Editorial

image_pdfimage_print

rainEl estudio de una doctrina, tal como la Doctrina Espírita, que nos lanza de repente en un orden de cosas tan nuevas y tan grandes, no puede ser hecho con buen resultado sino por personas serias, perseverantes, ajenas de prevenciones y animados de una firme y sincera voluntad de alcanzar un resultado.

No podríamos dar esos calificativos a los que juzgan, a priori, ligeramente y sin haber visto todo; que no dan a sus estudios ni la continuidad, ni la regularidad, ni el recogimiento necesario; y menos aún sabríamos darlos a ciertas personas que para no faltar a su reputación de personas chistosas, se empeñan en procurar un lado burlesco en las cosas más verdaderas, o juzgadas tales, por personas cuyo saber, carácter y convicción dan derecho al respeto de quien se vanaglorie de educado.

Por tanto, aquellos que no juzgan los hechos dignos de ellos y de su atención, que se abstengan; nadie sueña con violentar sus creencias, pero que respeten así mismo las de los otros.

Allan Kardec
El Libro de los Espíritus

2 Comentarios en “Editorial

  1. ¿Por qué hasta hace poco los artículos que aquí se publican se podían copiar y pegar para exponerlos en Facebook espíritas mencionando siempre el autor y lugar de exposición y ahora no? ¿Si fuera así, no sería una manera de limitar la expansión del espírita librepensador?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.