacionistas de los fenómenos “anormales”, quienes, para resolver la cuestión, nos piden que miremos hacia otro lado, porque ellos mismos no tienen los argumentos de su negación.

Con respecto a estos fenómenos OVNI ampliamentemencionados en nuestra última revista(1), se conservan solo los más significativos, a menudo con varios testigos que han visto lo mismo o vivido una experiencia similar.

En este campo como en otros (en el espiritismo, por ejemplo), la alucinación colectiva no es admisible, especialmente ante un fenómeno espontáneo y totalmente impredecible que congela de asombro a los testigos.

Por lo tanto, nos gustaría que, al menos en este nivel, los desmanteladores de las teorías de la conspiración no vayan demasiado lejos y que se contenten con todo lo que es groseramente obvio.

Además, tendrían que mirar allí donde hace falta, tendrían que estudiar más de cerca un simple fenómeno sociológico a saber, que las grandes teorías de la conspiración son transmitidas en su mayoría por personas de extrema derecha, como fue el caso en relación con los Protocolos mencionados anteriormente, y como es el caso hoy de las personas que ya no confían en la ciencia y que rechazan desde el principio la realidad de una peligrosidad viral, creyendo que la pandemia de hoy es solo un epifenómeno sin importancia.

Esto es lo que siempre han dicho Donald Trump y Jair Bolsonaro, si hubiera necesidad de referencias habladas. Por supuesto, hay algunos demócratas que también suscriben estas conspiraciones de orden sanitario, pero la realidad social es que la gran mayoría de estos “negacionistas” navegan en aguas turbias, junto a líderes de extrema derecha o similares, actuando con fines políticos y electorales. ***

Por mucho que debamos denunciar lo que hay que denunciar, no debemos utilizar teorías conspirativas para meter todo en la misma cesta. Y sobre este punto volvamos a nuestro tema: todo aquello que viene de lo paranormal no tiene por qué clasificarse en la típica superchería, fake news o conspiración.

Es cierto que ha sucedido en la historia de la metapsíquica, que los médiums han comenzado a hacer trampa, ya sea por juego o excediendo lo que se les exigía, y raramente de forma totalmente voluntaria.

Estos casos fueron marginales e poco frecuentes. Y, sin embargo, sirvieron para desacreditar el espiritismo en su conjunto, así como la metapsíquica experimental.

Por lo tanto, se puede, a partir de cero, o de casos aislados, desacreditar el conjunto de un trabajo, o de una investigación, en beneficio de personas que niegan todo en bloque porque les conviene, sean cuales sean sus razones.

NO TOCAMOS LAS RELIGIONES ESTABLECIDAS…

Continuando en esta dirección, también se podría llegar a decir que todos los creyentes en Dios están tan locos como los testigos de los fenómenos OVNI, ellos mismos tan estúpidos como los planistas.

Es así como por asimilación, los más materialistas podrían llegar a fustigar todas las formas de espiritualidad que se incluirían en la diversidad de la conspiración.

Después de los ovnis el siguiente objetivo podrían ser los fenómenos paranormales ridiculizando ectoplasmas, lo que por cierto ya estaba hecho, y en consecuencia todo lo relacionado con la clarividencia y la comunicación con el más allá.

Ciertamente esto ya existe en numerosas personas que ridiculizan lo paranormal.

Dentro de este orden de ideas, muy a menudo, las personas que quieren ser ingeniosas, entrevistadas desde una perspectiva cercana, tienen respuestas como: “No soy la señora Soleil… No leo en posos de café… No veo en una bola de cristal, etc.”, todas fórmulas que ridiculizan el fenómeno de la clarividencia.

Y curiosamente, no hay la misma ironía hacia las religiones instituidas, que generalmente son respetadas, tanto por los poderes políticos como por los filósofos y científicos.

A nadie le correspondería describir las religiones cristianas, por ejemplo, como movimientos conspiradores, como tampoco lo harían con otras religiones, aunque deriven hacia el integrismo.

Hay, por tanto, dos medidas: por un lado, las religiones instituidas, a pesar de sus creencias ingenuas, gozan de cierto respeto por el mero hecho de que tienen una larga historia que ha marcado tradiciones ancestrales intocables.

Por otro lado, todo lo que entra dentro de una espiritualidad no religiosa, y aquí estamos hablando de espiritismo, la sospecha es grande, precisamente porque dejamos la institución religiosa para ir hacia otra forma de investigación que se ve a la vez filosófica y científica, en otros términos, reflexiva y racional. Y allí, se nos llevará a reivindicar que no tenemos absolutamente ningún derecho a reclamar los atributos filosóficos y científicos.

En realidad estamos en una situación muy incómoda, porque no es convencional.

La norma querría que la espiritualidad sea en esencia totalmente irracional, por lo tanto, religiosa o esotérica.

Sin embargo, podemos ver, por ejemplo, científicos que están bien anclados a la razón, y que al mismo tiempo también se adhieren a una religión, poniéndose en contradicción con su racionalidad profesional, para encontrar en privado un significado místico correspondiente a su aspiración espiritual.

Algunos de estos científicos también se moverán, ya no hacia una religión, sino hacia una búsqueda paranormal, que puede expresarse a través del estudio de la clarividencia, la telepatía, el magnetismo, los extraterrestres y otras disciplinas.

Fue en otros tiempos el universo de los metapsiquistas, hoy parapsicólogos. Y para ajustar más la complejidad humana, a veces hemos visto a un parapsicólogo ser al mismo tiempo un católico ferviente o un adepto del budismo.

Así pues, la incómoda situación del espírita corresponde a esta contradicción de una sociedad en la que no se permite establecer una síntesis entre el mundo material y la espiritualidad, con dos posiciones que pueden parecer contradictorias, y que además están en el contexto de las espiritualidades religiosas.

En realidad, los únicos capaces de establecer esta síntesis fueron los espíritas, a partir de un primer desarrollo más que centenario, que fue el del espiritismo de Allan Kardec.

El desafío espírita fue y sigue siendo este, solo podemos avanzar hacia un reconocimiento más amplio del otro mundo a partir de una ciencia que acepta abrirse a realidades que van más allá de la materia.

Por lo tanto, estamos lejos de lo que se menciona anteriormente, lejos de todas las teorías fantasiosas a las que a menudo se asimila el espiritismo.

Y sobre todo, tendremos que ver a personas que denuncian con razón las teorías de la conspiración, pero que erróneamente, en una amalgama fatal, a veces son capaces de integrar lo paranormal y la espiritualidad en los dominios de la conspiración.

Escrito por Jacques Peccatte. (Francia)

Publicado en Le Journal Spirite en Español nº125 (2022)

Referencias:

* Se trata de Mathieu Golovinski, emisario de la policía secreta del zar.

**Se estima que los planistas son el 16% de la población en los Estados Unidos y el 7% en Brasil.

*** Florian Philippot, Nicolas Dupont-Aignan, François Asselineau y otros.

(1) Le Journal Spitite nº 124

Escrito por Jacques Peccatte

Jacques Peccatte

Presidente del Cercle Spirite Allan Kardec de Nancy (Francia) Redactor Jefe de Le Journal Spirite. Más información en http://www.spiritisme.com


NOTA DE ZONAESPIRITA.COM - Nos consideramos una página web que fomenta el libre pensamiento y la reflexión personal. Los contenidos y artículos publicados por nosotros en ZonaEspirita.com independientemente de cual sea su autor y fuente (incluido colaboradores) no tiene porque representarnos total o parcialmente. Reiteramos que, cabe a usted lector, en última instancia, analizar cada contenido de forma independiente y llegar a una conclusión pensando por sí mismo.

Desde ZonaEspirita.com fomentamos el espíritu crítico con nuestras publicaciones, tanto mediúmnicas como de autores encarnados. No porque esté firmado por “X” espíritu, del médium “Y”, o de cualquier otro autor debe de darse más o menos validez al mensaje. Que en esencia, es ese mensaje / artículo el que debemos de analizar.

También aprovechamos para aclarar que nuestro objetivo no es una mera divulgación de esta filosofía en el sentido de considerarnos o basarnos en fuentes absolutamente fiables, “seguras” o corrientes que deban ser aceptados con una fe ciega (independientemente de su fuerza organizativa o fuente); sino facilitar información que pueda ser de utilidad para su posterior análisis en referencia a esta filosofía.

Apelamos a la sana lectura, análisis y reflexiones del lector, que en último caso es quien debe de tener en cuenta o no el contenido expuesto.

Te anímanos, así mismo, a que compartas con nosotros y los demás lectores de este contenido tu análisis, opinión o reflexiones, que puedes hacer abajo de todo en “Deja un comentario”. Será de utilidad para todos los visitantes que accedan a este contenido poder leer tu comentario al respecto. Gracias!!

Publicado 17 julio, 2022 por Jacques Peccatte en la/s categoría/s "Actualidad", "Análisis y comentarios", "Le Journal Spirite en español

2 COMENTARIOS :

  1. By Emily on

    Hola, ¿sería posible que me enviarais este artículo en su versión original, por favor? Me da la impresión de que hay alguna cosilla mal traducida y me gustaría poder verificarlo.
    Gacias de antemano.

    Responder

Deja un comentario