La influencia de los malos espíritus

Todo ser, creado simple e ignorante, es llevado por la reencarnación a evolucionar hacia el bien y el conocimiento, en diferentes planetas más o menos evolucionados.

El bien o el mal, encarnado o desencarnado, es la expresión directa del estado evolutivo de nuestra Tierra.

Encontramos, pues, en el más allá todas las escalas evolutivas al igual que en este mundo.

Esto no es fatalidad, ni expiación reclamada por algún castigo divino, sino una ley de progreso.

Entonces, sería ingenuo pensar que el tránsito de la vida a la muerte depura súbitamente a todos los Espíritus, cuando sus almas son de humanos más o menos evolucionados.…

Dale que hay más ...