Análisis imparcial y necesario de los textos

Pulsa en la imagen para leerlo a pantalla completa. (Página de la obra “Nuestro Hogar”)

Mas allá de la Codificación, no deberíamos entronizar ninguna obra de contenido espírita (por emblemática que sea), y menos hasta el punto de convertirla en una “Biblia”. Esto deriva del sectarimo y de la fe ciega que aún no hemos logrado filtrar, lo que nos lleva con frecuencia a actuaciones que van en sentido contrario al mismo espíritu de la doctrina

Es imprescindible el análisis razonado e imparcial de los textos, para sostener argumentos creíbles y consonantes con el carácter dialógico y progresivo del Espiritismo.

No traicionamos al legado espírita ni provocamos la ira de ningún Dios por reconocer que por determinado comentario ha pasado el tiempo de manera expresiva o simplemente no está consonante con la filosofía codificada por Kardec, al contrario; es proceder de manera natural y sensata.

El texto seleccionado de la imagen correspondiente al popular “Nuestro hogar”, es el perfecto ejemplo de como la Codificación (escrita más de ochenta años antes), mantiene completa actualidad frente a ese texto que hoy “chirría” por completamente desfasado.

Este y otros ejemplos pueden producirnos extrañeza y/o desconcierto, pero no lo sería tanto si consideramos que el proceso mediúmnico es tan natural como complejo, y que rara vez escapa al 100% el influjo que sobre él ejerce el atavismo y la cultura.

También es cierto que el hecho de que algún comentario, definición o línea estén superados o no suficientemente adaptados al progreso natural de los tiempos, no debería significar que haya que desechar la obra entera, o como ocurre a veces, denostar al autor (físico y/o espiritual).

La aceptación ciega es una traba, el rechazo (producto del revisionismo radical), también puede llegar a serlo en igual proporción.

Seamos sensatos y ecuánimes en ambas posiciones.

Por Juan Manuel Ruiz González para ZonaEspirita.com
juanma@zonaespirita.com