Espíritu relatando momento de su muerte (I)

Inicio Foros Comunicaciones mediúmnicas Espíritu relatando momento de su muerte (I)

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó Zona Espírita Zona Espírita hace 9 meses, 2 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #1439 Respuesta
    Zona Espírita
    Zona Espírita
    Jefe de claves

    Como sucede a un gran número de humanos, mi espíritu no consiguió muy fácilmente liberarse de mi cuerpo. Yo sentía que me desprendía gradualmente de los lazos orgánicos, pero me encontraba en condiciones poco lúcidas de existencia, pareciéndome que soñaba. Sentía mi personalidad como dividida en muchas partes que todavía permanecían unidas por un lazo indisoluble…

    Cuando el organismo corpóreo dejó de funcionar, pudo el espíritu despojarse de él enteramente. Me pareció entonces que las partes separadas de mi personalidad se reunían en una sola. Me sentí al mismo tiempo situado por encima de mi cadáver, a corta distancia de él, desde dónde yo veía de modo diferente a las personas que se acercaban a mi cuerpo. No sabría decir por qué poder llegué a desprenderme y a elevarme en el aire.

    Después de este acontecimiento creo haber pasado un período bastante largo en un estado de inconsciencia, o de sueño (lo que por otro lado ocurre frecuentemente aunque no se dé en todos los casos); lo deduzco del hecho de que, cuando volví a ver mi cuerpo, este estaba en avanzada descomposición.

    Al volver en mí, todos los acontecimientos de mi vida, desfilaron bajo mi vista como en un panorama, eran visiones vivas, muy reales, en dimensiones naturales, como si mi pasado se hubiese vuelto presente. Fue todo mi pasado a la vez, incluido el último episodio, el de mi desencarnación. La visión pasó delante de mí con tal rapidez, que casi no tuve tiempo de reflexionar, hallándome como arrebatado por un torbellino de sensaciones.

    La visión enseguida desapareció, con la misma rapidez con que se mostró, las meditaciones sobre el pasado y el futuro me produjeron un vivo interés por las condiciones actuales. Yo había oído decir que los Espíritus desencarnados eran acogidos en el mundo espiritual por sus parientes, o por sus Espíritus – guías. Al no ver a nadie cerca de mí concluí que los espiritistas estaban engañados. Pero, apenas este pensamiento atravesó mi mente, vi a dos Espíritus que me eran desconocidos y hacia los cuales me sentí atraído por un sentimiento de afinidad.

    Supe que habían sido hombres muy instruidos e inteligentes pero que, como yo, no habían pensado desarrollar en sí mismos los principios elevados de la espiritualidad. Me llamaron por mi nombre, sin embargo yo no lo había pronunciado, y me acogieron con una familiaridad tan benévola, que me sentí agradablemente reconfortado. Con ellos dejé el lugar donde desencarné y en donde me hallaba hasta ese momento.

    Me pareció como una nebulosa el paisaje que atravesé, pero dentro de esa semioscuridad, fui conducido a un lugar donde vi reunidos numerosos Espíritus, entre los cuales había muchos que yo había conocido en vida que habían muerto hacía ya algún tiempo…

    Comunicación del espíritu: Dr. Horace Abraham Ackley

    Extraido este caso del volumen de Morgan: From Matter to Spirit (pg.149). La personalidad mediúmnica del Dr. Horace Abraham Ackley describió, en estos términos, la manera en que el Espíritu se separó de su organismo somático.

    Comentario de Ernesto Bozzano:
    ==============================

    Se observará que, en el último párrafo del episodio precedente, encontramos otro de los detalles secundarios habituales, que se diferencian más o menos en las descripciones de tantos espíritus que se comunican. Ese detalle justifica su razón de ser en las condiciones espirituales, poco evolucionadas, del difunto autor del mensaje.

    Generalmente, en las revelaciones trascendentales, se lee que los Espíritus de los muertos entran en un plano más o menos luminoso donde son acogidos por los Espíritus de sus parientes. Aquí se ve, al contrario, que el Espíritu comunicante se encontró en un medio brumoso, donde fue acogido amistosamente por dos Espíritus que le eran desconocidos, pero que guardaban afinidad con él, desde el punto de vista de las condiciones espirituales.

    Es fácil comprender que este aparente desacuerdo entre las primeras impresiones de ese Espíritu y otras mucho más frecuentes dependan de la circunstancia de que, como el mismo dice, descuidó en vida desarrollar en sí el elemento espiritual, y que los Espíritus que fueron a su encuentro también se encontraban en las mismas circunstancias. Por ello y por la ley de afinidad resultó que un medio de luz no se adaptaba a las condiciones transitorias, más oscuras, de sus espíritus.

    Por otro lado se observa que también, en este caso, el Espíritu comunicante afirma haber experimentado la prueba de la “visión panorámica” de su pasado, fenómeno que, en vez de desarrollarse espontáneamente, como consecuencia de una hiperexcitación sui generis de las facultades mnemónicas (producida por la crisis de la agonía, dicen los psicólogos), parecería más bien producida por los “guías” espirituales, con la finalidad de predisponer al espíritu recién llegado a una especie de “examen de conciencia”.

    Diré, finalmente, que este caso, ocurrido en 1857, ya contiene la narración de un incidente interesante de “bilocación” en el lecho de muerte, seguido del fenómeno consistente en la situación, durante algún tiempo, del Espíritu desencarnado por encima del cadáver. Frecuentes incidentes análogos se encontrarán en las comunicaciones de la misma naturaleza, con mucha frecuencia son sensitivos que, asistiendo a la muerte de alguien, los describirán siguiendo sus percepciones.

    Las obras espiritualistas están llenas de episodios de este género, comenzando por los que fueron descritos por el famoso vidente Andrew Jackson Davis y por el judío Edmond, y siguiendo por el Rev. William Stainton Moses y la gobernanta inglesa (enfermera diplomada) Mrs. Joy Snell, que asistió a la producción de tales fenómenos durante unos veinte años. ¿Quién no ve, ahora, la importancia de estas afirmaciones de videntes concordando de modo admirable con lo que narran los propios Espíritus?

    Y también, con relación a esta clase de incidentes, es muy común que el médium escribiente, o el sensitivo vidente, estuviesen en la más completa ignorancia de tales fenómenos y de la manera en que se producen en el lecho de muerte. Y como el caso que acaba de ocuparnos se remonta a 1857, o sea, a los comienzos del movimiento espírita, todo contribuye a suponer que en esta circunstancia el médium y los asistentes ignoraban todo lo que concierne a los fenómenos de bilocación en general y, sobretodo, a la manera en cómo se dan en los moribundos.

    =============================================
    Texto extraído del libro “La crisis de la muerte” de Ernesto Bozzano.
    Tradución al castellano de Francisca Ribert; Adm. @benevol del chat #espiritismo de IRC-Hispano.
    =============================================

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Respuesta a: Espíritu relatando momento de su muerte (I)
Tu información: