Reforma íntima sin martirio

“La virtud no consiste en revestirse de un aspecto lúgubre y severo, ni en rechazar los placeres que vuestra condición humana os permite.”
“No imaginéis, por consiguiente, que para vivir en comunicación constante con nosotros, para vivir bajo el amparo de Dios, sea preciso que os mortifiquéis con el cilicio y os cubráis de cenizas.”

Un Espíritu Protector. (Burdeos, 1863)
El Evangelio Según el Espiritismo – Capítulo 17, ítem 10

En el capítulo sobre el crecimiento espiritual, es fundamental distinguir entre los dolores del crecimiento y los dolores del martirio.…

Dale que hay más ...